Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Desayunos’

La SuperAbuela

Domingo, 31 de enero de 2010

No iba desde su primera semana de vida. Quizás porque estaban en plena fase de inicio y rodaje, me gustó menos de lo que esperaba entonces. Anoche, sábado, volví. Estaba de bote en bote y me gustó el ambiente, pese a la incomodidad del llenazo. Lo que probé, por fin, sabía igual que aquellas delicias que convirtieron a muchos clientes en legiones de fans en El Mesón de las Américas, el pequeño local matriz de los de Fabián. Simplemente, que se sirven en un local más grande. Grande la empanada criolla, y grande el entrecot, digno de ser llamado argentino. Una de las amigas que venía me dijo que suele ir dos o tres veces por semana, que siempre está así de llenísimo, en mesas , en barra, y que las ensaladas triunfan de forma total. La Abuela Elfrides está en la plaza de San Agustín, por si alguien aún no lo ha descubierto. Es muy fácil de encontrar para los que lleguen a la ciudad sin conocerla.

Desayunos, Dulces, Postres, Helados, General, Restaurantes, Sitios nuevos, Tapas, Vino , , , ,

Plaga de mantitas (felicidades, quilla)

Jueves, 31 de diciembre de 2009

Quilla, el local de La Caleta, celebró hace apenas dos semanas su primer aniversario. Me invitaron, lo agradezco, pero no pude ir. En cualquier caso, celebro que cualquier negocio de la ciudad sople todas las velas posibles. Como tengo muchos amigos que fueron, os cuento dos pamplinas a modo de chisme. La primera es que la oferta de música en directo del sitio crece sin cesar, en calidad y en cantidad. El paso de Merche Corisco, sin ir más lejos, supone un salto de prestigio que pasma. Siempre hay exposiciones, yo flipé con el joven mago que recorría las mesas en verano, el pasado día 30 de diciembre hubo otro recital… que no paran y es buena cosa en un sitio tan señero, que no debe quedarse en la copa.

La segunda shuminade es que ofrecen mantas, todas iguales, mu monas, a todos los que quieren disfrutar de la maravillosa vista en cinemascope de La Caleta en estos días de raska-mamá (a ver cuando sale el sol, que yo no aguanto el gris y ya tenemos agua para varios trienios, cohone). Es un detallito que yo, la primera vez, lo vi en El Teniente Seblón, en El Pópulo, aunque igual lo ha hecho más gente y no me he coscado. Buena idea. Es un detallito menor, pero deja entrever cierto desvelo por mejorar, por no dejar de agradar.

Café, Copas, Desayunos, General, Para ir con niños, Tapas , , ,

El desayuno del curioso

Jueves, 31 de diciembre de 2009

Me dijo el Monforte que el Show de Tapas del centro, el que ha sido reformado, había empezado a abrir por la matina para ofrecer desayunos. Como estaba por Cádiz, entré a ver el local. El desayuno estuvo bien (te ofrecen siete tipos de panes, una carta amplia, zumos, sandwiches, integrales, cruasanes…) pero me llamó la atención el cambio del lugar. Le han dado la vuelta, literalmente. Lo que estaba al fondo, ahora está a la entrada y viceversi. Y qué bien aprovechado el espacio para las mesitas (seis para cuatro comensales cada una). Me fliparon mobiliario, sillas, taburetes, la presencia del metal… también las dos barras han ganado espacio, y aire, y luz. Que el sitio apetece. Habrá que probar la nueva carta.

Desayunos, General, Sitios nuevos, Tapas, Vino , , ,

El secreto del Arsenio Manila y del Manila 1969

Martes, 29 de diciembre de 2009

El Manila 1969 (avenida de Portugal con García de Sola) y el Arsenio Manila han pegado un subidón en materia de oferta gastronómica completamente espectacular del todo. El responsable es un joven cocinero, Israel López Naranjo que -además de ser mi cuñado, algo que no viene al caso y es absolutamente anecdótico- no deja de progresar y aprender pese a que le quedan años para cumplir los 30. Ha tenido buenos maestros en sus periplos hoteleros y en otros restaurantes. Tiene cada vez más técnica, curiosidad, tesón, capacidad de sacrificio e ilusión por lo que hace.

Si vas a uno de esos dos locales (trabaja muchas más veces en el 1969) y te gusta lo que comes, es que estaba trabajando en la cocina, justamente él, ese día. Si no te gusta, es que le tocaba de descanso. Que no, que no, que es coña. Al margen de la broma de la famiglia, se tapea y se come sentado muy bien. Tengo varios amigos que han disfrutado estas navidades en ambos locales, otro que frecuenta una tertulia deportiva que también está bien surtida y yo tengo muy buen recuerdo de la cocina del chiringuito Nahu, de la misma gente. He tenido alguna mala experiencia aislada con el trato que me han dado, en el Paseo o en el chiringuito, pero nunca me he ido descontento con los platos o las copas. Ha sido más lo bueno.

