Archivo

Archivo para la categoría ‘Copas’

El Metropol y El Piano vuelven de entre las tinieblas

Martes, 28 de septiembre de 2010

¿Quién no se acuerda del Metropol? Aquel lugar, discoteca, discopú o lo que fuese, así hacia abajo, no digo yo que boquete, alargado, oscuro, en el que derrochamos horas de juventud tardía, en esa época en la que te empiezas a preguntar, de madrugada, en los bares: ¿Pero qué caraho hago yo aquí?

Ha pasado por muchas manos, por muchas épocas, desde el Canary hasta las más recientes, en las que Maldad González, ya en los primeros años 90, le compusiera aquel hermoso himno: “Metropó, metropó perder/ Ay, Metropó, metropó ganar” (entónese con la música de la canción de Manolo Skobar).

Intentaron reabrirlo hace poco bajo el nombre de Trendy, pero el hecho de que se inundase el día de la inauguración no prometía nada bueno. Ni siquiera sé si llegó a estar unas semanas funcionando. Una pena porque la ubicación es espléndida y hacen falta barras de calidad en esta ciudad para distintos tramos de edad y especializadas (por música, decoración, tramos horarios, directo sí, directo no…)

¿Y quién no ha hecho algún chistecito con el Piano Bar? Este segundo local, en la misma acera de la avenida Cayetano del Toro, ya muy cerca del hospital, ha sido símbolo del esparcimiento postpuretil gaditano durante décadas y ahora, también, metido en reformas, cambios y reaperturas. ¿Qué será, será?

Ambos cambiarán de nombre, ambiente, propiedad y estilo (buscarán los suyos propios, digo yo). No sé nada más, pero celebro que haya gente dispuesta a abrir nuevos baretos nocturnos y abrir así el abanico en la mortecina nuit gaditana.

A ver si ya la pasan a planta y, en vez de la respiración asistida, sólo necesita gotero (lleno de Johnnie Walker etiqueta negra, por favó)

Copas, Sitios nuevos

Cocina y placer en la playa con paredes (Arsenio Manila es un tipo flexible)

Miércoles, 5 de mayo de 2010

Cumple tres años como gran local, uno como restaurante y empieza nueva etapa. El pasado jueves 29 de abril invitaron a unos cuantos tipos adorables (yo me divertía desentonando) para detallarla y esa propuesta parece muy guapa, estilizada, morena, con bikini de diseño, cabeza amueblada y pareo elegante.

Arsenio Manila (del grupo de Raúl Cueto) es el establecimiento bandera de un conjunto de sitios marcados por la flexibilidad, de oferta, de horario (gracias), de ambientes. Casi todos ellos son como el increíble hombre de goma pero en versión hostelera. Ya desde su entrada descendente, que aún así atrapa la luz del Paseo Marítimo, se muestra afortunadamente distinto.

Los que lo llevan no dejan de reinventarse, de viajar y proponer. Lo que se les ha ocurrido ahora tiene pinta de ser buena idea. Arsenio Manila inicia temporada con una carta de cenas renovada, que conserva lo mejor de la anterior (tranquilos, que no han quitado la Ensalada Nahu) y con apuestas atrevidas, atractivas. Han fichado para la cocina a José Luis Quintero, joven gaditano, apenas 30 años, que echó las muelas en El Faro, como casi todo el mundo, y luego llamó la atención con aquello tan agradable y tristemente desaparecido que se llamó El Parador de Buenos Aires. Además, como jefe de sala está Toni Fernández otro JASP (ex Berasategui), que mezcla rigor y cercanía para dar amenas clases de enología sin pretenderlo. Se le escapan. Como anticipó Hanky Moody (que como Parker Lewis, nunca yerra) conviene hacerle caso de forma crónica.

Para la renovación de la carta y el relanzamiento de tan atractivo sitio, cuentan con el asesoramiento de Carl Borg, una de las sensaciones del último Madrid Fusión. Ya le dedicaremos un post en exclusiva a este suecojiennense porque, en el mejor sentido, es todo un personaje que se va a venir a Cádiz en verano.

