El calor está derritiéndonos, como si nos dijera que ya estamos en África. El clima se hace también tercermundista. acabamos de pasar un monzón y ahora llega este ambiente de no respirar.

El riempo siempre tiene una lectura política, como cuando en el franquismo se decía” un fresco general llega de Galicia” (que antigualla…)

Todo se derrite, no es líquido, como decía Zygmund Bauman, es evanescente: los empleos, los sueldos, las libertades, las mínimas certezas, los afectos, la confianza…