Categoría: General

Historia andaluza de la infamia

En el canal parlamentario de la Cámara andaluza, el pasado jueves, parecía producirse ese colapso final del escribidor de ‘La tía Julia y el escribidor’ de Vargas Llosa, que confundía los argumentos de sus seriales en pleno delirio. En el canal 4 – comisión de Educación- Luciano Alonso daba cuenta del expolio de los cursos de formación: 17,4 millones en 541 expedientes, por ahora, cuando queda la mitad de las ayudas entregadas por revisar. En otro de los circuitos del eficaz servicio de ‘Parlamento en directo’, que veíamos en la sala de prensa de la Cámara, el titular de Economía, Sánchez Maldonado, rendía cuentas de otras dos investigaciones, la que se está practicando a UGT, que va ya por 4,9 millones que el sindicato debe devolver, cuando aún quedan 16 expedientes en capilla, y aún un capítulo más de este museo de los escándalos: las ayudas sociolaborales de los ERE, investigadas por Alaya, el dinero entregado a empresas con cargo a la investigada partida 31L, donde se claman  71 millones más, una cantidad también por aumentar cuando se dé por culminada la investigación administrativa, que la judicial es de otra envergadura. Cuando por la noche cerré el ordenador sentí un asco que me superaba.

Ni las cifras, ni el relato de los consejeros, que ponían sus caras circunspectas o cariacontecidas al relato del expolio, ni el debate político más o menos oportunista pueden ocultar el fondo de la cuestión: la administración de la Junta de Andalucía ha sido un desastre y su falta de control ha propiciado un fraude que indigna. Da igual que suceda en otras comunidades o en otros países o en otros partidos. Hablamos de aquí y ahora, del sitio en que vivimos e incluso nuestro lugar en el mundo.

Queda mucha alfombra aún por levantar. No se puede despachar la explicación de este desastre con un «yo no estaba allí», como hizo la presidenta de la Junta. Pero tampoco se puede culpar sólo a los políticos. Todo esto habla de una sociedad civil llena de mangantes, que ahora se escudan en culpar a los que mandaban.

Zona de confort

hafzSeductor proyecto el que me llega de Acción Cultural Española, como surgido de la noche de los tiempos, de ese lugar íntimo de confort, sepultado por el fárrago de los días. se trata de una intervención artística en Irán, en el mausoleo del poeta Hafez, en Shiraz, un lugar donde los habitantes de la zona acuden a recitar sus poemas, como en peregrinación.
No sé cómo resultará el proyecto de Tere Recarens y Patricia Almarcegui, que preparan, dice ACE, grabar el sonido de sus versos en español/farsi y para ello organizan un taller universitario para traducir tanto a Hafez como a San Juan de la Cruz, a uno y otro idioma.
Me gusta porque sigo creyendo en el poder del arte para conocer la realidad, porque conforta saber que aún hay sitio para estas pequeñas experiencias, y porque quizá abra un hueco en el terrible país de los ayatolas para las mujeres y para la palabra.

Luces largas

La tarea de Manuel Pérez Yruela en su obra ‘Un relato sobre identidad y vida buena en Andalucía’ me rec uerda al trabajo que acometió el británico Joseph Needham. Escribió ¡30 tomos! de ‘Science and civilization in China’ para explicar por qué aquel país había conseguido los mayores adelantos científicos de su época, hasta localizar estrellas novas y supernovas en el año 1.400 antes de Cristo, pero de pronto todo se detuvo y Occidente les adelantó , para siempre y hasta hoy. No lo consiguió. Lo cuenta Steiner en ‘Los libros que nunca he escrito’, por ser fiel a la fuente.
Pues Pérez Yruela se plantea la gran cuestión, que no abordamos con frecuencia en el día a día, entretenido en pequeñas cuestiones circunstanciales, anteojeras sectarias e intereses diversos, algunos inconfesables. ¿Por qué Andalucía no consigue despegar, si ha hecho en los últimos 30 años un tránsito espectacular hacia la modernidad? ¿por qué la tasa de paro se resiste a bajar? ¿cómo avanzará una sociedad apegada a valores ancestrales, sin perderlos? Pérez Yruela tampoco da una explicación contundente. Ojalá la hubiera.
Lo que sí queda claro es que hay razones profundas y difíciles de mover, más allá de quién ostente el poder o qué haga para conseguirlo. Como es evidente que en la práctica de la cosa pública no se plantean estas grandes preguntas, y cada vez menos, con los partidos gobernados por el marketing, o sea por decir en cada caso lo que los electores quieren oir.
No parece que ninguno de ellos se ponga manos a la obra para articular una sociedad civil potente. Entre tanto, surge ‘Podemos’ y les pone a todos a cavilar, porque no saben cómo reaccionar para hacerle frente.
A menos de una semana de que Susana Díaz cumpla su primer año al frente del Gobierno andaluz no estaría de más incluir en los obligados balances un flash de luces largas. No se trata sólo de explicar ‘Podemos’, sino de ver qué hemos de hacer, como sociedad, para renovar nuestro contrato colectivo, abandonar el narcisismo y avanzar. De una vez.

