Reunión decisiva

El consejero Menacho va mañana a Madrid para llevarle a Chaves la ‘carta de los Reyes Magos’ del Doce. El flamante presidente de la Comisión Nacional del Bicentenario tiene una primera cita con el titular del Consorcio, que le llega cargadito de peticiones, que quizá se encierren en dos: más dinero del Gobierno y una solución en materia de incentivos fiscales para atraer patrocinio. Aparte, hay otras muchas cuestiones, mayores y menores.

Esperamos ansiosos el desenlace.

Entre tanto, a ver si se pasa alguien por las oficinas y hace algún conjuro contra el mal de ojo.

Con Belisario Betancur, como en los viejos tiempos

Pedí una entrevista con Belisario Betancur, ayer jueves, porque me parecía un nombre de esos esenciales en la historia iberoamericana, un tipo interesante por su discurso en Zacatecas, y sobre todo porque pensé que, como está el panorama tan mustio, era alguien con proyección internacional, que venía aquí desde el Mundo. Ya sabéis eso que decía Felipe Benítez Reyes en uno de sus primeros libros, que en la infancia él creía que “el mundo era aquello que sucedía en otra parte”.

Pues el Ayuntamiento no me confirmó la cita, así que yo me fui a oirle esta mañana hasta sin bolígrafo, y por supuesto sin prepararme nada. Cuál no sería mi sorpresa cuando la alcaldesa me presenta a Betancur y me dice que después del acto hablaríamos. Me sentí peor que una vez, en mi primer año de prácticas, cuando a mi colega Gabi y a mí nos pusieron delante a una bailaora que había ido a poner un anuncio para que la entrevistáramos. Aún nos reímos del bochorno que pasamos. 

Así que, rejuvenecida, me puse a ello. Menos mal que el iPhone tenía cobertura y pude buscar algo de documentación. Con eso y el discurso compuse un mínimo cuestionario. Pero dio igual: me propusieron que le entrevistara en el coche, camino del Castillo de Santa Catalina. El sentado delante, yo detrás, entre mi letra y los saltos de los adoquines, las notas eran como jeroglíficos. Continuamos la charla en el castillo, ya con un poco más de serenidad, aunque Betancur practica la máxima aquella: “Pregunte, pregunte usted lo que quiera, que yo contestaré lo que me dé la gana”. Acabo de terminar un resumen de la conversación, en estilo indirecto, para el periódico de mañana.  Creo que resulta interesante, siquiera como testimonio del paso por aquí de una figura reconocida, de alto nivel político e intelectual.

Luego dimos un paseo por la  muralla con la alcaldesa y ellos volvieron al Ayuntamiento, para una recepción. El presidente colombiano regresaba a Madrid en el avión de la tarde y entre tanto pensaba ir a la casa de José Celestino Mutis, “Sagasta,100″, como en peregrinación.

Le acompañaba Miguel Angel Cortés, que fuera secretario de Estado de Cultura con Aznar. Le pregunté si será ministro del asunto en el próximo Gobierno de Rajoy y se rió, tras negarlo y no sin admitir que es incluso probable que no haya Ministerio de Cultura.

Así, la aventurilla del día. Lo he pasado muy bien: sobre todo cuando me recitó entera “La vaquera de la finojosa”, en el patio del castillo, bajo una levantera furiosa. Una escena digna de recordar. “Moza tan fermosa/non ha en la frontera”… Y esa ventolera, y yo sin saber por dónde iba a tirar el titular.

Bicentenario/Consorcio

Me da que los del Consorcio se preparan para anunciar alguna buena noticia la semana que viene. Habrá que esperar que sea así, que les salga algo bien a las criaturas.

Entre tanto, el viernes el Ayuntamiento trae al expresidente de Colombia, Belisario Betancur, un histórico líder iberoamericano, poeta también, a quien sin duda será muy interesante conocer.

Aunque ayer hubo una incidencia extraña en el Consorcio: se colò por las oficinas de la Alameda, sin anunciarse, la vicepresidenta de la Diputación Mercedes Colombo. Quizás para inspeccionar la parte de planta que le corresponde a la institución, que fusionó con ellos su área del Doce, sí, la que llevaba Pérez Peralta.

Chaves vuelve

Se confirma que Manuel Chaves va a ser el presidente de la Comisión Nacional del Bicentenario. El viernes pasado me leí toda la referencia del Consejo de Ministros, pero no vi el nombramiento. El sábado lo publicó el BOE, así que ya es oficial.

El vicepresidente del Gobierno y expresidente de la Junta de Andalucía -y parlamentario por Cádiz-, podría encabezar la lista de la provincia al Congreso en las próximas generales. Todo hace pensar que seguirá en política, de modo que este cargo será un buen escaparate para su lista. Aunque tendrá que darse prisa en tomar posesión. Si las elecciones se adelantan va a tener muy poco tiempo para rentabilizarlo.

Cuenta con la gran ventaja de que todo lo conoce ya más que de sobra. Por ejemplo, el castillo de San Sebastián, en el que estuvo su padre destinado. Como presidente de la Junta asistió con M.Teresa Fernández de la Vega al comienzo de las obras. A ver cómo capea ese fracaso… entre otros.

Compaginar

Está prevista una reunión inminente entre la alcaldesa y el presidente del Consorcio del Bicentenario para compaginar agendas. Es de esperar que las programaciones se unifiquen y se presenten juntas, para que consigan tener más empaque. Así se notarán menos los huecos. Es prioritario salvar cuanto menos la fachada. Además, hay que intentar que los contenidos sean dignos y relevantes.

