Vuelvo en el AVE  contemplando la luz de la tarde sobre los campos, los polígonos industriales, las promociones de adosados abandonadas. Este descenso al Sur tiene en cambio un ansia por recobrar la linea del horizonte, al fondo del mar. Y la esperanza del rayo verde