Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Sitios nuevos’

La nueva vida DePablo

Miércoles, 23 de diciembre de 2009

Le prometí a Begoña que iría y mis clientes son sagrados (cuatro, pero sagrados). Me pasé por DePablo’s (avenida de Andalucía, frente a San Felipe Neri) para comprobar en qué había cambiado ahora que ya está en otras manos. Grosso se lo ha traspasado a la hermana de esta lectora nuestra. La verdad es que no tengo muchos elementos de comparación porque apenas había entrado tres veces antes, y dos fueron para desayunar, pero puedo comentar lo que me parece:

La ruptura con la etapa anterior es invisible. Nombre, carta, decoración… todo es igual. Incluso la presencia de crepes, tan chocante por inusual, sigue ahí.

El servicio, absoluta y afortunadamente femenino, me pareció muy correcto. Amable sin confianzas, preocupados por servir antes a los niños y sin retrasos ni malos gestos.

El sitio es tan estratégico y privilegiado que su función principal, me parece, es dar un servicio correcto y muy variado a un público de paso, poco fiel. Es decir, lo veo como una estación de servicio en versión hostelería. La gente repetirá poco, por ser un sitio de tránsito, pero el volumen de visitante potenciales es enormemente alto (los que viven cerca, los que pasan, los que entran y salen de Cádiz, turistas, padres de alumnos de San Felipe Neri, playeros de ida o vuelta, los que vamos a ver la Cabalgata de Reyes o de Carnaval…). En suma, muchísima gente que irá de tarde en tarde, en vez de un mínimo grupo de fieles que va mucho, como en otros locales.

De ese tipo de locales grandes, con terraza, en cruces de caminos muy frecuentados de grandes avenidas, hay pocos en Cádiz (que es una ciudad mediana que no tiene mucho hueco para eso), pero se agradece que haya algunos bien ubicados, como en las capitales más grandes. Creo que son necesarios.

Con esa premisa, me pareció muy buena opción. La carta de tapas es variada y amplia. Probé unos pimientos rellenos correctos y un arroz negro (mejorable de presentación) también agradable. Aunque parezca una tontería, me encantó cómo trataron a los niños. El plato infantil tenía pocas patatas, se agradece, pero cortadas de forma atractiva, además de un dibujo con la salsa. Lo más importante: pollo, fresco… es decir, se esmeraron en un asunto teóricamente poco lucido y rentable, los niños.

El café es correcto, los panes y, sobre todo, la pastelería tienen un nivel medio altísimo por estar surtidos por La Belle de Cádix. Así las cosas, los desayunos y las meriendas deben tener un sello de garantía.

El tapeo, el almuerzo o la cena, quizás pueden despertar más dudas. Por la experiencia que tuve, es un sitio al que volver para comer algo con cierta prisa, en jornadas de trabajo, o con niños en festivos, de paso, sin que eso sea peyorativo, con corrección y sin pedir lujos excesivos. Creo que ese tipo de lugares eficaces, útiles, equilibrados en calidad-precio, hacen falta, sobre todo en sitios tan frecuentados con el tramo medio de la avenida principal de esta ciudad, que tiene 130.000 habitantes pero recibe la constante visita de otros 400.000 que viven en la Bahía.

La sensación que saqué es que, cuando me convenga entrar, puedo hacerlo con tranquilidad. No es poco, porque es un sitio en el que a varias decenas de miles de criaturas humanas les puede convenir entrar un par de veces al año. Quizás, preferiría una ruptura estética, visual y gastronómica con la etapa anterior, pero eso vale muchos miles de euros, lo admito. Quizás la cocina puede reducir algo su oferta para cuidarla más, pero no me dará ningún recelo volver a entrar la próxima vez que me venga bien.

Y me vendrá.

Café, Desayunos, Dulces, Postres, Helados, General, Restaurantes, Sitios nuevos, Tapas , , , ,

DiVino para carnívoros, quesómanos y mollatólogos

Martes, 8 de septiembre de 2009

Pasé ayer por Candelaria y vi un sitio nuevo. Está en el número 1 de la plaza, justo en la esquinita que ocupaba Zapata, ahora mudado a la calle de atrás que desemboca en San Agustín.

