Categoría: Bicentenario

Fastos

Gritos marciales de Viva España sonaron a mediodía por Canalejas. Qué susto, que nos intervienen por tierra, mar y aire? No, llegaba el Príncipe de Asturias con motivo del Día de las Fuerzas Armadas. Lo que cuesta que el enorme portaaviones cruce la Bahía podríamos habérnoslo ahorrado todos los españoles. Hubiera sido más barato poner autobuses a la Base de Rota en vez.
No logra siquiera ocultar un enésimo fiasco del Bicentenario (¿alguien se acuerda ya que es este año?) el fallido intento de que se celebrara en Cádiz el Día de las Fuerzas Armadas. Será en Valladolid, mira qué cosa.
Es triste, aunque hayamos asimilado enseguida el fracaso, que el globo del Doce haya pinchado sin ni siquiera haberse llegado a inflar, y mira que muchos fuimos los que soplamos para intentar que levantara el vuelo.

Icono gay

No he ido a ver nueva la exposición cofrade. No me tienta, ni siquiera por la vis berlanguiana de su parafernalia, y eso que el sentimiento capillita en Cádiz es digno de estudio sociológico. Para mí que ni siquiera esto se toma aquí lo bastante en serio, o al menos no al modo sevillí. Aparte, no me gusta meterme en el charco de las creencias, el máximo respeto para todas ellas, cualesquiera que sean.
Pero… no resisto contar lo que he sabido: resulta que un grupo de jóvenes cofrades han convertido en icono gay a un San Juan de nuestra Semana Mayor, le han colocado un pendiente y hasta le han hecho las planchas para algún desfile u exposición.
Mi fuente, señores, es digna de todo crédito.
Cádiz!!

El Señor de Sipán

La verdad es que estoy deseando ver la exposición que mañana abre la Reina en la Casa de Iberoamérica. Tengo fijación por los incas -aunque éstos de la expo sean pre-incas- desde que de chica leí las dos entregas de Tintín ‘La oreja rota’ y ‘El templo del sol’. También  recuerdo un libro de la biblioteca de mi padre, ‘El dios de la lluvia llora sobre México” que tampoco trataba de incas, sino de aztecas y de Hernán Cortés, que me impresionó mucho. Mucho tiempo después, en el Arqueológico Nacional, vi una exposición en la que se mostraba uno de esos cuchillos de obsidiana de los sacrificios, a menudo humanos, que era espeluznante, además de mucha joyería y orfebrería mesoamericana.

Con todo ese bagaje voy al encuentro de la exposición. Antes, desde luego, tendré que leerme todo lo que publiquemos.

El Ayuntamiento tiene puesta una gran esperanza en que esta muestra pueda atraer visitantes a Cádiz. Este tipo de atractivos sin duda que moviliza gente y ahora es el momento, con la ola que queda del 19 de marzo y con la presencia de la Reina, de mejorar el posicionamiento turístico de la ciudad, en el que tanto queda aún por hacer.

La muestra estará abierta hasta septiembre.

‘Interiores’ en la Plaza

Doy de mano en esta intensa semana (que de nuevo sólo tiene medio fin de semana, porque el domingo habrá que currar, y mucho) y lo hago aceptando una sugerencia de un amable lector: recomendar la exposición Interiores Robados instalada en los alrededores del Mercado. Me la alaba como ejemplo de actuación cultural en la ciudad. Yo espero ir a verla mañana. Aunque el trabajo lo conozco bastante bien, claro, que para algo uno de los autores es de mi clan.

Espero que la disfrutéis. El proyecto es ambicioso y sigue adelante, en este año lo veremos más al completo.