A este potencial humano, se le suma la idea estética del sitio. Con ese punto insular, de chill out cabal y corazón encalado, con ese encanto mediterráneo de chiringuito de lujo que, sin restar formalidad ni calidad, relaja nada más entrar. Hasta ocho propuestas musicales (alrededor del jazz, sobre todo) están incluidas en la nueva carta. Ese detalle, el de poder elegir la banda sonora de la velada, da idea de la pretensión de los que están detrás de Arsenio. Se trata de que los cinco sentidos, incluso el parietal, parte de los genitales y la sección más bohemia del alma, entren en trance de bienestar. Hay un rollo pijipi (mitad pijo, mitad hippy) logrado, que se potencia con la flexibilidad.

Carta de tapas, carta de medios platos, para llevar, el bar junto al restaurante, para seguir la noche. La cocina abierta hasta la una de la madrugada. Da la sensación de que es un templo para improvisadores (gracias, de nuevo), para los que quieren comer poco cuando toca mucho, o al revés, para los que nunca llevan reloj, jaman cuando les place, beben cuando les viene en gana pero quieren que todo sea algo especial. Es un concepto que aporta variantes en una ciudad asfixiada por el mimetismo y los horarios estrictos.

Respecto a la oferta gastronómica renovada, me pareció a la altura del gran encanto general. Es como el espíritu del Nahu embotellado (emparedado, en este caso). En aquel chiringuito en el que tanto he disfrutado se dieron cuenta de que la gente agradecía una cocina de alto nivel a un precio soportable pero en un entorno excepcional. Raúl Cueto lo confesó en la presentación. Esa es la idea.

Todos los platos ofrecidos me gustaron entre bastante y muchísimo. Especialmente, la combinación de gazpacho con fresas (muy presentes en la carta en los lugares más insospechados, incluso a la plancha), un huevo escalfado (están de moda) a 63 grados (llevé termómetro) con ortiguillas y caldo o el arroz negro con fresquérrimo choco, al que un toque de limón rallado daba un punto originalísimo. El cochinillo, el bacalao, el foie con queso de cabra, todo elaborado con una intención de suavidad (quizás acorde con la música y el carácter del sitio) más que de impacto. Creatividad, riesgo y estética de presentación acompañaban cada embestida. El postre, simulando un jardín según la idea del malagueño gurú de los fogones, Dani García, fue realmente agradable. Los vinos parecieron un acierto. Pirineos, blanco de Somontano, y La Montesa, de Alfaro, un Rioja no filtrado de azombroza textura suave que quita la razón a los que huyen de esta denominación por su posible dureza.

Todo eso fue una presentación, un pequeño menú orientativo, que no representa ni el 20% de la carta de cenas, más lujosa, ni de la de tapas y medios platos, más sencilla y asequible. Si acaso, es una pista, sirve para sacar una conclusión general. Gran sitio, sobre todo por microclima, para cenas románticas y de amigos, de las que son un principio y no el final. Con libertad horaria, bar cool adjunto y océano enfrente. No entro en asuntos personales. Ni soy amigo de los dueños y profesionales ni me preocuparía que se ofendieran por una crítica, sólo creo que vi una oferta espléndida para la ciudad, la Bahía y la provincia. Si no redonda, casi. Ovalada, por lo menos. Una cocina que no está lejos de las mejores de esta tierra en un entorno que es de los mejores de esta tierra. La nota media, si se trata de jugar a exámenes, saldría alta.

Pero se trata de que la pongas tu y los que vayan contigo. Que yo no pagué (eso siempre ayuda a que todo te guste más) y, además, no tengo ni puta idea. Sólo soy un estupendo impostor.

FOTOS: Arriba, de izquierda a derecha: Toni Fernández (jefe de sala), Raúl Cueto (propietario), José Luis Quintero (cocinero) y Carl Borg (cocinero-asesor). Abajo, el gazpacho con fresas.

Ambas imágenes son cortesía del más grande, the very best, Pepe Monforte y su megaweb gastronómica ‘Cosas de Comé’ que si no la visitas frecuently es que eres carajote/a.

Copas, General, Restaurantes, Tapas, Vino , , ,

Primavera, música, velada, Italia, Caleta

Viernes, 26 de marzo de 2010

Juanjo Téllez cree en ella. Y yo (como tantos) creo en Téllez. Pasó este mes de marzo por el escenario del Pay-Pay, junto a Ruibal, por si hacían falta más referencias. Laura Furci, pianista y cantautora italiana, afincada en Cádiz, actuará el próximo sábado 3 de abril (23 horas) en el Bar Quilla, en La Caleta. Por ser moderados, digamos que me han entrado ganas de ir. Ya sé que la chiquilla (ragazza) sale regular en la foto. Pero eso da igual. Lo que importa es su talento. Los feos también merecemos ser escuchados.