(Aquí los textos a los que se refiere este artículo)

http://www.diariosur.es/andalucia/201409/01/progreso-economico-resiste-andalucia-20140901012044-v.html

http://www.diariosur.es/andalucia/201409/01/progreso-economico-resiste-andalucia-20140901012044-v.html

 

Falsa tregua de agosto

La capitalidad institucional y política, tanto oficial como de cenáculos, se ha trasladado esta semana a Málaga, donde todos los líderes han centrado sus agendas. Gustará más o menos, pero la nueva centralidad comienza a despuntar, como lo hace el perfume del agravio del resto de las capitales, no exento del reconocimiento hacia la potencia objetiva de la provincia malagueña, a la vez que se nota el interés que las formaciones muestran por pescar en su caladero de votos. Pero ese será el tema de otro día. Ahora desde Miarmalandia, más encantadora que nunca por el desierto vacacional, se observa cómo la actividad de los partidos (de los viejos partidos, hace falta ya añadir) sigue en turbulencia y ni descansa ni deja descansar.

Los socios de Gobierno se miran cada vez con más desconfianza. Es llamativo cómo en un mismo día la presidenta de la Junta suscitaba públicamente dudas sobre el fin de la legislatura mientras el líder de IU aseguraba que por su parte no habrá problemas. Con ligeras variaciones, la espesa trama de intereses mutuos se mantiene. La negociación del presupuesto no será tan determinante como las estrategias, aunque puede ser el pretexto. IU?esgrime como arma la amenaza de una comisión de investigación sobre los cursos de formación, a la que el PSOE teme como a una vara verde. Entre los llamados «primos» se cree que los socialistas pueden romper la baraja antes de que la petición de la comisión parlamentaria se llegue a plantear.

A Susana Díaz el tema de los cursos le puede dar el otoño, aunque hasta ahora se ha evitado que se convierta en una «macrocausa». En lo jurídico, porque a nivel de opinión pública ya existe como tal.

Mientras, en el PP andaluz se vive en ascuas por si Mariano Rajoy mueve ficha y se lleva a Arenas de una vez a Madrid. Como parece seguro, salvo que el Camino de Santiago obre prodigios, que Miguel Arias no va a ser comisario europeo, la impresión es que España nombrará para el puesto a Ana Pastor, en aras de la paridad. Los cenáculos de la costa aseguran que el veterano político de Olvera está lampando por el puesto. No sin el apoyo de Juanma Moreno y su equipo. Pero no parece que la operación les vaya a salir.

Verano del 14

Los ‘ferragosto’ implantan un gran ‘agujero negro’ en el año, un vacío cósmico en el que la gente se ampara en el puente, en las vacaciones o en las dos cosas para desentenderse de las obligaciones en general, para vivir, a fin de cuentas. Son días de calor, playas atestadas y carreteras imposibles, con un poso de leve desasosiego. No es solo que haya saltado un levante furioso desde donde escribo, por primera vez en el verano, es que ya se atisba el retorno y en pocos días el aire se hará más frío, la luz más blanca, el mar más ajeno y aparecerán los anuncios de la vuelta al cole y la moda de otoño. Sólo hay que felicitarse porque casi han desaparecido los fascículos.
Pese a todo, ‘ferragosto’ es bisagra. Hasta él, en este verano del 14 hemos asistido a la eclosión de un nuevo capítulo ‘climax’ del terrible serial de la corrupción española. No queda adonde mirar. El edén catalán ha saltado en pedazos, con toda esa carga de altanería hacia los demás pueblos en general, y el andaluz en particular. La exposición razonada de Alaya ofrece un espeluznante catálogo de prácticas políticas en la Junta que no por conocida en sucesivos fragmentos es menos vergonzante. Gürtel, en la Audiencia Nacional, traza otro estremecedor tablero del políptico del escándalo. El mal de muchos es mal de todos, consuelo de nadie.
En vísperas de que vuelva a arrancar la actividad pública, la semana que entra ya aunque un poco al ralentí, cabe esperar un otoño interesante. En lo procesal, evidentemente, y en lo político. Seguiremos pendientes del Supremo pero no dejaremos de tener los paseos de Alaya camino de su juzgado: la investigación de los cursos de formación promete tomar el relevo del escándalo y si cabe corregirlo y aumentarlo.
Entre tanto, no se puede descartar que en el supuesto de que la coalición de gobierno PSOE-IU resista unos presupuestos “imposibles”, la presidenta de la Junta decida acometer cambios para dar más ‘punch’ político y de gestión a su Consejo, sin que dejen de sonar tambores electorales.
Habrá quien piense que vienen tiempos interesantes, sobre todo como una maldición. Lo más atractivo quizá será ver cómo irrumpe la “nueva política” en este cansino y agotado panorama.

