La policromía que ha aparecido en la restauración del Oratorio de San Felipe Neri parece espectacular. Me aseguran que en vivo y en directo es deslumbrante. Se sabía, por catas y estudios, que existía alguna pintura, pero no que era de estas características, figuras, color, densidad. Ahora se trabaja en recuperarlas y devolverlas a la contemplación del público.

De modo que cuando se quiten los andamios y podamos entrar de nuevo en la iglesia de la calle Santa Inés no la reconoceremos, pero será más auténtica que la que guarda nuestra memoria que, por cierto, tenía un azul chillón en origen espantoso, aunque el tiempo lo fue atenuando.

Todo esto lleva a pensar en las barbaridades que se han cometido con el patrimonio en general, y el de la Iglesia en particular, que es el más rico y numeroso. También da para alegrarse de comprobar que hemos avanzado mucho en la protección, en la recuperación y en la conciencia de su valor e importancia.

Aquí os dejo el link de la noticia, que lleva una magnífica galería de fotos: http://www.lavozdigital.es/cadiz/v/20101230/cadiz/felipe-neri-deslumbra-20101230.html