Articulillo

Mi artículo de hoy en Sur e Ideal: q sepáis q trabajo.

El rayo verde

Desencanto y esperanza

Lalia González-Santiago

Algo hemos avanzado. Los balances políticos más relevantes del año se han dado ya de bruces con la realidad y nos hacen el tremendo favor de no prometer mejoras que no van a venir. Quizá usted estaba en otra cosa, las comidas familiares, las compras navideñas o la mismísima angustia de vivir, pero les cuento que Rajoyque dio una rueda de Prensa, optó por un tono humilde y realista, casipidiendo perdón por los incumplimientos del programa ypor las dolorosas medidas impuestasGriñán se lo montó en plan ‘discurso de Estado’, desde un balcón interior del palacio de San Telmo, sobre la diferencia de actuación de su gobierno respecto del central, para que éste sea un“tiempo de cambios, pero no de retrocesos”.

Los políticos ya no ‘suscitan’ esperanzas. La ‘suscitación’, me contó una vez un catedrático de Filosofía, era una curiosa ceremonia religiosa antigua, por la cual al moribundo se le inducía  a revivir o resucitar (‘resuscitare’) y luego éste ya se moría sin más.  Así que dejemos las cosas como están.

Cada vez que comienza un año, en el momento de las uvas y las campanadas, tendemos a esperar de manera innata que vengan tiempos mejores, incluso ahora que todo nos arrastra un pesimismo apocalíptico. Porque en el fondo, en el fondo del fondo, aún late más o menos un sentimiento de resistencia al fatalismo, de esperanza. “Tras las cosas como son  hay siempre una promesa, la exigencia de como debieran ser”, dice Claudio Magris en ‘Utopía y desencanto’, un lúcido análisis en el que establece que este sentimiento de desilusión que hasta ha dado nombre a una generación “es una forma irónica, melancólica y aguerrida de esperanza”. El  mundo, entiende Sancho Panza, “no es completo ni verdadero” si no se va en busca del “yelmo hechizado” de Mambrino.Seamos realistas, pues, y pidamos lo imposible. Un feliz 2013. Dentro de lo que cabe.

Feliz 2013

He descubierto un artículo de Claudio Magris de 1996, titulado ‘Utopía y desencanto’, que da nombre a un libro recopilatorio y que dice exactamente lo que yo quería decir, o lo que yo intuía, pero mucho mejor, argumentado a fondo y con esa claridad de exposición del maestro italiano. Lo recomiendo mucho porque es lo que en este momento necesitamos leer. Un texto que no es gratuito, que no es facilón ni hermético, pero que sitúa la realidad en un plano consistente.

A ver si me explico, que no es cosa de soltar un rollo.Yo entendía, o presentía, que en medio de todo este horror y este miedo en el que estamos todo el día, en cada conversación, late la vida, que es esperanza, y eso no es de izquierdas ni de derechas (aunque hay quien piense que está más de su lado, es normal) ni del Gobierno o de la oposición, de Madrid o de Sevilla, de los miserables de uno o de otro lado, es algo más importante y sólido, que está en el centro del centro, en un lugar del “interior-intimo-mio” (dice Valente, aclaro)

Afirma Magris que (y voy a hacer el esfuerzo de resumirlo para vosotros, como regalo de Reyes anticipado) Leopardi, en su “Diálogo entre un vendedor de calendarios y un transeúnte” habla de la estremecedora vanidad de esperar al final de cada año, otro más feliz que los anteriores, cuando también se esperó a su vez con la confianza de que traerían consigo una felicidad que nunca trajeron. Frente a quienes proclaman que la vida no es más que vacío, error y horror, en el diálogo leopardiano hay “un tímido amor a la vida y una hosca espera de la felicidad que quedan desmentidos por la sucesión de los años pero continúan viviendo, con temor y temblor, en el ánimo y permiten sentir el dolor y el absurdo con mucha mayor fuerza que el pathos catastrófico”.

Analiza si el advenimiento del nihilismo, el fin de los valores y los sistemas de valores es  una liberación (para Nietzsche) o  una enfermedad que combatir (para Dostoievski) y cree que las utopías son “una levadura que por sí sola no basta para hacer pan, pero sin la cual no se hace buen pan”.

Utopía significa “no rendirse a las cosas tal como son y luchar por las cosas tal como debieran ser; saber que al mundo, como dice un verso de Brecht, le hace buena falta que lo rediman”. Pero “la salvación no llega una vez para siempre, sino que está siempre en camino, hasta el final de los tiempos”. Cada generación, añade, debe empujar su propia piedra como Sísifo.

Reivindica Magris el desencanto, en contra de su mala fama:  “corrige la utopía y refuerza su elemento fundamental, que es la esperanza”. Es “una forma irónica, melancólica y aguerrida de la esperanza”

“En el desencanto, como en una mirada que ha visto demasiadas cosas, se da la melancólica conciencia de que el pecado original ha sido cometido, de que el hombre no es inocente y el yelmo de Mambrino es una bacía. Pero se da también la conciencia de que el mundo de vez en cuando es tan encantador como el Edén, de que los hombres débiles y malvados son también capaces de generosidad y amor, de que un cuerpo efímero y mortal puede ser amado con pasión y el yelmo de Mambrino, aun inencontrable, refleja su resplandor en las cazuelas oxidadas”.

Con esto os dejo.

Feliz 2013.

(del 12 ya mejor nos olvidamos).

