Categoría: Carnaval

Otro premio

La revista de Carnaval de LA VOZ, dedicada a ‘La Constitución del Carnaval’,  ha ganado el premio Paco Navarro, que convoca la Asociación de la Prensa y en esta ocasión ha elegido un jurado formado por Emilio López, Juan Manzorro, Taite Cortés, Natalia Perales y Juan de Dios Santana, con Nuria Agrafojo como representante de la asociación. Muchas gracias a todos y cada uno de ellos.

Es la segunda vez que este periódico obtiene el premio que recuerda al querido periodista gaditano que desde Abc de Sevilla comenzó la crítica del concurso. La anterior fue precisamente en su primera convocatoria y lo logró Pepe Monforte, con sus inolvidables ‘Crónicas repelladas’.

También es la segunda vez que la cobertura de Carnaval de La Voz es reconocida. El mes pasado recogimos el premio Vocento a la Innovación Periodística en Madrid.

En este caso concreto, el premio ‘Paco Navarro’, en competencia con todo el buen periodismo que se hace en Cádiz y en Carnaval, hace justicia a unos profesionales de primer orden y de diversos soportes, conjugados en un trabajo moderno, multimedia, original y que ha marcado estilo, ya que ha conseguido imitadores, que es lo mejor que puede pasarle a una idea.

Creo que ya lo he contado aquí con anterioridad. Fue un día de locos, producto de un trabajo previo también demencial. En el núcleo duro de la producción estuvieron Nuria, Antonio Muñoz, Oscar Chamorro y María Román, pero participaron directamente a su vez Francis Jiménez, Antonio Vázquez, Miguel Gómez, Alejandro Sánchez, José María Aguilera, y en la edición, escritura de textos y la concepción de la idea Paco Márquez, José Landi, Ignacio Moreno, María Almagro y creo que no se me olvida nadie. Por supuesto, gracias también a cuantos participaron del juego y a quienes nos facilitaron vestuario, atrezzos y al propio teatro.

Se logró una revista muy ágil y bien escrita, con una ‘Constitución del Carnaval’ que contenía artículos emocionantes, pero también un par de vídeos muy buenos, a modo de ‘making-off’ y de presentación del producto. Podéis verlos a partir de este link: http://www.lavozdigital.es/cadiz/20120315/local/cadiz/cadiz-gana-premio-paco-201203151301.html

Fijaos si era merecedora del premio… :-)

 

Un éxito, un año más

Fue cosa nuestra, hace ya siete años. Una idea que la Redacción de La Voz lanzó, que Marketing de La Voz montó, que los vecinos y comerciantes del Pópulo y el ayuntamiento apoyaron y, por encima de todo, las ‘ilegales’ secundaron con entusiasmo. Y en fin, Cádiz la hizo suya.

 Hoy, podemos presumir de ella. ‘Amoscuchá’ se ha convertido en una cita imprescindible, en un disfrute, en una cumbre del ingenio y del arte gaditano, del Carnaval en el más puro sentido de la palabra.

Yo voy esta noche. Es la mejor perspectiva para comenzar el día.

Lunes de Carnaval

Todo Cádiz y media provincia estaba hoy por las calles del centro. Aquí y allá, a cada paso, aparecía gente conocida. En cada esquina, una agrupación, legal, ilegal. Todo en paz, amable, las bullas sin acritud, los empujones sin malaje… Y las coplas, las coplas, grandes protagonistas. Para los anales queda el encuentro de lo que considero los dos primeros premios de chirigotas, Lobe y Selu, en el tablao de San Agustín. Después de callejear tras de las fregonas mocho en alto, como irreverentes cruces de guía, en el tablao confluyeron una masa ingente de fans, unos tras las Pepis y los que seguía a Los Puretas. Sobre las tablas alternaron unos y otros: presentaciones, pasodobles, cuplés, popurrís, hasta que las Pepis se unieron al fin de fiesta de los Puretas y se plantaron como sus parejas de baile, a las que clavar “no el móvil, sino el fijo”, entre el jolgorio general.
Se comprobó lo evidente, que no se sabe cuál de las dos es mejor, que las dos son extraordinarias.
En cuanto a las bateas, decepción del coro ganador, y eso que en la calle todos los tangos suenan bien. Se les veía poco entusiasmados y además, oír cantar acerca de la viuda de un guardia civil asesinado por ETA que se toma un yogur viendo las noticias en la tele… Como que corta el cuerpo.
Mucho mejor los niños. La mayor animación estaba entorno al coro del gordo, ese que ha de recordar su nombre en cada estribillo, pero que aún seguimos prefiriendo no pronunciar.
Bendito lunes, para variar.