Así que, lo dicho, aunque aquí me haga pasar por francoviñero, en realidad, soy italogaditano. Ya se sabe cómo somos los italianos para esto del parentesco. Es bastante conocido nuestro mal perder, así que espero que los millones de fieles lectores de este blog vayan a consumir las delicias que hace el Tito Isra. Si alguna vez le pasara cualquier cosa, cualquier pequeña incidencia, si le salpicara una gotita de aceite caliente, por ejemplo, os avisaría inmediatamente para que os retiráseis como la marea antes de un tsunami.

Llegaría el momento de entonar, en un susurro, aquello de “que se encargue Clemenza, pero que no se me entusiasme… No somos matones”.

Qué bonitos son los textos sagrados de Coppola y Puzzo.

Café, Copas, Desayunos, General, Para ver fútbol, Restaurantes, Tapas , , , ,

Nuevo sitio en la Avenida

Martes, 29 de diciembre de 2009

No está en la Quinta Avenida. Tampoco en la Séptima. Está en la Avenida, porque aquí sólo hay una. Bueno, hay dos, La Avenida y La Avenida Nueva. Pero sin adjetivo, por definición, sólo hay una. Pues eso (no te enrrolles), que está en La Avenida, justo frente al McDonald’s (descanse en paz El Barril) que hace esquina con Ingeniero La Cierva. Antes había sido una de esas cafeterías americanoides franquiciadas, pero tuvo corta vida.

Los hermanos Vélez (Balandro, Avenida 28, Albarizuela en Puerto Real…) han cogido el local. Ayer curioseé y, estéticamente al menos, tiene muy buena pinta. Comparte imagen y grafismo (fondos blancos, letras grandes y caligrafiadas negras) con Avenida 28, aunque tiene detalles balandrescos o abalandrados (las grandes lámparas de lagrimitas de cristal). Aún estaba cerrado (me refiero al lunes 28 de diciembre), pero parecía a puntito, a puntito de abrir con todo ya preparado y limpio, aunque sin género. Los más curiosos, pueden probar este fin de semana, igual ya se ofrecen al público. Me llamó la atención que el local, para lo que estilamos en una ciudad tan claustrofóbica como Cádiz, es bastante grande, espacioso, con techos muy altos, en forma de ‘L’.

Tiene filosofía todo-terreno (desayunos, birras, tapas, vino por copas, almuerzo y cena) que tan de moda (o tan necesaria) parece ahora. Se anuncia como Gastrobar de Vélez. Esa definición de Gastrobar ya la usa, y con mucho éxito, La Belle Cuisine en Sanlúcar, donde igual te tomas una tapa de lo más elaborada que te pides un cubata para disfrutar música en directo por la noche. Este local de los Vélez en Cádiz parece más grande y no creo que tenga, exactamente, esa misma filosofía. Igual sí. Ajolar. Ya veremos.

Tonto el último en ir y en compartir opinión.

Café, Copas, Desayunos, Dulces, Postres, Helados, Restaurantes, Sitios nuevos, Tapas, Vino , , , , ,

La nueva vida DePablo

Miércoles, 23 de diciembre de 2009

Le prometí a Begoña que iría y mis clientes son sagrados (cuatro, pero sagrados). Me pasé por DePablo’s (avenida de Andalucía, frente a San Felipe Neri) para comprobar en qué había cambiado ahora que ya está en otras manos. Grosso se lo ha traspasado a la hermana de esta lectora nuestra. La verdad es que no tengo muchos elementos de comparación porque apenas había entrado tres veces antes, y dos fueron para desayunar, pero puedo comentar lo que me parece:

La ruptura con la etapa anterior es invisible. Nombre, carta, decoración… todo es igual. Incluso la presencia de crepes, tan chocante por inusual, sigue ahí.

El servicio, absoluta y afortunadamente femenino, me pareció muy correcto. Amable sin confianzas, preocupados por servir antes a los niños y sin retrasos ni malos gestos.

