Me prometí a mí misma no volver a meterme en esto, que a fin de  cuentas interesa a cuatro, pero lo que ha pasado hoy es curioso y merece comentario: Llega la noticia de que Irene García gana la batalla por la portavocía de la Diputación, en lugar de Cabaña,  con José María Román como segundo, y al rato un comunicado incendiario de Cabaña que niega validez a este nombramiento, presentado en el registro de la institución, y habla de “golpe de estado”.

Luego… parece que  las espadas siguen en alto y no es aventurado suponer que los nombramientos de los nuevos representantes de la Junta van a ser traumáticos.

A ver qué dice ahora el regional.  Los renovadores alegan que ganaron 7 a 5 en el grupo, que a Cabaña no le gustó y se fue de la reunión, que el nombramiento es perfectamente legal.

Curioso que sea un Román, Chefi, quien sentencie a Cabaña, quien a su vez sentenció a otro Román, Rafael.

¿Quién fue aquél que dijo  ’¡Vaya tropa!”?