Hago vida de rica, por esta semana. Me voy al cine a las seis de la tarde. Un lunes! Nunca jamás había conseguido tal cosa. Escogí la película esa de los salmones del Yemen, que decía la crítica que era una comedia moderna, un canto a la vida y al optimismo….Ja. Pura propaganda: se trata de un montón de lugares comunes sin gracia, previsible, que tiene como principal atractivo a Ewan MacGregor y el vestuario de Emily Blint, poca cosa en realidad. Una vez más, he picado.

Pero desconectar durante hora y media vale más que los seis euros y pico de la entrada. Con todo, estábamos exactamente cinco personas en la sala.

Por lo demás, sigo comprobando que tengo buenos amigos y eso es lo mejor de la vida.