El local nuevo se llama DiVino. Abrió el martes 1 de septiembre. Respeta la estructura del diminuto local anterior (apenas hay alternativas) pero con revolución decorativa. Todo es blanco, metal y púrpura (la imagen del local), con el poco espacio que hay junto a las paredes aprovechado para minibarras. De todas formas, el hecho de que un sitio sea pequeñísimo no será excusa para que tenga un puñado de tapas o copas excelsas (La Cuchara, sin ir más lejos, es un ejemplo). En este caso, la apuesta es carnívora. La carta de tapas, con casi 40 opciones, está consagrada a ibéricos, quesos y carne. El marisco o pescado apenas ocupa la décima parte de la oferta. Ya lo saben los que vayan, la carta está muy escorada hacia esa parte (yo malegro).

Lo que más me sorprendió es la carta de vinos. Probablemente sea (por copas) la más variada y amplia de la ciudad. Conté casi 30. Además de una decena de referencias de Rioja y otras tantas de Ribera, estaban otras seis denominaciones (Somontano, Toro, Priorato, Valdepeñas…) con, al menos, una bodega representada. Incluso de cavas (con los que se puede comer perfectamente según qué cava y qué plato) ofrece seis opciones por copas.

Sólo probé una tapa (piruletas de perdiz con salsa española) con una copita (ribera, Oriza). Es poco para sacar conclusiones, pero sí intuiciones. Me encantó que el vino me lo sirvieran a la temperatura correcta, ni frío, ni del tiempo (este tiempo no sirve para servir el vino del tiempo). Abrió la botella y tiró el primer sorbito. La tapa estaba rica, con la perdiz muy crujiente por fuera y poquito hecha por dentro. La salsa, original. Como detallazo, pan moreno de telera que no pedí pero celebré en silencio.

Apenas puedo aportar opiniones, pero me da buen rollo. El suficiente para volver. Sería chocante que despreciaran o ignorasen las dos cosas básicas que necesito que cuiden del vino cuando tienen esa oferta tan amplia que parece su apuesta principal. Sería necio que sirvieran mala carne, mal queso o malos embutidos cuando son asuntos que dependen al 80% de la buena materia prima y toda la carta está basada en eso. Vi pequeños detalles que me gustaron.

Ya me diréis. Espero vuestras opiniones con interés porque lo he catado muy poco. Cuando llegué de la calle y había pasado por el local, encontré un mensaje de Lorelay que ya lo mencionaba. Creo que para levantar curiosidad sí que llega, sobradamente, este nuevo sitio.

Sitios nuevos, Tapas, Ventas , ,

Kaserón del 3×4 ya está abierto

Domingo, 23 de agosto de 2009

El Kaserón del 3×4, que tiene un aspecto estupendo, ya está abierto. Es un local situado en un lugar bastante céntrico, a recuperar ahora que renace la plaza y ya se le ve forma al Teatro de la Tía Norica. Está en la cuesta de Javier de Burgos, justo en la esquina de Barrié. Yo lo vi así por encima, y parecía tener un aspecto entre rústico, clásico y coplero, de lo más curioso, pero ni siquiera entré. Me azomé, me azomé, en plan cotilla morsegón gaditano. Luego me he enterado de que es una aventura de un matrimonio ligado a la chirigota de Noly (creo). En cualquier caso, ajolarrrr que les vaya de primer premio, pelotaso y remate triunfal en pino-puente. Por lo visto, la decoración carnavalesca es espectacular porque cuenta con más de 200 fotos originales (Kiki y Carmen) de agrupaciones en sus paredes. Así que puede ser un sitio curiozérrimo para repasar los febreros de los últimos años o dar una lección magistral a un amigo nuestro de otra ciudad en plan mira-lo-que-yo-sé-de-Carnavá-que-te-vas-a-quedá-muelto.

Sitios nuevos, Tapas, Vino ,

El argentino de San Agustín

Viernes, 14 de agosto de 2009

Ya he podido ir al nuevo local que han abierto los del Mesón de las Américas en San Agustín. Fue el miércoles y la sensación general fue buena, pero con alguna leve decepción superable. La maravillosa compañía, el Levante en calma y la gran terraza predisponían a lo mejor y fue un rato agradable.

