Ya de vuelta: pude coger el ave de las 7, corriendo como las locas. Fui a Santa Maria Novella y me comprè popurri de flores y jabones de violeta. Subí hasta Kielh’s y me traigo una crema de cara y otra de cuerpo. Luego al Thyssen: Hopper. Con tanta gente no se puede conectar con los cuadros, pero mejor algo q nada. Es un autor muy directo, muy misterioso y cinematográfico. Yo habia visto su cuadro del propio museo y los que tiene el MoMa, que creo que no han venido.

La reunión – a todo esto- ha estado muy bien. Grandes proyectos, más aún con el espantoso panorama del sector, y lo q queda por delante. Ganaremos a la crisis.

Concedo que nada de esto os interesa nada, pero es para que quede constancia de que, en realidad, soy una friki.