Slow

No me resisto a dejar del todo este pequeño espacio. Es una debilidad, o una vanidad. Poco a poco, suavemente, estaré alimentando el rescoldo.

La yihad entre nosotros

Me he currado un reportaje sobre la presencia de terroristas islamistas en andalucia. Aqui esta completo www.ideal.es/andalucia/201407/20/yihadistas-andalucia-peligro-indefinido-20140720002654.html

Síndrome de ‘podemitis’

Me sorprendió el viernes que todo un secretario de organización, un ‘número dos’ multiocupado, Juan Cornejo, apareciera en una rueda de prensa sobre un conflicto local, por mucho que fuera en Sanlúcar de Barrameda y en apoyo el alcalde socialista de la ciudad más grande que tiene este partido en la provincia de Cádiz, que antes regía la actual secretaria general gaditana, Irene García. El lenguaje no verbal, la expresión de Cornejo, antes llamado ‘informe carita’ decía a las claras que «aquí hay tomate». Pues sí: el PSOE-A ha sacado toda la artillería porque teme que la okupación de las viviendas en este pueblo sea un ‘caso Utopía-2’que contagie a otras localidades de Andalucía, hostigados por IU.
En el PSOE se habla de ataque de ‘podemitis’ en sus socios de gobierno que, asustados por el auge de Pablo Iglesias y los suyos, estarían en una estrategia de radicalización para captar ese electorado.
El malestar entre los dos partidos que gobiernan Andalucía se intensifica. Es un síntoma que sea Cornejo el que encabece la visualización de la crisis, por mucho que se quiera reducir al nivel local, porque él es uno de los principales interlocutores con IU desde antiguo, desde que era el PC y él estaba fraguando pactos en la provincia de Cádiz, y siempre ha tendido puentes y evitado hablar de conflicto.
Este malestar, que hasta ahora se había mantenido dentro de los márgenes de la discreción, coincide con la negociación de unos presupuestos que muchos consideran imposibles de por sí, y más tras el compromiso de la presidenta de pagar las extras íntegras a los funcionarios, es decir sumar al gasto 350 millones de euros. IU no parece por la labor de facilitar las cosas. Valderas dice que la cuenta pública andaluza ha de subir un 2%, cuando la previsión de crecimiento más optimista es del 1,4%, y eso que al vicepresidente se le tiene por el ‘amigo’.
Los rumores de ‘otoño caliente’ en lo político se disparan. Quizá la cuenta atrás de la legislatura se ha iniciado.

184 días

La peor época del año para que el poder intente dialogar con el ciudadano es esta en la que acabamos de pagar la declaración de la renta. Resulta que cada uno de nosotros trabaja de media 184 días de los 365 que tiene el año, más de la mitad, para Hacienda. El punto de más sensibilidad del cuerpo humano es el bolsillo, de modo que ahora que está dolorido que no nos vengan con cuentos. Los que ni siquiera tienen ese problema, ese más de un millón de andaluces o casi cuatro millones y medio de españoles en paro, aún ven menos razones para abrirle la puerta al vendedor de biblias políticas ¿Primarias? Ni los militantes de IU, que se suponen más motivados, respondieron a la llamada y hubo que ampliar el plazo para dar en un resultado previsible que arroja pequeños beneficios en el dificultoso proceso de lanzamiento de imagen de su futuro candidato. En el PSOE el proceso interno tropieza con la indiferencia de sus propias bases, cuando no reabre viejas heridas y levanta barricadas en las agrupaciones, que era lo último que necesitaba este partido en medio de la debacle general. El PP habla con la boca chica de sumarse a esta ola, pero es tan de cara a la galería que mejor lo dejen, que en un partido de mando único no caben veleidades. Todo lo más una maniobra de ‘legislación creativa’ para mantener las alcaldías.
Concedo que esto pasaría igual en cualquier momento del año, pero ahora que coincide con la campaña de la renta no sólo resulta más visible que nunca lo caro que nos cuesta y la mala calidad-precio del producto que pagamos, también debería ser evidente que es cosa de todos, queramos o no, y que esta cuestión de la representatividad no es sólo partidaria, por mucho que la hayan secuestrado los aparatos de los partidos, sino que forma parte esencial de la forma que nos hemos dado para gobernar el territorio en que nos ha tocado vivir.
Ahora que leo acerca de ‘emociones políticas’, a Martha Nussbaum, compruebo cuánto queda para que sentimientos positivos sustituyan al asco y la vergüenza.

Activismo por fandangos

Flo 6×8, una experiencia de protesta que sigue innovando.

http://www.diariosur.es/andalucia/201406/29/activismo-fandangos-20140629011316-v.html