Se llama Abuela Elfrides y han arreglado el local muy bien, para mi gusto, sin la recarga tan habitual últimamente aunque con alguna coña colgada en la pared. Perfectamente iluminado y con detalles rústicos bien medidos. El salón superior, aún cerrado, tiene una pinta estupenda por lo que pude cotillear fingiendo que iba al cuarto de baño. Nos atendieron con rapidez y amabilidad (una chica rubia y un treinañero de acento porteño). Cometieron el error más leve y fácil de perdonar que existe, quisieron servirnos cosas que no habíamos pedido y eran de otras mesas. Por lo demás, sin largas esperas ni mal rollo alguno pese a que había mucha clientela. Lo que probamos estaba bien (tira de asado, parrillada de verduras, otra carne a la plancha…) excepto un revuelto de la abuela (pasado de pimentón) que no era más que patatas con huevos y nos resultó pobretón. Sabía como si te lo hubieras hecho en casa en una noche de cena apresurada. Los más golosos pidieron panqueque con dulce de leche de postre y fliparon. No hubo clavada. 22 por persona.

La pequeña decepción es difícil de explicar, pero lo intento. Da la sensación de que el enorme encanto del Mesón de las Américas se ha perdido en parte en el pequeño trayecto que separa Ramón y Cajal de la plaza de San Agustín. La carta parece demasiado extensa, con concesiones al gusto andaluz más tópico y al turisteo, pero con ausencias de especialidades argentinas exquisitas que preparan en el otro local (¿dónde están las empanadas?). Todos los que fuimos coincidimos en algo subjetivo, quizás caprichoso, pero que nos parece cierto: siempre nos ha gustado más todo lo que probamos en el viejo local que en el nuevo.

Parece algo fácil de arreglar. Con la profesionalidad, la buena actitud, las ganas y las enormes posibilidades del local, estoy convencido de que no tardarán ni medio año en saber llevarse todo el atractivo del Mesón de las Américas al nuevo sitio. Se trata de exportar la fórmula y adaptarla al nuevo tamaño.

Por cierto, la terraza del Zapata, además de cerrar al tráfico la calle vecina a la plaza, tenía un aspecto y un ambiente preciosos. Si sumamos el Café de Levante, La Gorda te da de Comer… resulta una manzana de lo más pujante y atractiva dentro de la hostelería gaditana. Contadme los que hayáis ido a la Abuela Elfrides, a ver si es cosa mía o aún les falta algo que pulir para lograr la espléndida oferta que nos hizo adictos al Mesón de las Américas a varios cientos de lugareños y visitantes.

Restaurantes, Sitios nuevos, Tapas, Vino , , ,

Mesón de las Américas en San Agustín

Lunes, 3 de agosto de 2009

Esta noche, la del lunes 3 de agosto, la gente del Mesón de las Américas, Fabián&colegas, los del celebradísimo restaurante argentino de Ramón y Cajal, abren nueva sede comercial. El local es mucho más amplio, de los mayores del casco antiguo, en la plaza de San Agustín, el que ocupaba hasta hace poco el restaurante marroquí. Tiene dos plantas y por lo que he podido curiosear esta mañana, le han puesto empeño a la redecoración, de aire rústico. Como la calidad de tapas y raciones sea como la del otro local y los precios sigan ajustados, se va a convertir en un lugar de visita frecuente y recomendable.

Restaurantes, Sitios nuevos, Tapas, Vino , , ,

¿San Juan de Dios empieza en Sevilla?

Jueves, 23 de julio de 2009

Es la plaza del pueblo, del nuestro, mejor o peor, peculiar o vulgar, mayor o menor. Y todos los visitantes (nosotros cuando somos visitantes, también lo hacemos) tienden a empezar sus visitas turísticas por la plaza central, la del Ayuntamiento, la plaza mayor como se llama en tantos sitios. Y en Cádiz, ese punto de encuentro no le hace justicia a la ciudad, no refleja la realidad de nuestro sitio. Cádiz no será ningún ejemplo de prosperidad, pero San Juan de Dios no la retrata bien. Cádiz es mejor de lo que parece en San Juan de Dios. El Ayuntamiento, al fin, ha anunciado un plan de reforma que se aplicará en 2010, pero todos sabemos que las cosas no salen bien de arriba hacia abajo (de la autoridad hacia la gente) si no al revés. La iniciativa privada, los empresarios, los autónomos (los que queden) y los curritos son más capaces de transformar que el dirigente político más efectivo y eficaz.

Resulta sorprendente que todos los negocios que han sido capaces de surgir, reinventarse o afianzarse en la zona lo hayan hecho alrededor (Plocia, Sopranis, El Pópulo, La Catedral…) pero nunca dentro de San Juan de Dios. Hace unas semanas, surgió la novedad de que Quique (ese peaso de big profesional que estuvo años en El Faro y los tres últimos en El Parador de Buenos Aires) se ha hecho cargo del tradicional Bar Sevilla, el de siempre, el eterno, allí justo enfrente de la Casa Grande, entre El Sardinero y el Edificio Amaya.

