Lomce en la red

http://www.diariosur.es/v/20140330/andalucia/lomce-mayor-chapuza-historia-20140330.html

Publiqué esta domingo esta entrevista con el consejero de Educación, Luciano Alonso, en Sur e Ideal, sobre la Lomce. ha tenido bastante eco en redes sociales. Con casi 400 subidas a FCB, mas de 150 retuits y casi un ciento de comentarios.

La instrucción sin fin

Acaba marzo sin que se atisbe el final de la instrucción de la jueza Mercedes Alaya en el caso de los ERE fraudulentos. Es más, en esta que se suponía última fase del trabajo de la magistrada y su grupo de “incansables” se han dado saltos cualitativos, como el intento de investigar al Parlamento andaluz o su insistencia en que la Intervención General del Estado investigue a la Cámara de Cuentas autonómica. Entre tanto, se acerca la posibilidad de que prescriba la responsabilidad de José Antonio Viera, al cumplirse el 25 de abril los diez años de su abandono del cargo de consejero de Trabajo. Alaya, que ya apuntaba a Viera en el auto de imputación de Antonio Fernández, su sucesor, puede tener ahí un dolor de cabeza añadido, si alguna defensa se decide a recorrer el camino de la recusación por no haber elevado la causa a su juez natural, al afectar a un aforado. Parece que en la Audiencia sevillana y en la fiscalía estarían por la labor, hartos de los métodos y criterios de la peculiar jueza que, dicen, ya “dispara sin control”.
Mientras crecen las críticas a Alaya, también lo hacen hacia la inacción de los servicios jurídicos de la Junta de Andalucía. La ley les obliga a intervenir, aunque aleguen lo contrario. Llega a afectar al Estatuto de autonomía.
En medio de todo se ha producido una sentencia significativa en la Audiencia de Cádiz, que ha desestimado la imputación de un teniente de alcaldesa de Teófila Martínez en un caso de presunta estafa y malversación, Quality Food. La sala la rechaza por “gratuita” y “no sustentada” ya que no explica por qué se señala a este concejal y no al resto de quienes formaban parte del consejo de Zona Franca que otorgó las ayudas a la citada empresa. El mero hecho de pertenecer a un organismo no supone responsabilidad de su gestión, y menos aún criminal, viene a decir.
Esto podría tener trascendencia en la llamada “trama política”, donde medio centenar de altos cargos, encabezados por Magdalena Álvarez,  y unos cuantos ‘preimputados’, sufren una dura situación personal, profesional y también patrimonial por unas acusaciones que, al ritmo que va el caso, tardarán mucho en aclararse.

El consenso de las minas

El recurso del Gobierno central contra la reapertura de las minas de Aznalcóllar, presentado por sorpresa por el Consejo de Ministros del día 14, ha terminado por dar en un episodio ejemplarizante de la vida política. En un ‘ni para ti ni para mí’, Madrid realizaba el increíble ejercicio de retirar la medida y la Junta de Andalucía el también insólito acto de renunciar a los derechos mineros. Los ciudadanos hemos asistido expectantes al trance: está en juego una inversión de 300 millones y la creación de 1.300 puestos de trabajo. No serán mañana, es decir que los proyectos mineros necesitan tiempo para madurar, que aún tienen que aparecer empresas interesadas, etc. pero sin duda representa una esperanza de reactivación de primera magnitud en un panorama de paro acuciante y desoladora inversión empresarial. Por eso hubiera sido una vergüenza que el recurso prosperara y el concurso fuera anulado. De modo que la presidenta de la Junta planteó desde el primer minuto su órdago: desistir de pelear por su ‘fuero’ y reclamar el ‘huevo’, es decir aceptar la mayor, la competencia estatal, para sacar adelante el concurso. Ello a pesar de que expertos consultados indicaban que podía ganar toda la partida con el estatuto andaluz en la mano y de que desde dentro de su partido se le afeaba que renunciara a una baza autonomista. No quería un largo trámite, aunque al final lo ganara, porque está claro que con los puestos de trabajo no se juega.
La presidenta llamó a Rajoy, directamente, para reclamarle el acuerdo y éste se produjo a la mañana siguiente. No aceptó, en cambio, ceder la competencia en el concurso, como Madrid también reclamaba.Sin duda en el ambiente estaba la posibilidad de que si Andalucía recurre en defensa de sus derechos detrás pudiera ir el presidente de Canarias, Paulino Rivero, y se fustraran los proyectos de Repsol en Canarias. Y aún después vendrían los que la misma empresa tiene en Baleares. No sería de extrañar que fuera el as en la manga de la presidenta.El tablero de juego era, pues, de alta política económica. A los efectos prácticos, gana el interés general y cabe esperar que después de esta demostración de que el acuerdo el posible sigan produciéndose consensos en otras cuestiones básicas abiertas entre los Gobiernos central y autonómico.