Copas, General ,

Carnavaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Martes, 12 de enero de 2010

El compi que lleva la cocktelería La Fenicia, justo frente al Pay-Pay, en El Pópulo, siempre se acuerda de nosotros para darnos pistas y anirmarnos a ir. Todavía estoy indignado porque tuviera la osadía de invitarnos a una noche de estrístis hace poco. ¿Cómo se atreve? ¡Qué horror! ¿Qué pensarán mi párroco y mi confesor? ¿Tardará mucho en convocar otra? 

Tetas al margen, ahora nos escribe y dice que el jueves que viene, 14 enero, hay ensayo general en su local, es el de la comparsa Los Tracatrá, del autor Jesús Monje. Asegura que “será una gran noche, espero que os acerqueis, Un gran abrazo a tod@s”.

Dicho queda.

Copas, General

Entre la Venta de Vargas, Corrientes, Vacaciones en el Mar y el Bar de la Guerra de las Galaxias (Mamajuana)

Martes, 5 de enero de 2010
Tiene un atractivo intangible, ya en peligro de extinción. Puede que no sea uno de los diez mejores sitios de Cádiz para tapear, aunque yo he probado cosas muy ricas, sobre todo carnes y unas tostas grandes. Puede que no tenga una cocina creativa y esas cosas, pero es un placer repostar allí. Puede que no posea una bodega exquisita, aunque el viento y el vino saben mejor sentado en las faldas del Campo del Sur. Puede que no sea un bar lujoso y seguro que no lo pretende, pero si Cádiz aún conserva algo de lugar de paso, como escala de ida y vuelta entre Montevideo, Bagdad, Venecia, Dublín y Tetuán, este local puede aspirar a ser la figurada y diminuta venta que tiene todo cruce de caminos.
Cuenta con una carta de tapas decente, práctica, pero eso me da igual. Tiene una minibarra en penumbra (aunque sea mediodía de agosto) que ofrece cañas y copas suficientes para seguir el camino después de una larga pausa. También me da igual. Tiene una minibiblioteca encantadora. Se les agradece, pero también me da igual. Tiene cada oferta traducida a varios idiomas porque asume con dignidad, como ha hecho Casa Hidalgo, su papel turístico. Pero eso no me importa aunque lo considero inteligente. 
Lo que me parece imprescindible es lo que tiene de cantina vieja, de taberna eterna, de escenario para los encuentros inesperados (aún recuerdo el brillantísimo discurso sobre Bush de aquel señor tan bebido), de alcoba colectiva para los que prefieren lamerse las heridas con una dosis sensata de alcohol, esos que han ganado una vida después de perder la puta prosperidad y la mierda de lo conveniente. Siempre hay forasteros, cruceristas o teutones rubicundos, pero los tienen muy bien educados, hablan en susurro y no molestan. Si alguna vez grita alguien, es gaditano o parroquiano. Hay muy buena mano para elegir la música, ecléctica, ajena a lo convencional, que conviene cada minuto a cada estado de ánimo de cada alma perdida, o viajera, que acoge. Lo que quiero decir es que está en la esquina de la calle San Juan, la de la Cueva del Pájaro Azul, la única que la ciudad ha olvidado del todo a la hora de recuperar su indigno parque de viviendas. Los acentos se mezclan con una batidora universal en ambos lados de la barra. Te atienden siempre con distante familiaridad, con fría calidez. Como Dios manda, si mandara o mandase.

Se llama Mamajuana y está en la Plaza de la Catedral, justo en la esquinita de San Juan, como digo. Justo bajo la Torre de Poniente. Están en internet y en Facebook. Allí he encontrado estos datos, por si alguien todavía no la conoce. Que no se la pierda. Parece que siempre está a punto de pasar algo.

Plaza de la Catedral, 12
Cádiz.

