Ahora que volvemos a recurrir a foulards, pashminas y demás cocorocos para abrigarnos el cuello, Ignacio Casas nos indica una nueva fórmula para lucirlos con estilo. Se trata de una especie de “nudo windsor” en versión pañuelo, lo que quiera que sea eso, que yo en mi vida he anudado una corbata. Queda la mar de bien y seguro que tiene éxito.

De nada!
(… De sumo interés ante la promoción de bufandas de Coronel Tapioca que saca La Voz ahora)