En ‘Mujeres’

Si tenéis valor, ved la primera media hora.
no hay emoticono que exprese mi bochorno-vanidoso.

https://m.youtube.com/watch?feature=youtu.be&v=n6eaiprbJYs

Conspiranoicos

estado general de conspiranoia. Mi artículo de hoy

http://lector.kioskoymas.com/epaper/iphone/homepage.aspx?isBookmark=true&locationHash=%23_article44bb006b-5910-450b-8f31-1b78475d7e9d%2fwaarticle44bb006b-5910-450b-8f31-1b78475d7e9d%2f4DV774X87S47#_article44bb006b-5910-450b-8f31-1b78475d7e9d

Los límites

Participé en un Encuentros de Canal Sur Radio, que se emitirá en la tarde-noche de este viernes, con una alpinista andaluza, Lina Quesada. Es la única de entre nosotros que ha hecho un ochomil y resulta un ejemplo incomparable de esfuerzo y superación, de confianza en una misma y de persistencia. Realmente interesante, os recomiendo que lo sigáis. Ya lo anunciaré en Twitter, porque de verdad que resulta novedoso y profundo, estremecedor incluso.
Entre otras reflexiones me interesa la que hizo acerca de los límites. Lo que más miedo le da, dijo, es “pensar que piensas que no hay límites”, o sea en una ascensión creer que aún puedes apurar un poco más tu esfuerzo o las horas de luz, etc. Porque dicen, lo leí al prepararme la conversación, que el mejor alpinista es el que sabe darse la vuelta.
O sea, el apinista vivo
Ahí lo dejo.
Buenos días

Mueren los escritores

Es muy lamentable que los escritores solo sean noticia cuando se mueren. Es cierto que morirse es algo importante, sobre todo para a quien le toca, pero sería más productivo atender la vida de estas personalidades mientras transcurren y, en especial, sus obras. El mundo cultural se sigue moviendo demasiado a base del clásico ‘remover panteones’ y no creo que vaya a corregirse, antes bien al contrario, cuando cada vez la sensibilidad social hacia la creación artística es más escasa.
Las necrológicas de los autores podrían ser la definición más exacta del periodismo según Chesterton. Para el escritor inglés, nuestro oficio consiste en “decirle que Lord Jones ha muerto a gente que ni siquiera sabía que Lord Jones estaba vivo”. Sin embargo, en un universo saturado de noticias urgentes, donde hay poco espacio para contenidos más pausados, en un entorno humano ‘multipantalla’, víctima de un déficit de atención de manual, hoy es el día de encontrar el hueco para la literatura.
Dos escritores de primera fila han pasado al otro barrio en el mismo día. Günter Grass logró todo un Nobel de Literatura, nos estremeció con ‘El tambor de hojalata’ –esa inolvidable pesca con una cabeza de caballo purulenta- y se convirtió en el último gran exponente de la gran cultura alemana, la que constituye el ‘corpus’ de la civilización en la que vivimos. Aunque las notas biográficas resalten su pertenencia a las Juventudes Hitlerianas, en sus primeros años, pocos autores como él encarnan una conciencia crítica con su tiempo y un estándar ético para sus contemporáneos. Como cada cual mira el mundo desde su ventana, yo recordaré su preocupación, compartida en un acto de la Fundación Príncipe de Asturias con Claudio Magris, acerca del problema de la verdad en el periodismo. Estar sobreinformado no nos acerca más a la verdad, dijo, las amenazas crecen, pero para conjurarlas sólo queda la condición humana. Al final, insistió, hay un hombre, o una mujer, que ha de actuar con sus propios principios morales.
La otra baja del día es quizás más difícil extractar en un párrafo. Eduardo Galeano ha alimentado el discurso de la izquierda alternativa de todo el mundo, en especial del latinoamericano. La brillantez de sus frases, tan citadas, arrostran el riesgo de una banalización de su trabajo que, a veces lleno de lugares comunes, o bordeando la demagogia, al final siempre salva los escollos y resplandece, inexplicablemente fresco, original, estimulante.
Saber que su estancia en este mundo se ha acabado resulta triste. De algún modo los lectores establecemos lazos de familiaridad con los autores, por remotos que sean. A veces sus libros han cambiado vidas y establecidos pensamientos y valores personales.
Por eso en días como hoy el periodismo, y la educación, deberían comprometerse a que la gente sepa quien es Lord Jones, para que cuando se enteren de que le ha llegado la hora puedan sentir su pérdida a la vez que celebrar su vida, para reconocer dentro de uno mismo la huella de su trabajo, la riqueza que aportaron a su tiempo y a los tiempos venideros y las necrologías sean más sentidas y menos obvias.