Teléfono: 856170643
mamajuanatapas@gmail.com

HORARIO:
MARTES A JUEVES
11h a 16 y 20.30 a 23.30h

VIERNES Y SABADOS
11h a 24 h

DOMINGOS
11 a 17 h

 

 

 

Copas, General, Tapas, Vino , ,

Plaga de mantitas (felicidades, quilla)

Jueves, 31 de diciembre de 2009

Quilla, el local de La Caleta, celebró hace apenas dos semanas su primer aniversario. Me invitaron, lo agradezco, pero no pude ir. En cualquier caso, celebro que cualquier negocio de la ciudad sople todas las velas posibles. Como tengo muchos amigos que fueron, os cuento dos pamplinas a modo de chisme. La primera es que la oferta de música en directo del sitio crece sin cesar, en calidad y en cantidad. El paso de Merche Corisco, sin ir más lejos, supone un salto de prestigio que pasma. Siempre hay exposiciones, yo flipé con el joven mago que recorría las mesas en verano, el pasado día 30 de diciembre hubo otro recital… que no paran y es buena cosa en un sitio tan señero, que no debe quedarse en la copa.

La segunda shuminade es que ofrecen mantas, todas iguales, mu monas, a todos los que quieren disfrutar de la maravillosa vista en cinemascope de La Caleta en estos días de raska-mamá (a ver cuando sale el sol, que yo no aguanto el gris y ya tenemos agua para varios trienios, cohone). Es un detallito que yo, la primera vez, lo vi en El Teniente Seblón, en El Pópulo, aunque igual lo ha hecho más gente y no me he coscado. Buena idea. Es un detallito menor, pero deja entrever cierto desvelo por mejorar, por no dejar de agradar.

Café, Copas, Desayunos, General, Para ir con niños, Tapas , , ,

El secreto del Arsenio Manila y del Manila 1969

Martes, 29 de diciembre de 2009

El Manila 1969 (avenida de Portugal con García de Sola) y el Arsenio Manila han pegado un subidón en materia de oferta gastronómica completamente espectacular del todo. El responsable es un joven cocinero, Israel López Naranjo que -además de ser mi cuñado, algo que no viene al caso y es absolutamente anecdótico- no deja de progresar y aprender pese a que le quedan años para cumplir los 30. Ha tenido buenos maestros en sus periplos hoteleros y en otros restaurantes. Tiene cada vez más técnica, curiosidad, tesón, capacidad de sacrificio e ilusión por lo que hace.

Si vas a uno de esos dos locales (trabaja muchas más veces en el 1969) y te gusta lo que comes, es que estaba trabajando en la cocina, justamente él, ese día. Si no te gusta, es que le tocaba de descanso. Que no, que no, que es coña. Al margen de la broma de la famiglia, se tapea y se come sentado muy bien. Tengo varios amigos que han disfrutado estas navidades en ambos locales, otro que frecuenta una tertulia deportiva que también está bien surtida y yo tengo muy buen recuerdo de la cocina del chiringuito Nahu, de la misma gente. He tenido alguna mala experiencia aislada con el trato que me han dado, en el Paseo o en el chiringuito, pero nunca me he ido descontento con los platos o las copas. Ha sido más lo bueno.

Así que, lo dicho, aunque aquí me haga pasar por francoviñero, en realidad, soy italogaditano. Ya se sabe cómo somos los italianos para esto del parentesco. Es bastante conocido nuestro mal perder, así que espero que los millones de fieles lectores de este blog vayan a consumir las delicias que hace el Tito Isra. Si alguna vez le pasara cualquier cosa, cualquier pequeña incidencia, si le salpicara una gotita de aceite caliente, por ejemplo, os avisaría inmediatamente para que os retiráseis como la marea antes de un tsunami.

Llegaría el momento de entonar, en un susurro, aquello de “que se encargue Clemenza, pero que no se me entusiasme… No somos matones”.

Qué bonitos son los textos sagrados de Coppola y Puzzo.

Café, Copas, Desayunos, General, Para ver fútbol, Restaurantes, Tapas , , , ,

Nuevo sitio en la Avenida

Martes, 29 de diciembre de 2009

No está en la Quinta Avenida. Tampoco en la Séptima. Está en la Avenida, porque aquí sólo hay una. Bueno, hay dos, La Avenida y La Avenida Nueva. Pero sin adjetivo, por definición, sólo hay una. Pues eso (no te enrrolles), que está en La Avenida, justo frente al McDonald’s (descanse en paz El Barril) que hace esquina con Ingeniero La Cierva. Antes había sido una de esas cafeterías americanoides franquiciadas, pero tuvo corta vida.

