Congreso antes de Navidad

Los socialistas andaluces se tomarán el turrón con su dirección renovada. Antes de que termine otoño, que lo hará el 21 de diciembre, será el congreso extraordinario que colocará a Susana Díaz en la secretaría general. Se celebrará, pues, con antelación a  lo inicialmente previsto, ya que se suponía para enero, aunque nunca se fijó de manera oficial una fecha, en esta ambigüedad calculada (y constantemente desmentida por los hechos) que se ha traído Griñán en toda su ‘operación salida’. 
Parece que  el expresidente tiene prisa por dejar el cargo orgánico. No es que tema una bicefalia, porque él no quiere meterse en los asuntos de la presidenta, sino que desea dejar el despacho de la calle San Vicente,sede regional del partido,  asignado al secretario general y que, por lo que se ha comentado, apenas había sido ocupado antes. Aunque se cuenta con que a Díaz le llegará el momento de “matar al padre” no se piensa que vaya a ser ahora, ni en una ruptura dramática.
Si puede darse algún roce sería entre Mario Jiménez, vicesecretario general ahora mismo, y Susana Díaz, porque es ‘este quien está ocupando el espacio mediático del partido, mientras la presidenta se centra solo en el escenario del Gobierno. Jiménez es “del equipo” y está ya resignado a irse al Senado y dar el salto a Ferraz. Comienza a hacer sus incursiones en política nacional y orgánica. Será quien lleve la voz de Andalucía a la conferencia política, con la aspiración de salir de allí como un valor en alza, dentro de la empanada de liderazgos de futuro que tiene el PSOE, aunque con billete de vuelta, en principio. Griñán y el “aparato” confían mucho en sus capacidades.
La dirección socialista andaluza trabaja en el cumulo de ponencias que llevará a la conferencia política, donde liderará el debate sobre modelo territorial, uno de los grandes caballos de batalla del cónclave, y a donde debe llevar la propuesta de limitación de mandatos, como prometió Griñán al marcharse. 
Con todo, Andalucía va a la reunion con la tranquilidad de que, se decida lo que sea sobre primarias, la cuestión que más “morbo” suscita, aquí ya están hechas y a la medida. 

EN EL PARLAMENTO 

Pero el expresidente ha sorprendido a todos con el retraso a renunciar a su acta de parlamentario andaluz. Estrenado el escaño en el Senado, se daba por hecho que Griñán dejaría el puesto que ganó por Sevilla para no hacer un papel incómodo, ni incomodar a los suyos con su presencia. 
Sin embargo, parece haber optado por emular al que fuera su gran rival , Javier Arenas, y compatibilizar el Senado con una esquina de los bancos de su grupo parlamentario en el Hospital de las Cinco Llagas, donde se aloja la Cámara andaluza.
El expresidente piensa quedarse y no tiene puesta  fecha fija a su marcha. No se irá cuando ceda el partido a Susana Díaz, sino que mantendrá su presencia en el Parlamento andaluz. Se le pudo ver el jueves en la Cámara, sin corbata, departiendo en el bar con varios consejeros, como Luciano Alonso o Emilio de Llera. Pero no entró en el salón de plenos para asistir a la sesión de control, la primera en que su sucesora se iba a enfrentar con Juan Ignacio Zoido. Quizá temía, como en el debate de investidura, coartarla en las réplicas a las críticas que el líder del PP-A  dirigiera contra su gestión, su salida, su vinculación con los ERE.
Mientras rehace poco a poco, o al menos deshiela su antigua relación con Chaves, Griñán no se resigna a aburrirse en el Senado un par de días en semana. Considera que aún puede aportar a la política andaluza. 
Con todo, aún ha de terminar la etapa de “despresurización” de sus responsabilidades de Gobierno y acostumbrarse a que le pase lo que decía  en un poema César Vallejo, ” hoy no ha venido nadie a preguntar ni me han pedido en esta tarde nada”.
Aparte está el peso de la losa de los ERE, que sepulta el animo de todos los “señalados” en el polémico auto de Alaya, varios de los cuales se reunieron el jueves en el Parlamento de manera restringida, y de los ex altos cargos imputados, sobre todo el ex viceconsejero Antonio Lozano, a quien Alaya ha fijado una fianza civil desmesurada, 56,6 millones de euros, que amenaza con arruinar el futuro de su familia, aunque alega que nunca tuvo responsabilidad ejecutiva en la asignación de partidas presupuestarias en las áreas. 
Por el contrario, Alaya no ha exigido fianza ni al interventor ni a la secretaria de Empleo, a quien elogia su disponibilidad a colaborar con la investigación. Lozano se negó a declarar tras una accidentada “vistilla”.
El  E jecutivo mantiene una exquisita distancia de todo el devenir procesal del caso, aunque la procesión va por dentro. 