‘Vida’

Entre que voy por mi ejemplar de ‘Vida’, que ha salido hoy, os dejo este fragmento, extraído del adelanto que publicó Babelia el sábado:

“A veces, en algún jesto mío, en alguna manera de hacer yo las cosas, mi tía, mi hermano, mi sobrina, dicen que parece que están viendo a mi madre… —¡Igualito!—, dicen.

Yo sonrío, en un sonreír completo y hacia dentro, satisfecho, feliz. Así, me digo, teniendo a mi madre dentro de mí, como antes me tuvo a mí ella, no podré perderla nunca”.
… Excelso JRJ

Mmmm

Tengo una racha ‘abandonista’ del blog. 1, porque la plataforma me va mal; 2, porque paso una etapa con asuntos muy gordos encima; 3, porque no me da tiempo de estar al tanto de todo lo que va entrando por los diversos canales y redes y así no se puede encima hallar hueco para divagar.
Maldita hiperconexión.
Pero hoy que empieza la primavera me propongo (también) aflojar el vínculo, el hipervínculo. Ya no puedo más. He llegado a trabajar con cuatro pantallas: fijo, portátil, iPad e iPhone.
De modo que ya solo espero que algo me rescate, aunque sea en modo camisa de fuerza ;-)

Del déficit

Andalucía ha cumplido el objetivo de déficit, es decir que ha embridado sus cuentas, y probablemente lo ha hecho mejor que la Administración General del Estado, que no termina de decir cómo ha quedado el suyo y se supone que por encima de lo que se había marcado. En la Junta se vive como un gran triunfo, y de hecho Hacienda-Madrid ha mandado un dato mejor (1,55) de lo que dijo Hacienda-Sevilla (1,57, sólo una centésima por debajo del tope fijado).
Una de las primeras cosas que hizo la consejera Montero al conocer el dato fue llamar a su antecesora, Carmen Martínez Aguayo, para comunicárselo y compartir el éxito que,según fuentes solventes, es suyo en 3/4 partes, porque fue a quien correspondió la parte del león del presupuesto y del ajuste.
Lo cual, aparte de ser un reconocimiento hacia un trabajo excelente, reivindica también a Aguayo frente a su ‘oscurecimiento’ actual por el fatídico asunto de los ERE.

Los amigos de Juama

El nuevo presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, sabe que su partido debe cambiar profundamente para conseguir el poder. Es la más subliminal ‘enmienda de totalidad’ a su herencia recibida, que también la tiene. No se trata tanto de personas, aunque también, como de maneras. Lo decía una noche, en una tertulia de Canal Sur, el exparlamentario popular Juan Ojeda, ahora director del Colegio de España en París: ?«El PP tiene que convertirse en un partido simpático». Es una muy gráfica, y hasta valiente, forma de expresarlo.
Si quiere gobernar Andalucía, Juanma Moreno debe hacer nuevos amigos… y cuidarse de las malas compañías, en especial de entre las suyas. También en las filas populares funciona eso de «rivales, adversarios, enemigos … y compañeros de partido». Nada más llegar le ha salido Gallardón descalificando a sangre a Andalucía, no a la Junta ni al PSOE y no sólo con unas palabras injustas, sino con un tono profundamente despreciativo que termina por connotar toda la marca PP.
No hay nada que una más que el agravio, de modo que muchos que se sienten tibiamente andaluces reaccionan ante la ofensa con un abrazo a la identidad mayor de lo que consigue el oropel oficialista. Así que en vez de propinar un golpe dialéctico a su rival, el ministro de Justicia ha hecho un gran favor a la Junta.
El estereotipo de la Andalucía atrasada, subsidiada, corrupta, molesta de verdad a los electores, aunque reconozcan las muchas carencias de la comunidad. Es una lección que deben aprender los políticos nacionales, pero también los «compañeros de viaje». Resulta difícil de olvidar el desmelene antiandaluz del «TDT party», que profirió las mayores barbaridades contra la comunidad cuando Griñán logró retener la Junta contra pronóstico, y el PP-A se quedó con su pancarta enrollada de «Arenas presidente».
Moreno tendrá, pues, que encontrar ese débil límite entre la crítica, necesaria, sana, útil, y el insulto, el agravio injusto a lo andaluz y los andaluces.

