Mensaje desde el patio de los leones

En unas horas conoceremos el discurso de fin de año de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que se emite por Canal Sur a las ocho de esta noche y que fue grabado el pasado viernes en el granadino patio de los leones. Es la primera vez que el mensaje presidencial sale de los aposentos de San Telmo (o de la Casa Rosa durante las obras de éste) y el gesto de la jefa del Gobierno andaluz parece encerrar en sí mismo un mensaje múltiple. Por una parte es una nueva escena para el nuevo tiempo, por otra visualiza la idea de salir de los despachos para aproximarse a la calle y, sin duda, viene a realizar un guiño a la Andalucía profunda, la antes llamada Oriental, que se siente lejos del centralismo sevillano y hacia la que Díaz ha tenido gestos de acercamiento, por ejemplo, al darle prioridad en su agenda de viajes institucionales.

Este primer discurso de Susana Díaz, del que sólo se sabe que será breve, cuenta con un interés añadido (al escaso interés que tienen estos mensajes, dicho sea por ser fieles a la verdad) y se refiere más al continente que al contenido. No hace diez días que realizó su balance de los tres primeros meses en el cargo y enumeró la batería de leyes y medidas que esperan para el año que viene, con una densidad extraordinaria para el primer trimestre, por cierto. Es de esperar, pues, que no repita ni entre en detalle, sino que vaya más a ideas generales que, emitidas en el momento en que los andaluces comienzan a prepararse para las uvas, han de invitar al optimismo, algo harto arriesgado, o a la confianza en la política, una idea aún más difícil de promover. No quisiera estar en la piel de quien se encargue de redactarlo. Uf.

El interés principal, pues, es ella:la política del año, la gran revelación del socialismo español y la «estrella ascendente», cuyo fulgor va a ser puesto a prueba en un 2014 que se anuncia singularmente difícil sobre otros años difíciles, miseria sobre miseria, por mucho que se adviertan signos de recuperación en los arcanos de Gotham.

Juicio a la Transición

Me ha interesado mucho esta entrevista en Jot Down a Gregorio Morán,a quien leo cada sábado en La Vanguardia. Me la pasa otro grande, Miguel Veyrat, que sabe de la época. La verdad es q resulta bastante destroyer, pero seguro que acierta en gran medida. http://iniciativadebate.org/2013/12/29/gregorio-moran-los-padres-de-la-transicion-eran-absolutamente-impresentables/
ya me decís!

Pastoral

Hay que oir una pastoral por Navidad
en Radio Clásica están dando un programa estupendo, y me acordé de los napolitanos de la Capella della Pietá de’ Turchini.

http://m.youtube.com/watch?v=yJM8zZ98vlc

y esta:

http://m.youtube.com/watch?v=HRVpQq5dnZU

Rp en el PP-A

Fui ayer a la habitual rueda de Prensa del PP andaluz, porque no tenía más remedio, porque no hay streaming, que tienen la sala de prensa en obras, y porque esperaba algún anuncio en el camino hacia la elección del nuevo líder. Comparecía José Luis Sanz, así que era posible alguna noticia. No la hubo. Acaba el año y no se ha convocado la junta directiva que ha de fijar el congreso para elegir el nuevo líder. Aunque el secretario general cree que será “seguramente en enero” ya incluso se habla de marzo. Zoido está en su alcaldía y allí, en la sede de la calle San Fernando, parece que el vacío se agranda. Pero en Génova sigue sin haber prisas y aquí, a medida que pasa el tiempo, la incógnita de quién será se agranda y cobra más morbo, hasta el punto que ya interesa poco lo demás que cuentan.
Tenía el día un atractivo añadido. Bendodo, el presidente del PP malagueño, que es el más rebelde de ellos, había dicho el día anterior que el candidato que salga debe “no tener miedo a perder”, una de esas frases que no se dicen al azar. Es decir, que el partido no cuenta con ganar en las próximas autonómicas y, sobre todo, que quien acepte deberá quedarse 8 años, con su derrota a cuestas. En realidad, no le falta razón, pero que lo diga en público debe significar algo.

Manzanas traigo

Hoy resulta que cumple Serrat ¡70! años. Pensé en buscar una canción de esas de toda la vida y me dio pereza. Es un lugar común ya excesivo, repetitivo, cansino. Así que os pongo esta, que me gusta más (por abierta, elíptica y algo perversa) y me ha aparecido en YouTube. Por cierto que ¿os acordáis cuando no había YouTube?

Transparencia

El Gobierno andaluz hizo público anoche el orden del día del consejo de gobierno: http://www.juntadeandalucia.es/presidencia/portavoz/resources/files/2013/12/26/1388078699647Or13%2027%20DICIEMBRE.pdf
Fue una promesa de la presidenta en aras de la transparencia. Habrá que seguir si todo se aprueba, si queda margen de negociación en la mesa gubernamental y hay cosas que se retiran, si el’consejillo’ previo funciona… Incluso será la ocasión para contrastar si sigue el ‘perfil bajo’ (por ser amable) de la acción del ejecutivo andaluz.
Quedan otras promesas, que yo recuerde. Díaz habló de hacer públicos también los expedientes de los temas que van al consejo. Algo de alto riesgo.
Y aún algo más se ha quedado postergado: los diputados socialistas iban a hacer públicas las declaraciones de la renta de sus cónyuges. Aquello quedó en “se va a hacer una consulta” por la cosa de la protección de datos. Se conocieron las de las parejas de los consejeros (una noche, a altas horas) y antes el grupo de IU dio a conocer las declaraciones de casi todas las parejas de sus parlamentarios. Pero de los socialistas seguimos sin saber nada. Un olvido oportuno, entiendo. Cuentan con nuestra falta de memoria, ese aturrullamiento en que vivimos.