Los hermanos Vélez (Balandro, Avenida 28, Albarizuela en Puerto Real…) han cogido el local. Ayer curioseé y, estéticamente al menos, tiene muy buena pinta. Comparte imagen y grafismo (fondos blancos, letras grandes y caligrafiadas negras) con Avenida 28, aunque tiene detalles balandrescos o abalandrados (las grandes lámparas de lagrimitas de cristal). Aún estaba cerrado (me refiero al lunes 28 de diciembre), pero parecía a puntito, a puntito de abrir con todo ya preparado y limpio, aunque sin género. Los más curiosos, pueden probar este fin de semana, igual ya se ofrecen al público. Me llamó la atención que el local, para lo que estilamos en una ciudad tan claustrofóbica como Cádiz, es bastante grande, espacioso, con techos muy altos, en forma de ‘L’.

Tiene filosofía todo-terreno (desayunos, birras, tapas, vino por copas, almuerzo y cena) que tan de moda (o tan necesaria) parece ahora. Se anuncia como Gastrobar de Vélez. Esa definición de Gastrobar ya la usa, y con mucho éxito, La Belle Cuisine en Sanlúcar, donde igual te tomas una tapa de lo más elaborada que te pides un cubata para disfrutar música en directo por la noche. Este local de los Vélez en Cádiz parece más grande y no creo que tenga, exactamente, esa misma filosofía. Igual sí. Ajolar. Ya veremos.

Tonto el último en ir y en compartir opinión.

Café, Copas, Desayunos, Dulces, Postres, Helados, Restaurantes, Sitios nuevos, Tapas, Vino , , , , ,

Homenaje a la memoria del Pay-Pay, enfrente

Jueves, 3 de diciembre de 2009

Jorge, de la cocktelería La Fenicia, en el local que antes ocupaba La Cata, frente al Pay-Pay, nos anuncia:

“Buenas tardes, al que llegue a leer esto, sólo informaros de que hoy jueves 3 de Diciembre tenemos unos pases de streapers y, ya el Domingo 6, viene a la cocktelería el grupo ‘Toma Castaña’ para darnos un poquito de calor en este puente que se presenta un tanto fresquito… Espero veros por alli. Un saludo a todos”.

Ya te vale lo de las streapers, Jorge, pero, ¿qué te has creído que es ésto? ¿cómo puedes ofender así a nuestras lectoras? ¿dónde están los límites del pudor? y, sobre todo ¿a qué hora dices que van?

Copas

Nuevo sitio en El Puerto (new place in The Harbour)

Jueves, 5 de noviembre de 2009

Mi amiga Gadita-na, una de las más fieles clientas de este sitio de majaras, propietaria del carné nº3 de socia de la Comunidad de Bebedores y Comedores de la Galia (Cobecoga, no confundir con Coca-Cola, que no la conoce nadie) nos manda un mensaje:

“El pasado domingo fue la inaguracíón de Sotavento, bar de tapas y copas, incluso con pantalla para ver el fútbol. Se encuentra en la mejor esquina del puerto deportivo de Puerto Sherry, antes de llegar al meollo del final y teniendo la posibilidad de tener dos terrazas. Gracias a su buena situación, podemos elegir según venga el viento de barlovento o de sotavento. Todavía no he comido nada de allí, pero tengo muy buenas referencias. Desde luego, con lo a gusto que se está da igual lo demás. Laura y Diego son los artífices de todo, como amigos que son les deseo toda la suerte del mundo. Un beso a todos y hacedme el favor de ir”.

Para ella es un favor (lo que habla bien de Little Dove como amiga de sus amigos) pero a mí me suena a pista, a un aviso de sitio nuevo y a ganas de ir para que nos dé el solecito de otoño y los vientos bahianos. En cuanto que pueda, me escapo. El que vaya antes, que diga.

Además, me alegraría como galogaditano, que este tipo de locales vayan propiciando una lenta pero sólida recuperación de Puerto Sherry, un emplazamiento que tanto prometía, que tan bien le vendría a la oferta hostelero-gastronómica de toda la comarca y que parece tener un malfario (fruto de mucha especulación y alguna torpeza) que ni El Lute. Que, por cierto, pasó muchos años en El Puerto pero creo que al margen del turismo.

Copas, Para ver fútbol, Tapas , ,