 

Bien hecho

El Consorcio cambia de política de entradas a los conciertos. Me acaba de llegar la nota y la cuelgo enseguida, que al césar lo que es del césar y esta mañana les he dado un pequeño palo: A partir de este próximo acto, el concierto de la Barroca el día 31, y para todos los que se celebren en el Oratorio, las entradas se podrán adquirir una semana antes bien en la sede del Consorcio, en Alameda Apodaca 22, 2ª planta, o  se podrán reservar por internet en el mail conciertos@bicentenariocadiz1812.es , indicando nombre y apellidos.

En el caso concreto del recital de la Orquesta Barroca de Sevilla, dice la nota, las entradas se podrán reservar a partir de mañana a través de Internet o recoger en la sede del Consorcio del Bicentenario a partir del lunes 26 de marzo. Se darán dos tickets por persona, tanto en la sede como en las solicitudes por internet. Para la reserva por internet las entradas se recogerán el mismo día del concierto, media hora antes del mismo, en la puerta del Oratorio tras presentación del DNI.

Aforo

De nuevo un concierto de música clásica en Cádiz tiene más público que el aforo previsto. Fue el del Cuarteto Quiroga, el miércoles en el Oratorio. No pude ir, muy a mi pesar, pero me dicen que la calidad fue excelente, aunque no así la organización. El Consorcio debería mejorar el asunto de las entradas, porque el arcaico reparto de billetes en la misma puerta a la gente según entra no da buenos resultados. Existen las taquillas electrónicas, por ejemplo. Incluso no estaría mal que las entradas se pusieran a la venta, ahora que se ha conseguido hacer aficíón, a un precio no elevado, por supuesto, para evitar problemas y porque todo lo gratis es contraproducente, deprecia el producto.

A pesar de eso, un enorme aplauso a quienes han hecho posible que estemos quejándonos ahora y aquí de que no se puede entrar a un concierto de un cuarteto de cuerda por exceso de público. Hace muy poco tal cosa resultaba impensable.

Cádiz turística, ya !!

Por mucho que la satisfacción por el buen resultado del fin de semana de la Pepa nos  invada, no hemos de olvidar la primera parte de la sensación: sorpresa. Eso significa, primero  que ni nosotros mismos nos lo creíamos, pero también imprevisión. Los museos cerraron a su hora, cosa que no debía haber pasado. Si se trataba de contratar otro vigilante, que se hubiera hecho, que para eso era excepcional la ocasión.

En cuanto a la oportunidad comercial, en buena parte ha sido perdida. Las tiendas no ampliaron su horario. Sé quien lo hizo, la librería Manuel de Falla, y obtuvo muy buenos resultados. Eso se llama visión y ganas de trabajar. Los que abrieron por la mañana del sábado, como siempre, notaron un aumento de las ventas, así que había pistas evidentes de que existía un público objetivo mayor y por tanto caja a la vista.

Lo peor, para mi gusto, ha sido la hostelería. No he encontrado a nadie que no se quejara de que no pudo comer en ningún sitio, o que no le atendieron, o que tuvo que irse a un almacén a comprar un bocata o que incluso se volvió a su casa a comer. ¿No se pudo reforzar el personal, aumentar la nevera, y hasta las plazas de la terraza, por un fin de semana? Para los profesionales del sector tampoco debió ser difícil detectar que empezaba a llegar gente ya el viernes, que el sábado había un montón de actos que atraerían público, etc etc… Era además un ‘turismo de calidad’, con ganas de gastar, no de botellón. Pero no pudimos satisfacer su demanda. No sólo  es un hándicap del momento, que no están las cosas para desperdiciar ni un euro que pase, sino de cara al futuro, al prestigio del destino. La ciudad estaba preciosa, el día estupendo, la gente venía a apreciar una historia, un plus de cultura y de ’glamour’… y no le dimos lo que esperaba, así de claro.  Eso no es nada bueno para una ciudad que se pretende turística y hay que tomar nota y, sobre todo, adoptar medidas. Los errores están para aprender de ellos. Aunque me temo que sigamos mirando a las musarañas.