A mí me han entrado ganas, inmediatamente, de volver a ir a un lugar que no piso desde pequeño (es decir, desde los años 80). Pero lo que más me ilusiona es que Quique, y otra gente a la que no conozco, sea capaz de cambiar los hábitos hosteleros de esa zona: la oferta, los locales, el ambiente matinal, vespertino y nocturno. Allí se han enquistado algunos vicios de la hostelería gaditana que, por el bien de todos, deberían desaparecer cuanto antes (o ‘contri’ antes, en dialecto local). Yo me tomo la llegada de Quique como una señal, positiva y reconfortante. Entre otras cosas, porque es imposible que esa zona (que parece conservada en frío tras un imaginario bombardeo en la Guerra Civil) pueda ir hacia atrás.

Café, General, Restaurantes, Sitios nuevos, Tapas , , ,

A Los Italianos le salen crías (Ancha y San José)

Sábado, 18 de julio de 2009

El cruce de la calle Ancha con Saint Joseph Street se ha convertido en ese enjambre de mesas de cafeterías y terrazas de cervecerías que todas las grandes y medianas poblaciones andaluzas tienen y que se echaba un poco de menos en el centro de Cádiz. Existían, existen y existirán, pero parecían pequeños, como aislados. Ahora, el nudo de cafeles y cañas de esa cruz de guía para entrar en el centro tiene nuevos elementos. Por fin parece crecer, en vez de menguar. Dos locales nuevos en apenas dos meses.

Siempre estuvieron ahí los exquisitos sabores de Los Italianos y los encantos tertulianos del Bar Liba (con el ejemplar y adorable Carlos al frente). Pero hace dos meses se sumó al lío la Cafetería del Centro (en San José nº9) que aporta otro toque turístico con una cartita de cervezas y otra vocación más diurna que vespertina. Sólo he entrado una vez, me pareció bien decorada, con una oferta normal. Pero es que esta misma semana se ha sumado al mogollón La Chiclanera. Esta empresa, que abre y cierra despachos a gran velocidad, al menos en Cádiz, ha cogido la esquina de Ancha y San Antonio para ofrecer dulces, bollos, pan y helados industriales.

Puede que toda la oferta de esta florecida esquina, unida, sea muy convencional y aburrida, muy de café y cucurucho para un sector determinado de edad, para tradicionales o turistas, pero estaremos de acuerdo en que es una alegría para todos ver el creciente aspecto de la zona justo cuando caen chuzos de punta. Buena cosa sería que hubiera más y mayores áreas así en Cádiz (Intramuros y Extramuros). Luego, que cada cual elija según sus gustos (por ejemplo, yo soy fan del Liba y apenas trabajo el resto).

General ,

¿Kserón del 3×4?

Sábado, 18 de julio de 2009

Ayer me encontré este local. En la esquina de Javier de Burgos y Barrié. En la misma acera que El Candil, pero más arriba de la cuesta. Me llamó la atención el nombre. ¿Copas carnavalescas, como el antiguo de Paco Rosado o El Anticuario? ¿Mezcla de cocina vasca con ambiente txirigotero? Ni idea. Por lo poco que pude ver del local, está a punto de abrir y se han gastado una pasta en acondicionarlo. El primer que sepa algo, que cuente…

Sitios nuevos

La Deustchland Chiquita (2)

Jueves, 16 de julio de 2009

Pero no es el único sello Deustchland de la plaza. A 20 metros de Gotinga abrió el pasado invierno Panaíso, la primera panadería alemana en la chocha Gades. Habían probado suerte en Conil (en Pascual Junquera nº36) y la clientela se había volcado con ellos. Así que saltaron a Cádiz. Tienen un surtido de blancos e integrales que apabulla, hay que pedir asesoramiento para poder llevarse algo. Paciencia con los que atienden, que hablan español igual de malamente que los clientes gaditanos el alemán. Conviene usar el sofisticado programa informático de vanguardia llamado DISESELO-X-SEÑAS. Es broma. Muchas veces atiende gente que habla español con toda normalidad.

