La nueva vida DePablo

Miércoles, 23 de diciembre de 2009

Le prometí a Begoña que iría y mis clientes son sagrados (cuatro, pero sagrados). Me pasé por DePablo’s (avenida de Andalucía, frente a San Felipe Neri) para comprobar en qué había cambiado ahora que ya está en otras manos. Grosso se lo ha traspasado a la hermana de esta lectora nuestra. La verdad es que no tengo muchos elementos de comparación porque apenas había entrado tres veces antes, y dos fueron para desayunar, pero puedo comentar lo que me parece:

La ruptura con la etapa anterior es invisible. Nombre, carta, decoración… todo es igual. Incluso la presencia de crepes, tan chocante por inusual, sigue ahí.

El servicio, absoluta y afortunadamente femenino, me pareció muy correcto. Amable sin confianzas, preocupados por servir antes a los niños y sin retrasos ni malos gestos.

El sitio es tan estratégico y privilegiado que su función principal, me parece, es dar un servicio correcto y muy variado a un público de paso, poco fiel. Es decir, lo veo como una estación de servicio en versión hostelería. La gente repetirá poco, por ser un sitio de tránsito, pero el volumen de visitante potenciales es enormemente alto (los que viven cerca, los que pasan, los que entran y salen de Cádiz, turistas, padres de alumnos de San Felipe Neri, playeros de ida o vuelta, los que vamos a ver la Cabalgata de Reyes o de Carnaval…). En suma, muchísima gente que irá de tarde en tarde, en vez de un mínimo grupo de fieles que va mucho, como en otros locales.

De ese tipo de locales grandes, con terraza, en cruces de caminos muy frecuentados de grandes avenidas, hay pocos en Cádiz (que es una ciudad mediana que no tiene mucho hueco para eso), pero se agradece que haya algunos bien ubicados, como en las capitales más grandes. Creo que son necesarios.

Con esa premisa, me pareció muy buena opción. La carta de tapas es variada y amplia. Probé unos pimientos rellenos correctos y un arroz negro (mejorable de presentación) también agradable. Aunque parezca una tontería, me encantó cómo trataron a los niños. El plato infantil tenía pocas patatas, se agradece, pero cortadas de forma atractiva, además de un dibujo con la salsa. Lo más importante: pollo, fresco… es decir, se esmeraron en un asunto teóricamente poco lucido y rentable, los niños.

El café es correcto, los panes y, sobre todo, la pastelería tienen un nivel medio altísimo por estar surtidos por La Belle de Cádix. Así las cosas, los desayunos y las meriendas deben tener un sello de garantía.

El tapeo, el almuerzo o la cena, quizás pueden despertar más dudas. Por la experiencia que tuve, es un sitio al que volver para comer algo con cierta prisa, en jornadas de trabajo, o con niños en festivos, de paso, sin que eso sea peyorativo, con corrección y sin pedir lujos excesivos. Creo que ese tipo de lugares eficaces, útiles, equilibrados en calidad-precio, hacen falta, sobre todo en sitios tan frecuentados con el tramo medio de la avenida principal de esta ciudad, que tiene 130.000 habitantes pero recibe la constante visita de otros 400.000 que viven en la Bahía.

La sensación que saqué es que, cuando me convenga entrar, puedo hacerlo con tranquilidad. No es poco, porque es un sitio en el que a varias decenas de miles de criaturas humanas les puede convenir entrar un par de veces al año. Quizás, preferiría una ruptura estética, visual y gastronómica con la etapa anterior, pero eso vale muchos miles de euros, lo admito. Quizás la cocina puede reducir algo su oferta para cuidarla más, pero no me dará ningún recelo volver a entrar la próxima vez que me venga bien.

Y me vendrá.

Café, Desayunos, Dulces, Postres, Helados, General, Restaurantes, Sitios nuevos, Tapas , , , ,

  1. abel
    Viernes, 25 de diciembre de 2009 a las 10:19 | #1

    ¿Crisis en Grosso? Según mis noticias es el segundo local que deja, pues también lo ha hecho con la cafetería del Hotel Las Cortes, en San Francisco.
    Yo de sus locales en Cádiz, sin darles una alta calificación, salvaba, y por este orden, el japonés de la calle Veedor, el italiano que está tras la iglesia de San José, y El Aljibe, aunque es irregular.

  2. Lunes, 28 de diciembre de 2009 a las 12:07 | #2

    Si el servicio fue correcto, sin malos gestos ni retrasos, ya ha cambiado bastante el DePablos, porque al menos yo sólo he estado dos veces por eso mismo..
    Besines y felicidades a todos :)

  3. Lunes, 28 de diciembre de 2009 a las 22:27 | #3

    He entrado muchas veces en DePablo desde que se abrió. Normalmente, está todo muy rico y el servicio es más que correcto y eficaz. Aunque una vez fuimos a almorzar y tardaron demasiado tiempo en atendernos, con la consiguiente desesperación. Las tapas son muy originales. El sitio que ocupa en la avenida me parece excepcional.
    Espero que el cambio de dirección no le perjudique.

  4. Begoña
    Miércoles, 30 de diciembre de 2009 a las 00:25 | #4

    Hola, aunque tarde estoy por aqui. Muchas gracias por la extensión de tu crítica, todo sirve para mejorar. Lo del servicio es verdad, las chicas son muy amables y la cocinera que tienen es muy buena. Con el tiempo y con un poco de dinero se irá diferenciando me imagino. Saludos!

  1. Sin trackbacks aún.