‘Agendar’

El jueves a las ocho y media se presenta la Guía de Arquitectura de Cádiz del siglo XIX, segunda edición de la famosa guía que hicieron para el Colegio de Arquitectos Juan Jiménez Mata y Julio Malo de Molina, que han trabajado de nuevo en actualizar aquella estupenda publicación, que ha sido uno de los libros más vendidos y recomendados de su género.

También se anuncia una Guía de las Fortificaciones y Sistemas de Defensa de la Bahía de Cádiz.

Digo yo que a los que vayamos nos las regalarán …

El acto, que se me olvida, es en el Colegio de Arquitectos, en la plaza de Mina.

Punto negro

Por las mismas esas del ataque de chauvinismo, estuvo Muy Mal que en el oratorio no se sentaran Todos los representantes del pueblo de Cádiz. Que el orden de asistencia fuera cosa de la Casa Real, de la vicepresidencia… da igual. Aparte de que eran solo 27, vamos.

¿O volvemos al ‘todo por el pueblo pero sin el pueblo’?

La gran patria chica

Optamos por la lectura gaditana e histórica de la fecha, por la clave de lo solemne y por la constatación del mensaje de elogio, unánime, de nuestra Constitución y del papel que la ciudad desempeñó en aquel momento. Tardamos en decidir, de la oferta del día, una foto que dijera lo que queríamos. Nuestro papel es contar en la clave del ‘kilómetro sentimental’ gaditano. Nos ‘puso’ el escorzo de la cúpula elíptica recién reabierta, grandiosa, la misma que doscientos años antes oyó por primera vez que “La nación española es la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios”… etc. etc. Era el lugar, el espacio físico, sobrevivido al tiempo, a los dos siglos transcurridos, día a día, con tantos avatares y tantas vidas pasadas bajo su dintel.  Pero ahora están ahí, en la imagen, todas las autoridades del Estado para recordar, con palabras hermosas, de viva voz, que aquello fue el inicio de un mundo nuevo, que sembró la semilla de la libertad que hoy damos como natural, aunque durara poco, y que transcurrió en el contexto de un pueblo resistente a la invasión de todo el país por el ejército más poderoso del mundo. No eran por oidas menos verdades, pero complacía tanto escucharlas, como quien oye alabar a un hijo o elogiar a alguien muy querido, y más ahora, que tanta falta hace tener confianza, rebuscar en el almacén de objetos perdidos el clavo ardiendo al que aún agarrarse.

Lo solemne no es aburrido, ni hueco, ni inútil, o al menos no lo es siempre.

Por lo demás, había muchas más lecturas: la política partidaria que algunos quisieron hacer, la clave nacionalista, la geopolítica o la histórica. Esta última resultó en especial interesante. En el mismo sitio donde los doceañistas reservaban un asiento vacío para el ‘deseado’, en cuyo nombre se resistía, el ‘rey felón’ que terminó con aquella Constitución y la persiguió con saña, se sentaba ayer Juan Carlos I. En los primeros párrafos de su discurso hizo la obligada reparación histórica, al reconocer que entonces “la nación estuvo por encima de sus máximas autoridades”. Los representantes del pueblo español de hoy le premiaron con una larguísima ovación, hasta el punto que pensé que se vería obligado a dar un ‘bis’, y que le hizo saludar en pie, un segundo, con la mano en el corazón. Estuvo bien, fue un momento potente, aunque  no es infrecuente esta visibilización del respaldo de las Cortes a la Monarquía, sobre todo a raíz del ‘caso Urdangarín’.

Nos gustó más destacar cuántas cosas relevantes se dijeron de nuestra Pepa, de Cádiz y de los gaditanos.

Permitidnos que por una vez nos dejemos llevar.

Pero si queréis una versión completamente distinta, la de Juliana en La Vanguardia de hoy: http://www.lavanguardia.com/politica/20120320/54271908535/rajoy-vocacion-atlantica-prioridad-espana.html