Categoría: Patrimonio

Cambio de nacionalidad

Quiero ser japonesa. Mirad lo que han hecho allí, a un año del terrible tsunami: http://news.nationalpost.com/2012/02/09/see-how-japan-has-rebuilt-in-the-11-months-since-the-earthquake-and-tsunami/

Y comparad con lo que se tarda aquí en repellar un desconchón.

Ciberactivistas del patrimonio gaditano

Asistimos a un esperanzador auge del activismo social en defensa del patrimonio gaditano. Dos grupos, con perfil en Facebook y cuenta en Twitter, demuestran la eficacia de la organización desde lo que en mis tiempos se llamaba “la puta base” y la utilidad de las redes sociales para hacerse oir. Me refiero a Cádiz Ilustrada y a Cádiz Abandonada, que el lunes temprano ya tenían formulada su denuncia sobre los daños en la Catedral por pintadas salvajes en el fin de semana de Carnaval. Recogido enseguida por los medios,  hoy mismo el Ayuntamiento dice que están borradas.

Las dos organizaciones son diferentes entre sí, en sus objetivos y en su definición, aunque tienen elementos en común. Pero las dos hablan de conciencia ciudadana, imprescindible en los tiempos que corren.

Tarea para el nuevo obispo

La situación del convento de Santa María requiere de la atención prioritaria del nuevo obispo, Rafael Zornoza: a ver qué ha pasado ahí, porqué se eternizan las obras hasta el punto del deterioro del bien que se quería proteger, qué hacer para agilizar el asunto. Seis años de demora son muchos años.

De momento,es una sociedad civil la que toma cartas en el asunto y pone la cara colorada a los responsables: http://www.lavozdigital.es/cadiz/v/20111025/cadiz/santa-maria-quiere-otra-20111025.html

Cultura, Ayuntamiento y Obispado deberían ponerse las pilas. No se puede contemplar impertérrito el desastre en un BIC que además forma parte de la memoria sentimental de los gaditanos.

De momento, gente como esta es la que necesita la ciudad para salir adelante.

Cádiz, como la chata

La foto me vino vía WhatsApp. Colega en Lima, asistente a la 67 sesión de la SIP, Sociedad Interamericana de Prensa, me preguntaba si es que había ido alguien, porque el stand estaba permanentemente vacío. En la SIP están que trinan y Cádiz está quedando como la chata, añadía mi comunicante. Parece que los editores americanos tienen ya las reservas hechas, los pagos adelantados y no saben si el encuentro semestral se va a celebrar. A estas alturas ya no pueden dar marcha atrás. Han pedido por varias vías ayuda a Teófila, aunque la pelota está en el tejado del Consorcio y de la Asociación de la Prensa, a quien reclaman una explicación. En cualquier caso, poner el stand ha sido un error y mantenerlo desocupado, más, porque ha evidenciado el problema. Pero el congreso tiene que salir adelante.

Arte para el Doce

El acuerdo que ayer firmó la alcaldesa con la Fundación Llopis es una noticia muy positiva, por fin, en este marasmo del Doce. Va a llenar de contenido la Casa de Iberoamérica, o sea la cárcel vieja, de calidad y con permanencia. Por lo que vi en las exposiciones que trajo al castillo de Santa Catalina, sobre todo la pintura virreinal del Reino de Cuzco, y por lo que dice su web, la colección es impresionante, riquísima y variada y su dueño, José Félix Llopis (en la foto, con la alcaldesa), un exiliado español y una personalidad de gran interés.

Creo que en este caso Teófila Martínez ha encontrado petróleo. Espero que la comisión que va a controlar el acuerdo consiga hilvanar una muestra permanente bien potente y coherente y organice temporales también articuladas, que las difundan y den prestigio a la institución.

También parece muy importante la exposición de escultura policromada que ha organizado Servitas, más allá de la lectura cofrade o incluso religiosa. Hay que ir a verla.

Como habrá que ir a la expo de Carmen Calvo que trae Unicaja. Por fin arte contemporáneo de calidad, que llevamos aquí una época de una sequía tremenda.

Exteriores robados

Ha vuelto Bartolomé Pozuelo. Lo veríais el domingo pasado. Esta es la entrega de esta semana. Admirable, como siempre. Qué maravillas por re-mirar nos ofrece aún nuestra ciudad, si se sabe cómo hacerlo.

Adivinad de qué calle se trata. Venga!

Un difícil rescate

Va a ser complicado rescatar el Vaporcito. El barco, de madera, está muy dañado y al sacarlo es probable que se acabe de partir. Y habrá que ver quién paga la reconstrucción por la que todo el mundo aboga hoy. Porque la empresa no parece que esté por la labor y las instituciones se encuentran más allá de la quinta pregunta. A ver si contribuye la ministra de Medio Ambiente, Rural y Marino, que se ha apresurado a proclamar el carácter “icónico” del Adriano.
Estamos, en cualquier caso, ante un desafortunado y triste accidente, por más que en los mentideros se lancen rumores infundados. La empresa acababa de gastarse 14 millones de las antiguas pesetas en ponerlo a punto; nadie se la juega en un barco con 80 pasajeros y tampoco resulta creíble que el patrón se durmiera. Los pasajeros de cubierta no podían verlo, en todo caso, más que de espaldas.

El armador ha apagado el móvil y no quiere aparecer ante la prensa.

Sin embargo… mejor que le aconseje a su abogado que sea más cauto con su propio teléfono celular. Ayer se le oyó, en los alrededores del Juzgado, desvelando su estrategia.
Todo hace pensar que la patata caerá del lado de las administraciones que tanto proclaman su amor por el barco, porque la empresa no tiene un duro desde hace años. A la Junta, en especial, le corresponderá rascarse el bolsillo, ya que lo ha declarado BIC.