La ejecutiva provincial del PSOE, reunida ayer, además de emitir una nota de prensa más  ’agitprop’ de lo normal, no esconde que tienen todos el síndrome de San Pablo. Se han caído del caballo y se han vuelto griñanistas. La primera cita de uno de los más díscolos ’aparatos’ provinciales socialistas se saldó con una especie de ‘happy end’. Todos de Griñán, muy poquita autocrítica y llamamientos a unirse bajo el estandarte de la pacificación. Encantados de conocerse. Pero ¿no habían perdido?

Alguien me hablaba hoy de que a Griñán le toca ahora deshacerse de “los tóxicos”. Entiendo que cada cual cree que es el de enfrente.

Mañana, a hacer cuentas e intentar destrozar los PGE. Un reciclaje de urgencia, ahora sin Salvador de la Encina, para destripar las cuentas públicas en vez de  vender a toda costa los “logros” del gobierno, que era lo que tocaba hasta ahora.

Cabaña dará una rueda de Prensa el miércoles en Cádiz y Mamen Sánchez, en Jerez. Teófila, a su vez, en Cádiz, pero mañana mismo.

Claro que es un papelón para todos, que cada uno de ellos  ”impulsaron” el puente, las Aletas, el AVE y demás.

En Sevilla, la  primera reunión del pacto entre PSOE e IU termina sin acuerdo, es demasiado pronto, y con una retórica ‘ad hoc’: no queremos repartir consejerías, queremos hablar de programa etc etc.