Un cuento por Navidad

En momentos como este (esta resaca de Nochebuena, el dulce vacío de la casa, el ‘farniente’ postPantagruel) mi memoria se va sola y me lleva al comienzo de la vieja edición de “La dama y el vagabundo”…
“Aquella mañana de Navidad, Jim prepara un lindo regalo para Darling, su querida esposa”
(así de incorrecto, sí, de excesivo)
Tantas veces leído
Tantas que significa la emoción de la lectura, el descubrimiento de las posibilidades de soñar, de ensanchar la vida, que dan los libros.
Cada uno de mis hijos tuvo “su cuento”, el que me hicieron leer miles de veces, hasta aprendérselo de memoria e impedirme que me saltara ni una sola frase.

De modo que me fui a mi librero, el gran Juan/Manuel de Falla, y le puse la librería patas arriba para conseguir ese trofeo exclusivo: El Cuento de C.
Lo conseguimos. Es una edición preciosísima, ilustrada por un clásico inglés, una historia tierna y mágica, sencilla y desplegable, para leer despacio, con entonación, incluso con voces, cuando cae la noche y pactamos con el día ante el prodigio de la niña que se duerme….
(Y qué otra cosa es la felicidad)
Mi ilusión raya con el pánico: en este mundo tecnologizado, en que los bebés usan tabletas y juguetes con miles de prestaciones, ¿una modesta historia de papel seguirá teniendo atractivo?
Si la respuesta es No será tan triste.

Si un día de invierno un viajero

imageSi un día de invierno (o de primavera, verano, otoño) un viajero llega a Cádiz y se aturde con la luz y la silueta de la isla, y con el laberinto de sus calles y con la curva del horizonte, no tiene más que hacerse con ‘Un Paseo Cádiz A Journey’, la guía que ha escrito Julio Malo de Molina y editado Mayi y que leo ahora, con el espíritu del visitante. Me gustaría no haber conocido nunca esta ciudad para poder recorrerla por primera vez y descubrirla de la mano de este libro, de su elegante prosa, de su poso de sabiduría, de su gusto por el detalle que nunca es excesivo, chauvinista, casposo.
Pero nací, crecí aquí y me crié en el culto de sus adoradores. Sin embargo, hace falta dar nombre a las cosas, escribir y no solo describir la ciudad. La palabra le da un sentido nuevo, cohesión, perspectiva. Así, pese a tantas veces vista o recorrida las calles, los detalles ornamentales, las sólidas murallas, el trazado urbano, las fachadas, las esquinas, hasta los recuerdos parece que se materializan. Una luz les enfoca en espera del aplauso.
Me gusta la literatura de las guías de viaje, que encierran promesas de descubrimientos y que son por definición ágiles, prácticas, esenciales. Pero ‘Cádiz’ da un paso más. Recoge elementos histórico-artísticos de interés, y es claramente una guía de arquitectura, hija menor de la que editaron hace unos años Juan Jiménez Mata y el propio Julio Malo de Molina. Tiene también todo un programa ideológico, de defensa de la ciudad, de su vida propia, de la coexistencia de las edades, de defensa del buen gusto y de la supervivencia de todo un programa vital, ese que se resiste a dejarse vencer por la ramplonería y la moda y que busca la belleza en el detalle más sencillo, que sabe mirar y valorar un plano, una luz, un vacío, una vertical o la traza de la historia en la piedra. Incluso el sentimiento de compartir el mismo sol con la Antigüedad, sin que ello signifique complacerse en el ombliguismo.
Qué gran ciudad, pese a todo.
De manera que, por seguir en deuda con Italo Calvino y el libro que da titulo a este post, si entran en una librería y se saltan todos los Libros Que No Voy a Leer, los que Ya Parece Que He Leído y Los Que Alguna Vez Leeré Si Tengo Tiempo, no dejen de reparar en este librito azul, edición bilingÜe, que está en la categoría de Libros Que No Puedo Dejar de LLevarme.

Montero y Alaya

Reconoce la consejera de Hacienda lo que ya conté, que en los funcionarios hay pánico a firmar porque Alaya les pueda encausar y se piden informes de informes y más informes. http://www.diariosur.es/v/20131222/andalucia/mayor-control-debe-paralizar-20131222.html
Por lo demás, aquí va la entrevista completa: fiscalidad, financiación, déficit y recortes en la administración paralela. Todo se andará: http://www.diariosur.es/v/20131222/andalucia/podremos-recortar-millones-viene-20131222.html

Felicidades

El calendario nos depara unas navidades raras, como interruptus. Nochebuena y Año Viejo, días que no se trabaja en la Prensa, son martes, de modo que el lunes es como sábado, el miércoles como domingo y así no sabremos dónde estamos hasta que pase Reyes y todo vuelva a su sitio.
Son días duros, en cualquier caso, así que mejor estar más aturdidos de lo normal.
Puaf. Qué pereza.
Os felicito a todos ya, que siempre voy tarde. Llevo días recibiendo primorosos ‘christmas electrónicos’ de amigos y desconocidos, pero yo no tengo esas destrezas. Ahora, no me quedo a la zaga en los buenos deseos.