Blindar la ciudad

Tapar la fuente nueva de San Juan de Dios es una medida de precaución mínima para la que nos espera este fin de semana. Los destrozos se prevén cuantiosos y en este año, con el 19 de marzo a la vuelta de la esquina y una crisis galopante, es preciso preservar en lo posible la ciudad. Creo que no procede confiar en el civismo, sino recurrir a la vigilancia eficaz y efectiva.

La final

Confieso que me he levantado zombie y antes incluso que el café he buscado La Voz en KyM para saber quién había pasado a la final. Luego lo hablé con el taxista, y con las compañeras de Canal Sur antes y después de la tertulia de Tom de esta mañana, y aún habrá más que decir. Es, desde luego, apasionante.

Selu

De todos los artistas del Carnaval, José Luis García Cossío, Selu, encarna una especie singular: la de los que han conseguido ser ejemplo de buen rollo,  de humildad y de arte, la de los que siempre están dispuestos a colaborar con los demás y a encajar las críticas y los cajonazos con deportividad. Pero también es un carnavalero orgulloso de serlo y de lo que el Carnaval representa, más allá de la fiesta popular y desclasada. El otro día hablamos en el ambigú del Falla acerca de las dimensiones increíbles que está tomando, cómo se extiende su efecto y su conocimiento por lugares remotos e increíbles.

Aún más, está su talento, ese que le hace encarnar personajes que están en la calle, representarlos con una fidelidad asombrosa hasta re-inventarlos; el que encadena chistes en cada copla donde otros sólo consiguen rematar con uno (y a veces a duras penas) y el que, por encima de todo, levanta el ánimo de quienes le escuchamos y consigue hacernos felices por un rato.

Por si se contagia

Si el Carnaval no existiera, habría que inventarlo, aunque sea una obviedad. Frente a tanta tristeza, tantos malos indicadores y peores perspectivas, el humor y el talento son una vía de escape que si siempre es necesaria ahora se vuelve imprescindible. Vamos, que anoche entré en el Falla hecha unos zorros y salí como una rosa con los últimos compases del popurrí de la última agrupación. Qué talento, qué inteligencia, qué función, hasta en sus momentos más bajos (que son los de ir a la barra, complemento indispensable de la noche).

La fiesta gaditana se ha convertido en un fenómeno de repercusiones planetarias -que diría la otra- y con razón. Debería contagiar su energía, de momento a nosotros mismos. Porque lo llega a conseguir: baste ver el rasgo de humor inteligente, ya a las dos de la madrugada, del vapuleado Agustín Bravo, que apareció en la presentación de ‘Los hinchapelotas’, haciendo burla de sí mismo. Un ‘cameo’ que completaba una noche en la que apareció por el patio de butacas ni más ni menos que un ‘sketch’ de Los Morancos, Omaíta y Antonia, y en la que Selu se superó a sí mismo.

Empecemos el día con este recuerdo. Que es muy largo.

¿Tuiteando acerca de la falseta de un tango mientras Rajoy nos pone la carne de gallina, en el PSOE se matan,  etc. etc.? Pues sí, mireusté.

