Qué ejercicio tan sano  borrar correos atrasados. Tengo como 60 pantallazos acumulados, aún me queda la mitad por mandar al limbo de los emails. Sin perdón… Salvo para algunos muy emotivos, que pasan a bandeja de archivo.

Como los armarios, mucho acumulado, en desuso, testigos de un tiempo pasado: dados de sí, viejos, gastados, antiguos, inútiles, como lo fueron muchos de esos momentos, esos agobios o esas urgencias.

A mejor vida!