La red es la tercera forma de laberinto, solo que es un laberinto del que no se puede escapar. Dice Umberto Eco