Gran Campo Baeza

 
Alberto Campo Baeza ha sido elegido miembro internacional del Royal Institute of British Architects (RIBA). La institución británica reconoce con la distinción vitalicia la labor de los arquitectos que, desde fuera del Reino Unido, hayan contribuido significativamente a la disciplina. Yo he perdido la cuenta ya de los honores que recibe el arquitecto gaditano, cada vez más, mayores, más frecuentes.
Qué alegría y qué gloria, a ver si se le reconoce en su tierra como merece.

El descubrimiento del resto del mundo

Hace quinientos años, tal día como hoy, España descubrió el Pacífico. Un hidalgo de Jerez de los Caballeros, de nombre Vasco Núñez de Balboa, de vida atrabiliaria, tras una expedición larga, cruel y terrible a través de la intrincada selva de lo que hoy llamamos Panamá entraba en el mar con su armadura, su casco, su bandera y una gran cruz de madera, y tomaba posesión de ese Océano en nombre de Dios y de Castilla
La escena ocupa el rango de “momento estelar de la humanidad” y como tal lo describe Stephan Zweig en el libro de este título: “En ese momento, Balboa ordena a sus hombres que se detengan. Nadie debe seguirlo. No quiere compartir la primera vista del océano ignoto. Quiere ser el único, el primer español, el primer europeo, el primer cristiano (…) que haya divisado el Pacífico”.
Habían pasado 21 años desde que Colón descubriera América cuando buscaba la ruta de las especias. Llegó a una isla que creyó un continente y que no se correspondía con nada de lo conocido. Nadie sabía cómo seguir avanzando y hacia dónde. Qué era aquello. Un catedrático de la Universidad de Sevilla decía hace poco ante una gran foto de América: “¡Lo que hubiera dado Felipe II por ver esto!”. El Archivo de Indias guarda 7.500 planos de América. La cosmografía era la ciencia secreta.
Vasco Núñez de Balboa había llegado a América en 1501 en busca de fortuna. En Santo Domingo pierde hasta las cejas y se embarca como polizón, oculto en un cofre, en un barco rumbo a Urabá. Tras motines, naufragios, batallas, Núñez de Balboa establece un asentamiento en Darién, desde donde inicia la exploración de Panamá. Tiene la suerte de dar con el paso más corto de Centroamérica, pero aún así ha de atravesar selvas impenetrables y luchar y pactar con las tribus que encontraba a su paso. Uno de los caciques le habla de ese mar que le espera al otro lado. También del “Birú”, la tierra del oro, el Perú. Nada fue igual a partir de entonces para el mundo, aunque el adelantado del Mar del Sur no halló tampoco entonces reposo y tuvo un triste final, en enero de 1519, ahorcado y con su cabeza expuesta para escarmiento público en la ciudad de Acla por el gobernador Pedrarias, de quien la historia habla como un gran villano.
Hoy la figura de Núñez de Balboa sigue siendo discutida. Para unos fue codicioso y cruel, y estremece leer cómo usaba su perro Leoncico para despedazar a los indígenas. Para otros, se distinguió como un hábil negociador con los caciques, uno de los cuales, Careta, le recibió con tesoros sin cuento, entre ellos la perla “Peregrina” que lucía Liz Taylor, y le dio como esposa a su hija, con quien vivió un intenso amor romántico.
Pero si la aventura del descubrimiento es en sí apasionante, no menos resulta su importancia geográfica. A partir de entonces, el mundo se completó, la Terra Incognita lo fue un poco menos y se abrieron nuevas e importantes rutas.
La primera, hacia Oriente, hacia la Especiería, que era el verdadero objetivo de Colón. En 1540 ya los españoles habían llegado a Filipinas y allí establecieron la cabeza de puente con China y Japón. Aún esperaba otro reto por superar: los barcos iban pero no podían volver, hasta que el vasco Urdaneta descubrió “el tornaviaje”, una ruta que aprovechaba las corrientes. Ya estaba completado el círculo y el galeón de Manila a Acapulco conectó los dos mundos.
El descubrimiento del mar del Sur hizo posible también una ruta hacia el Norte, por las Californias, donde aún quedan huellas de las misiones. Sólo el frío detuvo a los conquistadores españoles, que no llegaron a plantar cara a los rusos, que entraban por el norte.
Una tercera fue la ruta del sur, la que llevó a Perú y el imperio de los incas, El Dorado prometido.
El cambio en la visión del mundo fue cualitativo. Entre tanto, salía de Sanlúcar otra expedición para rodear el mundo, la de Magallanes-Elcano. La casualidad hizo que atravesara el estrecho de Bering de noche y no vieran Australia. Todo un continente que se habría incorporado a la Corona.
Hoy, los americanistas lamentan el injusto olvido de este episodio crucial de nuestra historia. Todos coinciden en que si lo hubiera protagonizado cualquier otro país se habría “vendido” como merece.