El sitio es tan estratégico y privilegiado que su función principal, me parece, es dar un servicio correcto y muy variado a un público de paso, poco fiel. Es decir, lo veo como una estación de servicio en versión hostelería. La gente repetirá poco, por ser un sitio de tránsito, pero el volumen de visitante potenciales es enormemente alto (los que viven cerca, los que pasan, los que entran y salen de Cádiz, turistas, padres de alumnos de San Felipe Neri, playeros de ida o vuelta, los que vamos a ver la Cabalgata de Reyes o de Carnaval…). En suma, muchísima gente que irá de tarde en tarde, en vez de un mínimo grupo de fieles que va mucho, como en otros locales.

De ese tipo de locales grandes, con terraza, en cruces de caminos muy frecuentados de grandes avenidas, hay pocos en Cádiz (que es una ciudad mediana que no tiene mucho hueco para eso), pero se agradece que haya algunos bien ubicados, como en las capitales más grandes. Creo que son necesarios.

Con esa premisa, me pareció muy buena opción. La carta de tapas es variada y amplia. Probé unos pimientos rellenos correctos y un arroz negro (mejorable de presentación) también agradable. Aunque parezca una tontería, me encantó cómo trataron a los niños. El plato infantil tenía pocas patatas, se agradece, pero cortadas de forma atractiva, además de un dibujo con la salsa. Lo más importante: pollo, fresco… es decir, se esmeraron en un asunto teóricamente poco lucido y rentable, los niños.

El café es correcto, los panes y, sobre todo, la pastelería tienen un nivel medio altísimo por estar surtidos por La Belle de Cádix. Así las cosas, los desayunos y las meriendas deben tener un sello de garantía.

El tapeo, el almuerzo o la cena, quizás pueden despertar más dudas. Por la experiencia que tuve, es un sitio al que volver para comer algo con cierta prisa, en jornadas de trabajo, o con niños en festivos, de paso, sin que eso sea peyorativo, con corrección y sin pedir lujos excesivos. Creo que ese tipo de lugares eficaces, útiles, equilibrados en calidad-precio, hacen falta, sobre todo en sitios tan frecuentados con el tramo medio de la avenida principal de esta ciudad, que tiene 130.000 habitantes pero recibe la constante visita de otros 400.000 que viven en la Bahía.

La sensación que saqué es que, cuando me convenga entrar, puedo hacerlo con tranquilidad. No es poco, porque es un sitio en el que a varias decenas de miles de criaturas humanas les puede convenir entrar un par de veces al año. Quizás, preferiría una ruptura estética, visual y gastronómica con la etapa anterior, pero eso vale muchos miles de euros, lo admito. Quizás la cocina puede reducir algo su oferta para cuidarla más, pero no me dará ningún recelo volver a entrar la próxima vez que me venga bien.

Y me vendrá.

Café, Desayunos, Dulces, Postres, Helados, General, Restaurantes, Sitios nuevos, Tapas , , , ,

Más Manila (Penitencia 4, ¿a qué hora me voy a acostar?)

Sábado, 31 de octubre de 2009

Hace unos días que estuve en Manila 1969. Es un local nuevo, abierto en Avenida de Portugal, esquina a García de Sola. Apenas he probado la carta, pero tengo pistas que dar. Es del grupo de Raúl Cueto (Arsenio Manila, Nahu, Taberna del Aviador…) y me gustó la filosofía popular del asunto. Dan desayunos y “tapas caseras”, según anuncian. El local es curioso. Está a medias entre sitio de diseño y adorable bar de barrio. Acristalado, con dos fachadas.

La carta de tapas es apañada, ni corta ni larga, con tostas innovadoras, ensaladas originales (se agradece), carnes, recetas para todos los públicos y ofertas sugerentes. Hay una parrillada para dos por 15 leuros, está el Manolito (solomillo relleno de queso)… En general, le gustará a los fieles del Arsenio y el Nahu. El estilo parece el mismo. Como oferta promocional por inauguración, ofrecen tapa y birra a dos euros o, si es muy tempranito, café y media toast a 1,5 leuris.

Me encantó el mobiliario. Mesas pequeñas con sólo dos sillas, en general. Hay otro par de mesas más grandes. Y la terraza, en la acera, con mesitas pegada a la pared y sólo dos sillitas mirando al asfalto, a la puta vida que pasa. Dos pantallones de tele maravillosamente colocados (muy en alto, sistema antimolondros) para ver el fúrboll güeno. Un puntito canalla, un puntito callejero… que pienso ir, vamos.

Café, Desayunos, Para ver fútbol, Tapas , , ,

Trucos en la Quilla

Martes, 15 de septiembre de 2009

Ya sé que a muchos nos causa dudas, a otros, incluso rechazo, pero igual es justo separar el debate urbanístico del disfrute de un local. Como dice un amigo, no me gustan los edificios que mutilan el paisaje de La Caleta, pero mientras lo arreglamos políticamente, no podemos entrar en los pisos militares, sacar a sus inquilinos y derribar los edificios. Algo así pasa con el chiringuito Quilla.