Lista para un trabajo ideal

1.- Que exista

2.-Que  cotice lo necesario para llegar a la jubilación, aunque este límite sea cada vez más impreciso

3.-Que garantice un sueldo suficiente

4.-Que satisfaga la vocación (dentro de lo que cabe)

5.-Que permita contemplar atardeceres

6.-Que éstos sean sobre el mar de Cádiz

Hillary se pone coleta

Cuanto más sé de ella más me atrae la ya exsecretaria de Estado norteamericana que, quizá, se convierta en la primera mujer que presida los Estados Unidos.  Le pregunté a Mercedes Gallego el otro día: ha decidido tomarse un año sabático, tras una intensa legislatura que acabó en un desvanecimiento, hace unas semanas. Ha dicho que sólo le apetece descansar y que luego ya verá. De momento, poco antes de dejar el cargo, a la vuelta de un viaje de Birmania, se recogió el pelo en una coleta y fue muy criticada por no cuidar su aspecto. Ella dice que le da igual, que tiene la edad que tiene. Precisamente eso pensé el otro día al ver una foto suya en un periódico.

Es muy probable que en cuanto se recupere vuelva a la escena y tome el relevo de Obama, que ya no puede optar a otro mandato. Por lo que Mercedes cuenta, lo ganaría, aunque en las filas republicanas hay candidatos y mucho por definir.

Hillary ha conseguido, pese a todo, dejar de ser ‘la mujer de’, aunque Bill fuera presidente y le endosara el tremendo legado del ‘caso Lewinsky’ . Su capacidad es extraordinaria, dice Mercedes, y debe serlo, no sólo para llevar en la cabeza con datos la situación geopolítica del mundo, también para cargar con tantos obstáculos y prejuicios en un país que, en realidad, es más antiguo que un miriñaque.

 

Vuelta atrás

Da la impresión de que la publicación de la noticia acerca del plazo de seis meses que el PP andaluz se ha dado para elegir candidato ha hecho a éste resituar sus planes y ‘enfriar’ los tiempos. Será clave que Rajoy acomode a Arenas en el Gobierno o en algún puesto de relevancia para que las aguas andaluzas se calmen y la elección del cartel electoral se haga con tiempo. Los suyos andan revueltos, mientras ‘los otros’, el sector Cospedal, se mantienen también con las espadas en alto.

En fin que si 2013 no es año electoral no por eso dejará de ser muy activo en política, en política partidaria se entiende, y deberá dar en decisiones de calado para el futuro de los partidos mayoritarios.

Primarias

Como en un gota a gota, gota malaya por supuesto, el PSOE andaluz, o sea Griñán, intenta forzar a Rubalcaba a convocar primarias y presentarse. Para perderlas, entiendo, aunque el desapego de los socialistas andaluces hacia la otra alternativa visible, Chacón, es ya evidente.

Es probable que la federación ahora más hegemónica que nunca por la via del poder y de los votos, la andaluza, quiera hacer valer su poder orgánico, el que el actual equipo nunca ha tenido, en Ferraz.

Pero hay muchas interrogaciones: ¿Quién será la tercera vía? ¿hay un candidato en la sombra que auspicia Sevilla? ¿es este el momento adecuado para levantar esa liebre y ahondar esa brecha? Y sobre todo ¿calculan unos y otros el daño que les hace a su maltrecha imagen andar todo el día con sus cuitas internas?

Entrevista con Emilio de Llera

Y aquí os dejo esta entrevistita que publiqué el domingo. Con el consejero de Justicia, Emilio de Llera. La pieza principal no está enlazada, pero se puede acceder a ella desde el despiece. Por si queréis comprobar que aún palpito.

 

http://lector.kioskoymas.com/epaper/viewer.aspx

 

Vivamos

No os lo perdáis, compañeras.

Un sueño, que nos diga todo eso y que lo haga el gran grandísimo y guapísimo Bosé

2013 promete

Recupero el uso del blog, que ha estado unos cuantos días averiado.

Aquí os dejo esta felicitación del año . Es lo más optimista  que me ha llegado.

Ya que no podemos creer en los dioses, ni en los políticos, ni en los horóscopos, creamos en el revés de las cosas.

Como Alicia al otro lado del espejo. 2013 promete, sólo hay que descubrirlo

Homeland

No sé si hubo más decepción que alivio el viernes, cuando resultó que en fin no se acabó el mundo.  La depresión es una epidemia social que está en fase aguda y que no encuentra ansiolítico que la alivie. ¿A qué habrá que esperar ahora para que todo esto cambie? Ayer hablaba con Mercedes Gallego, corresponsal de Vocento en Nueva York, que ha vuelto a casa por Navidad, y me decía que desde allí no se ve nada claro eso de que vamos a salir del túnel en 2013, que es la única esperanza en la que vivimos, y retrasaba el horizonte al 15, aunque con la salvedad añadida de que quién sabe cuándo la mejora de las grandes cifras  se notará en la vida de los ciudadanos, que es de lo que se trata.

Quizá por eso el balance del año que el presidente de la Junta de Andalucía ofreció el mismo viernes en la sede de su partido tuvo un aire de trámite o de acto comprometido por las fechas y obligado  por una estrategia de comunicación marcada desde Ferraz. A Griñán sólo le alcanzó para decir que “espera” que el año que viene sea “el de la recuperación de la confianza”. No de la economía en general o del empleo en particular. De eso no hay ni va a haber. Confiar es una cuestión del alma y además, es gratis.

La ‘economía del dolor’ no nos va a dar tregua en el año que pronto empieza. Porque aunque el PIB sea cuatro veces superior al de la España de la transición, como también gusta decir al presidente andaluz, su reparto  ha agrandado la desigualdad y se abre una brecha social insólita. Los que están fuera ven que se están quedando sin un país al que volver y que su ‘homeland’, su dulce patria,  se ha vuelto, como en la serie televisiva, un lugar incierto, hostil, amenazado.

Igual sólo nos queda recurrir a las pastillas con las que de Carrie Matthison, la espía de la serie, controla su trastorno bipolar.