Manolín, la esencia

Antes de plegar por hoy, algo que me tiene desolada. Me dicen desde el Falla que Manolín Gálvez ha dicho que se retira porque su chirigota ya no gusta. Eso no puede pasar. Si algo hay que proteger, conservar hasta donde sea es a Manolín y su pasodoble viñero, su tipo sobre  el escenario, su ritmillo de paso corto, esa guasa. Hay que enseñárselo a los niños, que ese es el Carnaval de verdad, el inimitable, el que hace que cosquilleen los ojillos y vibre alguna cuerda remota, en el fondo del cuerpo. Aunque el grupo no sea el mejor, ni las letras tengan nivel COU, ni haya postureo…. Manolín tiene más arte que todos juntos, y mira que hay arte, más allá del tópico.

El cuarteto Casals en la Santa Cueva

A las once y veinte la cola subía por Rosario arriba, hasta donde alcanzaba la vista. Pese al frío del sábado por la mañana, no hubo pereza. Haydn volvía a sonar en la Santa Cueva en la cuerda de un cuarteto excepcional, el Casals. La afluencia, incluso disputada en la puerta, revela un primer dato:la gente no es tonta y cuando hay algo de calidad acude. Otro: que esfuerzos como el de Elena Angulo por crear públicos para la música dan resultado. Dos motivos para alegrarse y para reclamar a los programadores calidad y continuidad. Para agradecer al Bicentenario haber dado el pretexto para conseguirlo.
La cita era extraordinaria incluso más allá de Puerta Tierra. entre los asistentes estaban los principales críticos del país, ansiosos por escuchar al prestigioso cuarteto tocar Las siete palabras en el mismo lugar para el que la obra fue escrita. El único lugar de España que puede presumir de tener un punto de encuentro directo con el gran repertorio mundial, el hermosisimo oratorio de doble planta que Trocuato Cayón construyó por encargo de ese singular mecenas que fue José Sáez de Santa María, el marqués de Valde Iñigo, que empeñó toda la fortuna que obtuvo tras una serie de múltiples herencias familiares en levantar este monumento, para el que no se paró en barras: encargó un conjunto de siete suites a Haydn y tres cuadros a Goya. Ahí están, para disfrutarlos.
Toda esa historia, esos sueños de grandeza al servicio de un ideal, el programa doctrinario -entre esotérico y reaccionario- al que servía, la truculenta historia de la cofradía de penitentes, ese desgarrado calvario de Vaccaro, todo flotaba en la capilla baja mientras los cuatro músicos abordaban la partitura. Pocas veces podrá sonar tan honda, tan vibrante, oscura a veces, meditabunda otras, emocionante siempre. Es difícil poner en palabras el lenguaje de la música, describir con sentido semántico lo que es puro temblor, intuición, luz… Quedan cortas, pedantes, inexactas. Hay que oír y sentir.
Una hora después, tras grandes ovaciones, salíamos con la impresión de haber presenciado un prodigio. El cuarteto Casals sonó como venido de otro mundo, perfecto, exacto, lleno de expresividad, a veces parecía como si fuera una orquesta completa la que teníamos delante en vez de esos cuatro maestros, Abel Tomás, que esta vez encabezó la formación, la también violinista Vera Martínez-Mehner, Jonathan Brown, viola, y Arnau Tomás, violoncelo.
Con conciertos como este se hace honor a la Cueva, a Haydn, a Cádiz, al bicentenario y a la música. Qué escaso y dificil es conseguir algo así de una tacada.
Por la noche actúan los Músicos de Urueña, con unas excepcionales Canciones del Doce, y mañana será Javier Perianes, ambos en el palacio de Congresos.

Redes carnavalescas

Esto parece hoy Movierecords, perdonadme, pero es que es llamativo: en el mapa de trends de Cádiz ahora mismo el primer hastag es #coac2012 y el más consultado, el blog de Nuria Agrafojo en lavozdigital, La bruja Piti, por su post acerca  del Canijo y su tipo polémico.

 http://blogs.lavozdigital.es/labrujapiti/2012/01/23/el-canijo-y-su-feto-copiado/

El Canijo fue TT el sábado en toda España. #coac2012 también lo fue; casi la mitad de las conversaciones giran sobre el carnaval durante el concurso y hay algunos tuiteros imprescindibles para seguir lo que pasa sobre las tablas del Falla.