Consulta en el Congreso

Manuel Chaves le preguntó ayer a Ramón Jáuregui en el hemiciclo si tenía interés en ser presidente de la Comisión Nacional del Bicentenario. Este le dijo que no.

No existe ninguna obligación de que el cargo lo ocupe el vicepresidente primero del Gobierno. Rubalcaba  lo reclamó por su relación con Cádiz.

 Ahora  se está gestionando si hay que hacer alguna modificación legal o es sólo un nombramiento a aprobar en un próximo Consejo de Ministros.

Lo cierto es que quien tiene más posibilidades es Chaves, que es vicepresidente y es de Cádiz. Jáuregui es ministro de la Presidencia.

A él me da que le gustaría.

En la provincia, me dice un alto cargo de la Junta, sería muy bien recibido.

Difundir el Doce

 Gran taquilla en el acto de presentación del Plan turístico del  Bicentenario, esta mañana en el Hotel Playa, con dos consejeros (Luciano Alonso y Francisco Menacho), mucho alto cargo del PSOE y mucha gente del sector. Caras de circunstancias en la dirección del Consorcio, por lo que se ve en las fotos. Tras el acto hubo una reunión interna en plan terapia para superar las dificultades y hacer equipo, tras las críticas de días pasados.

Alonso reta a los ayuntamientos a presentar iniciativas y acogerse al plan. No queda tiempo para andar con piques, con todo lo que ha tardado en presentarse. La acogida en el sector ha sido buena. 

Se trata de dar a conocer el Bicentenario en España y en el mundo. Es urgente. Ya se sabe que lo que no aparece en los medios no existe. Y si no existe difícilmente va a venir nadie. Y si no hay repercusión turística, un objetivo prioritario ‘per se’ de todo evento, pero especialmente importante para nosotros, el fracaso será total. 

 El Doce debe poner Cádiz en el mapa de los destinos y significar un antes y un después, ha de ser uno de sus legados más importantes. El sector debe fortalecerse. Hay que conseguirlo

Escucha!

No nos volvamos locos. No va a fracasar el Doce porque no se haga la exposición de Alberto Ramos. Tampoco, aunque a mí me duela mucho más, porque no se haga la de Jimena Blázquez. No puede ahora abrirse una crisis institucional porque no salga “la exposición más importante”, si no la hubo cuando se cayó la municipal comisariada por  Pérez Reverte quien, con todos los respetos, tiene bastante más proyección. Más aún, cuando se sabía que era muy probable que no saliera, entre otras cosas, por el retraso en concretar el proyecto y solicitar los préstamos.
Recompongámonos las ropas y volvamos al tajo, que queda mucho por hacer. E, insisto, exijamos al Estado que se comprometa con el Doce, que no es sólo cosa de Cádiz, sino de la Historia de España.
 Rubalcaba, escucha!! 

Guerra de gerentes

Leo en Twitter que Gabriel Almagro arremete contra el actual equipo del Consorcio del Bicentenario y dice que todo lo previsto estaba preparado, en concreto una exposición comisariada por Alberto Ramos. No es lo que cuentan sus sucesores, de modo que la guerra está servida. Otro tanto pasó antes con las obras del Castillo de San Sebastián.
Entre tanto, al Doce gaditano se le puede aplicar que “entre todos lo mataron y él solito se murió”.
Ni esa exposición, ni otras habían sido ni siquiera habladas cuando él dijo que sí lo estaban, ni los patrocinios llegaban, ni se sabía qué hacer para tapar el enorme agujero dejado por el concierto de San Fernando, contratado con largueza por el equipo anterior…
Tres gerentes en cinco años son muchos cambios. Y una parte de la culpa, pero no toda ella. Las historias del Doce dan para escribir una enciclopedia del disparate: guerras internas de partido, peleas de instituciones, falta de ideas, de eficacia y, al fin, de dinero.
La inexistencia de lugares con medidas de seguridad para que los grandes museos presten sus piezas ya lo venimos diciendo desde La Voz hace años. Ahora resulta que era verdad.
Entre la sucesión de errores cabe destacar uno nuevo: dejar la presidencia del Consorcio a la Junta. Me lo dijo el otro día una de la únicas cabezas bien amuebladas de esto, a quien no han dado bola en ningún momento. Es verdad. Debía haberse quedado Madrid, la Accion Cultural Española… Alguien que hubiera tirado de Presupuestos Generales del Estado.
Ahora ya es tarde para lamentarse. Toca recoger los pedazos.

Ministro y pianista

La alcaldesa almorzó hoy en el Terraza con el ministro de Cultura y Juventud de Costa Rica, Manuel Obregón, con quien firmó un convenio esta mañana. Obregón es también pianista y ofrecerá un recital el viernes en la Cárcel Vieja, en un acto organizado por la Sociedad Cádiz 2012, que preside el teniente de alcalde Juan José Ortiz.

Ortiz, que estaba también en la comida, mantendrá a un encuentro también el viernes con el embajador de Filipinas, con quien va a perfilar la participación de este país en el Doce. Será un socio relevante, que puede aportar mucha historia común y un punto de exotismo que tiene aún una honda huella en Cádiz. No tanto por los mantones, que no venían de Manila sino de China, como por marfiles y obras de arte.

También estaba Mercedes Colombo, que dice que no sabe nada de si va a ser la presidenta de la Diputación, y sonríe.