Con los vigías de Occidente

Me gustò hacer este repor: www.diariosur.es/v/20140316/andalucia/andalucia-guardiana-occidente-20140316.html
Y también
www.diariosur.es/v/20140316/andalucia/enemigo-terrorismo-20140316.html

Con una extraordinaria galería de fotosde Jose A. Garcia Cordero

La cita de San Telmo y el taladro

La entrevista de esta mañana en San Telmo entre la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y el recién elegido presidente del PP-A, Juan Manuel Moreno Bonilla, llega rodeada de un especial interés. Van a componer la imagen de la nueva política andaluza, los renovados perfiles de quienes tienen en sus manos la responsabilidad de representar a los ciudadanos de este siglo XXI y de cumplir la tarea que éstos le han encomendado, es decir gestionar sus asuntos y resolver sus problemas. ¿Habrá feeling, más allá del respeto institucional? ¿Funcionarán las identidades generacionales, las trayectorias políticas similares en sus respectivos aparatos orgánicos, para un entendimiento que trascienda la pose?? ¿O se reedirará el chiste del taladro, el de aquel que va a pedir la herramienta al vecino malavenido, convencido de que no se lo prestará?
Es cierto que la sociedad reclama consensos básicos, pero también que el juego democrático requiere de pluralidad de opiniones y del control de la acción de gobierno, así que no hay que magnificar las diferencias. Lo que sí es necesario es que el marketing político, el utilitarismo en busca de votos, no se anteponga al bien común, aunque a estas alturas suene ingenuo esperarlo.
Hay que esperar resultados. Es preciso que los dos interlocutores sientan el aliento en el cogote de quienes le mandatan y aprovechen la cita para algo más que la foto de protocolo. Si ambos han colocado el empleo como prioridad, deben verse compromisos en este sentido. Aunque la cerrazón del Gobierno de Madrid a dar apoyo a Andalucía hasta ahora coloca en una situación incómoda a Moreno Bonilla, que deberá removerla sin que parezca que hay detrás sectarismo en un asunto tan grave. Mientras la presidenta andaluza vuela de acuerdo en acuerdo con las empresas del Ibex, al aspirante del PP?le hace falta ofrecer gestos contundentes sin pérdida de tiempo. No es sólo cuestión de votos. «Es la tasa de paro, estúpido», que diría Clinton.

Sueños de seductor

A Juan Manuel Moreno Bonilla le toca seducir. De momento tiene reflejos, y eso que está sometido a un ritmo estajanovista que no le deja hueco más que para almorzar una manzana a las seis y media de la tarde. Pero no pierde ripio, digo, y recuerda que este lunes firmé en estas mismas páginas un artículo titulado “¿Quién es este hombre?” ¡Qué mejor lisonja! Así que aprovecho para pedirle que me responda y si, como el clásico “en mi vida me he visto en tal aprieto”, resuelve rápido: “¡Qué complicado es eso de definirse a sí mismo! Ni uno calibra bien sus errores ni sus virtudes o defectos. Yo creo que soy un hombre sencillo, no tengo complejidades, con los pies en la tierra, sensato y bastante vehemente. Después, creo que sé escuchar, soy poco disciplinado, hay cosas como el deporte en que no consigo mantener la rutina, ya me gustaría. Sobre todo, soy un hombre sencillo”. Le gusta la novela histórica, acaba de leer la historia de Carmen Díez de Rivera que ha escrito Nieves Herrero. De música prefiere U2, cuyo líder, Bono, acaba de aparecer en el congreso del PPE, será casualidad, y los grupos de los 80, que enumera de largo.
 
“Un andaluz normal”, le dijo Zoido en el congreso, y a Juanma Moreno le gusta dar esta imagen: “Me ha agradado que me digan que podría ser perfectamente  el hijo, o el vecino  del piso de abajo, o el amigo de mi hermano, o sea una persona corriente”.
 
Normal, pero con un toque torero “en busca de una oportunidad”, reconoce sin prejuicios. O sea, un ‘seductor tipo’ enraizado en la tradición, con un punto entre étnico y épico, que quiere movilizar confianza a base de su seguridad en sus propias capacidades: “Estoy plenamente convencido de que yo puedo mejorar Andalucía”, lo dice sin cortarse. “Porque tengo fuerzas, tengo ilusión, ganas, me pilla en un momento de mi vida de crecimiento, conjugo la experiencia de estos 43 años con todavía esa dosis de juventud, ilusión” y le sale la vehemencia que confiesa.
Lo que no dice, pero se nota, es que viene “empoderado” desde Madrid, con margen de maniobra, y que parece dispuesto a marcar su terreno, con las mínimas concesiones.
 
Ahora queda por ver si logra algo más que el héroe de la película ‘Sueños de seductor’, de Herbert Ross, en la que Woody Allen, émulo de Humphrey Bogart, recibe una gran paliza pero se jacta de haber dado al rival  golpes “con la nariz en la nuez y con la barbilla en la rodilla”. O si consigue, de una vez, el “halcón maltés” que Rajoy le ha encomendado buscar, en forma de Palacio de San Telmo.