El Pacífico

El jueves vi la muestra que el Archivo de Indias dedica al descubrimiento del Pacífico, del que mañana se cumplen 500 años. La hazaña de Núñez de Balboa cambió nuestra percepción del mundo y descubrió el resto del planeta, pero solo nos acordamos del descubrimiento de América y hasta con poco brío. La historia es apasionante, a la vez que terrible. Tanto por las tropelías del conquistador y los gobernadores de la época como por lo que tiene de heroico. Cruzar aquella selva, llegar a ver ese mar por primera vez (lo cuenta Stephan Zweig como uno de los “Momentos estelares de la Humanidad”) en medio de un mundo donde nadie sabía donde estaba de pie ni qué había más allá del horizonte es una aventrua y una hazaña. Los cosmógrafos eran los expertos más cotizados. Después vendría la expedición a Filipinas, el “tornaviaje” que hizo posible la vuelta; las misiones a las  Californias y hasta el oro del Perú.

Lo mejor, con todo, es que la expo me ha dado ocasión de charlar con Manolo Ravina en su despacho monumental del Archivo, un espacio que es como un salón del trono y que es ni más ni menos que lo que él se merece. Luego me guiopor un tour privilegiado: las galerías subterráneas del edificio, que comunican con el anejo dedicado a los investigadores y que es una red intrincada de pasadizos, medievales e incluso romanos, muy bien conservados e iluminados, pero por los que más vale no perderse.

Mañan publico un artículo en los regionales de Vocento. Ha sido interesante.

Un nuevo discurso público

Subo de la calle con el corazón encogido. En el paseo de mi ciudad una persona pide cada veinte metros. Demasiados, aunque queramos blindar la sensibilidad con eso de la mendicidad como negocio, las redes de falsos pobres, etc. Algunos de ellos cortan el cuerpo, como el hombre cuarentón que confiesa que necesita para comer y no tiene casa, la anciana acuclillada en la puerta de un bar, el joven esquelético en un portal… Es la realidad (diría Clinton), estúpidos.

La nueva presidenta del Gobierno andaluz ha dado consignas claras a su equipo: diálogo, consenso, negociación. Lo decía aquí mismo ayer el consejero Jiménez Barrios, se ha visto en las comparecencias de esta semana en el Parlamento: pocas aristas, buen rollo hasta con los exabruptos de la oposición, acabar con la crispación.

Todo eso está bien, vale, pero resulta insuficiente, tímido, superficial. La calle, los andaluces, necesitan otro discurso. No tanto como el del presidente de Uruguay, Pepe Mugica, que se quedará el 10% de su sueldo y donará el resto a asociaciones, porque las nóminas de los consejeros, al menos, no son para tanto. Hace falta un zamarreo, una sacudida como la que el Papa Francisco ha dado a la comunidad católica. Para sorpresa general ha sentado bien, la gente vuelve a sentirse orgullosa de pertenecer a esa Iglesia y hasta en medios laicos se celebra esa valentía, esa franqueza.

Pues hay que reconocer, por ejemplo, que entre tanto organismo, tanto papeleo, tanto ‘stablishment’ se ha perdido la perspectiva de la gente; que se ha creado una casta que ha manejado a su antojo el presupuesto público, que en el nombre de supuestos fines se han utilizados medios que no se justifican, que se han invocado grandes ideas para conseguir oscuros fines y que a pesar de todos los pesares, las desigualdades se han agrandado y los banqueros se siguen yendo de rositas, cuando no les pagamos la fiesta entre todos. No deberán pagar justos por pecadores, vale, pero alguien tiene que decir las cosas como son. Es lo que ahora la calle espera oír.