La posición de la oposición

El asunto de la gobernabilidad de Andalucía es un puzzle complejo, como en 3D, que admite tantas lecturas como facetas, a veces infernales. Veámoslo desde el punto de vista del PP-A: tras su tremenda derrota, los de Juanma Moreno se refocilan en las dificultades de su rival, el PSOE de Susana Díaz, y agitan el caldero para que lleguen las municipales y se cueza en el fuego lento de la imposibilidad de ser investida, para que quede palmariamente clara la debilidad de su victoria. Pero no cuentan los populares andaluces con que hay un amplio estado de opinión, y lo más importante entre su propia base sociológica, convencido de que es preciso facilitar la investidura para gobernar sin pérdida de tiempo. Cada vez más voces le piden al PP andaluz un gesto, la abstención, que dé paso al partido que ha ganado de forma clara, aunque insuficiente, para luego hacerle la más férrea oposición posible. El presidente popular andaluz tendrá que decidir entre quienes sostienen esta postura más pragmática y la tendencia, emanada de Madrid, de calentar a sus electores más duros para afianzar mayorías que se presentan inestables y atenuar las críticas internas. Habrá que ver si el nuevo líder ha leído las señales en la historia de su partido que indican que este tipo de actitudes de bloqueo le generan un desgaste mayor que al propio PSOE. Será extraño, pero es así.

En medio de este maremagnum de nuevos grupos el PP-A debe buscar la manera de dar un golpe de efecto que demuestre que, con un millón de votos, es la primera fuerza de oposición y su papel es de mayor importancia que el de ningún otro.

Si algo ha quedado claro en esta eclosión de la ‘nueva política’ es que los ciudadanos quieren que se anteponga el bien común a los intereses de partido. No es lo que está haciendo Ciudadanos, de modo que un paso adelante del PP-A en este sentido descolocaría a sus más directos competidores.

En todo caso, Susana Díaz y el PSOE han de cambiar el chip. Apelar a Rajoy y seguir ninguneando a Moreno no parece la mejor táctica para posibilitar actitudes flexibles al otro lado.

Sociedad civil

Participo en el Centro de Debate y Desarrollo, organizado en torno a la Fundación Persán y con ambición de extenderse por toda Andalucía. se trata de un proyecto que quiere ser como el círculo de Economía catalán, y de hecho en la presentación estuvo Antón Costas, que preside dicha entidad, y articular a la sociedad civil en proyectos de meyora, sobre todo educativosy económicos. En Cádiz se trabaja en una presentación para octubre, ya os iré contando, y se hará un acto importante, en torno al comercio exterior.
De momento la iniciativa fructifica. Entre otras cosas se ha dado cobijo a una operación muy interesante, una especie de lobby llamado ‘Sevilla es Industria’, en el que las cuatro mayores empresas de la zona, Cobre las Cruces, Persan, Heineken y Renault, se alían para trabajar en fomentar la mentalidad industrial y fortalecer las iniciativas en este sentido, a la vez que impulsar un poco la autoestima del sector económico andaluz, que es mejor de lo que parece. También trabajarán en extenderse a otras provincias.
Aquí os dejo el video de la mesa redonda del jueves pasado, que tuvo enorme interés.