El despacho es modesto pero los productos me parecen excelentes, completamente recomendables en lo que se refiere a pan. Todo artesano. Difícil debe de ser encontrar MEJOR INTEGRAL en la Bahía. A los que nos gusta el pan más morenito, con cáscara, incluso negro (que ya sé que engorda igual que el otro, es que me gusta, cohone) nos conviene hacernos fieles. La sede gaditana está en El Mentidero, en la esquinita más cercana a Ceballos y Cervantes. La pastelería y la bollería no me gustan tanto. Tiene todo demasiada masa, demasiada densidad, me sabe todo sobrecargado de almendra… pero es una manía mía. Igual al que les gusten los bollos y pasteles más simples, menos elaborados, como los antiguos, les encanten. Que prueben. Al que le vaya el Müesli o esas cosas más extrañas para nuestro gaditano paladar… ya lo va a flipar.

En panes, el integral standard, de trigo, que hacen en lata, como de molde, es ZUBLIMERR (centrocampista del Borussia Dormundt), el de espelta, el de centeno… IMPREZIONATIVOS COMPLETAMENTE DEL TODO, CON VOLTERETA, PINO PUENTE Y CAÍDA AL PECHASO DESDE EL PUENTE CANAL. El blanco me ha parecido más normal, aunque hay uno como de frutas, también parece sacado de un molde de lata, semidulce, a medio camino entre pan y bizcocho, que me pareció un prodigio.

Panaíso sigue creciendo. Una frutería en Muñoz Arenilla ofrece buena parte de sus productos desde ya. Así que, en el Casco Antiguo y en Extramuros. En Conil también tiene cafetería.

Para salir de dudas o encargar pedidos: 956226094 (Cádiz-Mentidero) ó 956441851-956442865 (Conil)

Dulces, Postres, Helados, Sitios nuevos

Belvedere y el problema

Domingo, 5 de julio de 2009

Ya estuve en Belvedere. Les había gustado mucho a Luis, a Maribel, a Carmela, Don Manuel y Tata Isa. Eran demasiados avales para resistirse. Así que allá que fui el pasado jueves, recién estrenado julio. Después de pasar varias noches de la primera adolescencia frente a ese local, llamado entonces Bar Canadá, que servía patatas fritas en bandejas de papel de aluminio, es lógico que la esquina despierte simpatía y melancolía. Siempre me ha parecido una zona infrautilizada por la hostelería gaditana (bueno, más infrautilizado está Tiempo Libre) pero las cadenas de montaditos y otros locales parecen empezar a invertir la tendencia.

La gente que tiene los bares Iguana en la calle Brasil se ha metido en la aventura de sacar lustre a esta esquina del Paseo Marítimo con el hotel Playa Victoria. La oferta parece atractiva. Juega con esa receta que tanto triunfa en Cádiz (recetas clásicas+leve revisión creativa+precio ajustado). Es decir, se trata de llevarse la fórmula de La Gorda, El Show, Sur, Balandro, D’Córdoba’s y otros tantos a la primera línea de playa. El surtido de ensaladas es atractivo y las tostas son originales (sobre todo porque se hacen en molletes). La de jamón y ali-oli fue lo que más me gustó de todo lo que caté. Las carnes y los pescados me parecieron correctos. Todo estaba lo suficientemente bien para volver. El lugar es un privilegio y un imán para el turista. Quizás, para el gaditano, sea mejor probar suerte a partir de septiembre por eso del mogollón diario actual.

Pero Belvedere nace con un problema que tiene el 70% de los establecimientos en Cádiz: el servicio. Vaya por delante que no me gustan los camareros pelotas ni serviciales, que no necesito que “me traten bien”, pero no soporto que me traten mal. Simplemente, que devuelvan el saludo, faciliten que todo se sirva bien, ayuden un poco cuando se les pida y pasen desapercibidos, como los buenos jueces. Este local, como tantos, tiene un déficit en este sentido. La comida se retrasó hasta lo exasperante (incluso recetas frías, que se suponen ya preparadas, como un salmorejo tardaban) y, además, uno de los camareros estaba a la defensiva con todos los que le reclamaban celeridad y, casi, discutía con todos ellos. En vez de pedir disculpas. Mal rollo, mal camino. Pasa demasiadas veces, en demasiados locales. Había otra chica, llamada María, que sí desbordaba agrado y ayuda, será porque le duele familiarmente el negocio. Pero no llegaba a tapar todos los huecos. Tuve mala suerte. Merece más visitas. Tanta recomendación no puede estar confundida. Volveré a intentarlo.

Sitios nuevos, Tapas ,