Ahora que todos los bares y restaurantes de Cádiz vuelven a su dimensión habitual tras la inflamación de julio y agosto, todavía resalta más la oferta paralela de este lugar. La última vez que estuve, un joven mago leonés llamado Dwy convirtió un par de copas en un rato inolvidable. Por carisma, humor y velocidad de manos, dejaba unas cuantas bocas abiertas y muchas risas en cada mesa que iba recorriendo. Es uno de esos recursos clásicos tan vigentes (un mago, la música en directo…) capaces de convertir en excepcional una velada cualquiera.

El calendario de exposiciones del sitio también anima a repetir visita. Ya pasó por sus paredes la pareja formada por mi amiga del alma Mónica Padilla y su cómplice Salvi. Ahora, hasta el próximo lunes, Manuel Virella cuelga 22 obras en una muestra recopilatoria que se titula “Recordar, vivir, esperar…”.

Comparto algunas discrepancias sobre la irregularidad de la oferta gastronómica del sitio, pero creo que es un paraje que merece otra oportunidad. Intentan mejorar sin tregua (cambio de cocinero y de parte del personal) y, sobre todo, cada vez estoy convencido de que es uno de los mejores lugares de la provincia para copas y cafés (tengo algunos colegas que también disfrutan de los bucólicos desayunos).

Café, Copas, Desayunos , ,

Apóstoles luchadores

Martes, 15 de septiembre de 2009

Están decididos. Los Apóstoles están dispuestos a convertir su rincón de la Cuesta de las Calesas en un templo. Desde ayer sirven desayunos y también han creado una web (no podemos entrar en ella) en la que pretenden detallar su oferta (menuseses, packs de tapas nocturnas, celebraciones, fiestas…) con un curiosos dodecálogo (un motivo para ir por cada apóstol). Que tienen iniciativas y ganas, que están por luchar. Que les vaya bien.

Café, Desayunos, Restaurantes, Sitios nuevos, Tapas, Vino ,

La Deustchland Chiquita (1)

Jueves, 16 de julio de 2009

Hace unos meses que se cumplieron diez años desde que Cristoph llegó a Cádiz. Estaba recorriendo el planeta desde su Alemania (Oriental) natal. Tenía pensado dar la vuelta al mundo, «pero cuando descubrí esta ciudad decidí quedarme. Primero pensé en cinco meses. Luego, en cinco años… y han pasado diez, me da miedo la velocidad a la que ha corrido el tiempo». Con su esposa y sus hijos decidió que Cádiz era un buen sitio en el que estar hasta que se les pasaran las ganas. Pero no se les han ido. En 1998 inauguró Gotinga, un pequeño bar-restaurante en la esquina de Mentidero con Hércules. Gustó a los turistas y a los gaditanos por su combinación de horario centroeuropeo y trasnoche andaluz. Ofrece desde desayunos a copas, pero también tapas internacionales, productos locales y peculiaridades como el vino caliente alemán, un impresionante surtido de cervezas de medio planeta (con obvio protagonismo germánico) o buenos vinos de las mejores zonas de España. A los gaditanos les ofrece opciones nuevas (esas ensaladas más cargadas de salsas, las carnes, salchichas, marinados y purés habituales del Norte y el Este del continente). A los guiris, sobre todo si son germanos, les ofrece un oasis en el que sentirse, más o menos en casa, y poder probar algunas especialidades gaditanas (manejan bien el pescado) aunque tengan mil sabores familiares a la mano.

Su terraza siempre está llena, no sólo en verano, y está satisfecho de una clientela estable «que nunca falla». El pasado mes de noviembre, Gotinga creció. Ahora cuenta con un salón de igual tamaño que el bar ya veterano. Su propietario advierte que no se trata de un restaurante mayor, ni una variante del Gotinga clásico: «Simplemente es una ampliación del local. Se puede tomar lo mismo, en los mismos horarios y con el mismo ambiente». La decoración está más cuidada y las paredes acogen una exposición permanente de la cuñada del propietario, que es todo un personaje en la pujante zona comercial del Mentidero.

Los precios no me parecen altos, ni bajos. Ha tenido problemas de lentitud en abastecer las mesas durante años, pero las últimas veces que he ido, me parece que los han corregido con inteligencia y gracias a un par de currantas de categoría. Muy recomendable para visitantes. Creo.

Café, Copas, Desayunos, Restaurantes, Tapas, Vino , , , , ,