http://www.centrodedebate.es/el-desafio-andaluz-se-llama-industria/

Las raíces del cielo

Acabé esta semana santa ‘Las raíces del cielo’, una novela de Romain Gary, un escritor francés del que me habló G., el único que había ganado dos veces el Goncourt, algo imposible, porque ese premio solo se puede recibir una vez en la vida (creo) y él lo hizo la primera con seudónimo. En fin que encontré en uno de aquellos (añorados) portales de descarga esta obra, con una portada que evidenciaba que era una edición de los años 60, con una ilustración como de los libros de la biblioteca de mi padre. Janés Editores o cosa así.
A Steiner le obligaba el suyo a hacer un resumen antes de darle una nueva lectura. Me parecía una practica estupenda y he querido siempre hacerlo, pero nunca lo cumplo. Además, como lo he leído a trancas y barrancas, no me siento capaz.
Solo dejo un par de ideas: la lucha del protagonista, Morel, por defender a los elefantes de la caza sistemática parte de una imagen muy potente. Encarcelado en un campo de concentración, le mantuvo vivo la imagen de las manadas campando a sus anchas por África, símbolo de la pura libertad.
A Morel le siguen diversos personajes -muy bien construidos- por muy diversas razones. Su lucha tiene un extraño magnetismo, tantas como utilizaciones por intereses varios, confesables o no.
Y es hermoso y extraño el titulo:”Las raíces del cielo”. Me intrigaba, y encontré esta explicación en una cita.
se trataba, en fin, dice uno de los personajes ante el tribunal que le juzga, de “no renunciar jamás a defender esas raíces infinitamente variadas que el cielo había plantado en la tierra y también en lo más profundo de las almas humanas, donde estas arraigan como un presentimiento, una aspiración, una necesidad de justicia, de dignidad, de libertad y de amor infinitos”.
Sé que hay una pelicula basada en la obra, la he de buscar. Aunque es difícil que llegue a estar a la altura de este novelón, absolutamente fuera de moda pero muy muy recomendable. Cuántas cosas hay que leer más allá de la mesa de novedades.

Ignatieff et moi

Arrastro conmigo el libro de Michael Ignatieff ‘Fuego y cenizas’ por si me sirve de punto de apoyo para alguna columnilla. De todos sus jugosos hallazgos hay uno que no olvido, aunque me cuesta citarlo, porque puede ser poco delicado con los demás. Y es esa frase que dice “nadie lee a los periodistas políticos”. Más verdad que l’evangelio. Aunque a mi no me asusta. Vengo del periodismo cultural. Qué me vais a contar.

Pero confirmo, una vez más, que nadie lee a los articulistas políticos.Todas las columnas que he colgado aquí han pasado sin pena ni gloria.
Que es, por otra parte, lo que se merecían.

“Un calvario”

José Antonio Griñán ha dicho al salir del Supremo que ha pasado “un calvario” por el caso ERE y que “el daño ya está hecho”. Desde que dejó el cargo, el expresidente andaluz ha permanecido fuera de los focos y las pocas noticias que llegaban de él hablaban de un gran sufrimiento personal, junto con un intenso trabajo para preparar su defensa. Hoy ha debido explayarse. De hecho, la suya será probablemente la mejor argumentación que pueda oir el instructor, porque conoce a fondo la administración, la legislación presupuestaria y todo lo que supone la acción de gobierno. Parece que algún asistente a la comparecencia ha contado que el juez ha tenido que pedirle que frenara y repitiera para captar bien sus razonamientos.
Griñán, que llegó a la Junta en 2004 y se encargó de desmontar el sistema que encontró y de imponer nuevos controles, ha pagado su responsabilidad política con creces. Incluso su marcha tuvo un gesto, de inmolación dije entonces, para arrostrar toda ella y dejar libre a su sucesora.
Espero que el tiempo le haga justicia, porque su corta etapa en la presidencia de la Junta, en pleno estallido de la crisis económica en general y de la crisis de corrupción en concreto, fue un periodo que con perspectiva se verá como trascendente para la historia política de la comunidad y del PSOE. Supo ver bien los tiempos que venían y establecer una estrategia para hacer el relevo con éxito, aunque no estuviera exento de errores, sobre todo por la crisis interna que acarreó. Hoy muchos dentro del psoe le reconocen su visión e incluso su generosidad.
Tampoco la Junta ha sabido defenderse ni tuvo reflejos a primera hora cuando el caso estalló. Pero de ahí a que se extienda la imagen de que se lo llevó crudo va un abismo y resulta hasta cruel que se le equipare con quienes tienen cuentas en Suiza, cobraron sobresueldos, ofrecieron contratos con comisiones o gozan de mansiones y grandes patrimonios etc etc
Pero desde luego Empleo era un carajal. Y lo que queda por saber.

Novatos

Los de Ciudadanos se estrenaban hoy en el Parlamnto andaluz y pagaron la novatada. El principal portavoz, el diputado por Huelva Julio Díaz, se quedó en blanco al comenzar a hablar ante los periodistas y tuvo que tomar la palabra el enviado del partido desde Barcelona, José María Villegas. Luego reponían fuerzas en la cafetería, ante una bandeja de gambas en gabardina.