Hace unos meses se especulaba con la posibilidad de que Indra comprara los astilleros gaditanos, dentro de una operación para crear un gran consorcio de defensa español, que en una segunda fase podría llegar a crear un grupo europeo, al estilo del aeronáutico.

Sin embargo, ahora la coyuntura es bien distinta. Dada la situación de Caja Madrid, el paquete de acciones que posee en la empresa estaría a la venta. La Sepi estudiaría comprarlo, aunque no hay decisión tomada, que se sepa. El peligro es que entre un grupo extranjero en un sector estratégico como es la Defensa, pero aún peor sería que comprara la empresa para cerrarla.

El asunto es interesante no sólo en el nivel “macro”, sino también en el “micro”, dada la creciente importancia del sector en el tejido empresarial gaditano.