Probando, probando

El nuevo sistema operativo, que ya no sé por cuál vamos, mola!!

me sube la autoestima ver que puedo aprender alguna chorrada nueva

Indignada/muy indignada

Mucha Ley Wert y mucha bronca, pero el sistema actual de educación es descacharrante. A ver: resulta que cualquier estudiante puede salir de bachillerato sin tener ni idea de ¡Literatura Universal! La puede cambiar por cualquier cosa, jugar con ordenadores, por ejemplo, e irse a la universidad sin haber leído ni oido hablar de Goethe, de Bocaccio, de Shakespeare, o de Borges… Me parece alucinante.

Pero aún hay más. Hasta en los propios medios educativos se comprende que sea así. Uno, porque hay que sacar nota de cara a la selectividad,  y a las becas, y esa tontada de aprender a usar un ordenador, como si no supieran, les garantiza mejorar la media. Otra, porque la literatura tampoco es obligatoria para selectividad, de modo que da lo mismo…

Aún más: resulta que hasta se comprende que no se curse esa asignatura porque los niños han leerse ¡Siete ! libros en el curso, siete. Ellos, pobres, que no están acostumbrados a leer a sus 17 años.

Aunque el temario es disuasorio, y en eso es en lo único que coincido. Si han llegado hasta aquí sin tener más contacto con la Literatura que los resúmenes de los textos y sin leer más que tuits, meterles en vena El Decamerón, Werther o similar es muy duro. Desde luego no sirve para hacer lectores.

Total, que así son las cosas y así vienen siendo. Luego queremos tener ciudadanos críticos, cultos, preparados.

Vidas ejemplares

El lunes participé en un Encuentro, el programa de CSradio, con la alcaldesa de Aznalcázar, Dolores Escalona. Una mujer jornalera, que dejó el colegio con 8 años, que se separó con veintitantos y tres hijos y que hoy, tres décadas después de lucha, trabajo y voluntad férrea, es “la reina de la patata”. Desde la explotación agrícola que consiguió del Iryda, tras mucho pelear, porque las mujeres entonces no tenían derecho a tierras, se ha convertido en la principal proveedora de Marks& Spencer, por ejemplo, de Texco y de mercados de todo el mundo. La invitan a sesiones de esas de ‘coatching’ y no me extraña, porque contagia fuerza y entusiasmo.

Al empezar a grabar pidió un vaso de agua. ‘Porque la pastilla del cáncer me deja seca’. Ha superado un tumor de mama y dice que la proponen como para anunciar la quimioterapia, de los buenos resultados que ha obtenido. Aunque sin duda tendría que ver su actitud. Cuando el médico le dio la noticia su respuesta fue: “Pues venga, lo que sea rápido que tengo mucho que hacer”.

Se emitirá el viernes tarde-noche. Os lo recomiendo de verdad.

A las buenas

G. me dice que estuvo a punto de llamarme cuando leyó mi post  que titulaba “Me relocalizo” y  que se identificó con mi rollo. Eso me da alas para seguir. Tú lo has querido!

No era solo la evocación de la infancia, sino la transmisión de la herencia. Es la pulsión que me sostiene ahora mismo y me asombra. Dar a la generación nueva que recién asoma en mi …¿estirpe? en mi vida, aún más, ese legado que yo recibí, de alegría, de luz, de curiosidad… Es un regalo, un compromiso, un objetivo imperioso, radical. Sueño con sentarme bajo un pino a leer, despacio, con entonación, “La dama y el vagabundo” en la edición desencuadernada que conservo y que aún me sé de memoria de tanto como la manoseé en su tiempo; o la preciosísima edición de Lumen de ‘El libro de las bestias’, a la que quito el polvo de vez en cuando en espera del momento.

Todo eso viene a significar que no vivo para más que -de lunes a viernes- llegar al momento Face Time y recibir, como un calambre, la sonrisa, la agitación, de C. cuando me ve en el iPad de su padre y cómo comenzamos nuestro ritual de canciones, de gestos, de deliciosa complicidad… aunque ella no lo sepa.

Tened paciencia, estoy chocheando.

 

Hitchcock en San Telmo

http://www.diariosur.es/v/20130911/andalucia/magistrada-concede-minuto-gracia-20130911.html

Mi crónica de la toma de posesión del nuevo Gobierno. Nunca se vio nada igual.

(Repito link. No me deja meterlo en el texto

http://www.diariosur.es/v/20130911/andalucia/magistrada-concede-minuto-gracia-20130911.html )