Diálogo (supuesto)

-Menacho, por tu culpa acabamos de perder dos concejales en Cádiz

-No, los vamos a perder por llevarte de número dos.

(Tras el anuncio de que el castillo de San Sebastián no estará terminado en 2012)

El castillo

Varios colegas me comentan sus sospechas de que hubo algún tipo de  escenificación con el castillo de San Sebastián: Menacho dice que no se termina; Marta que luchará por conseguirlo; Rubalcaba da dinero…

Pero no comparto yo esa teoría. Más bien me parece que lo que hay es un caso de “salto de línea” producto del relevo y de la propia crisis interna socialista. Llega Menacho, creyendo que en el Consorcio había “posibles” y se encuentra un cuadro espeluznante de arcas vacías y, casi sin querer, admite que no habrá tiempo ni dinero para acabar la obra.Va a Madrid a ver a Rubalcaba y éste saca del cajón el último proyecto que le dejó Gabriel Almagro, el sábado antes de su cese, donde había varias líneas de trabajo para hacer viable aquello.

De todos modos, hay muchos puntos oscuros. ¿Cómo dice primero que sólo estarán las casamatas si luego se  consiguen 3,5 millones para luz y  agua? ¿es que la iban a abrir sin suministro? ¿Cómo iban a funcionar, entonces? Y más: ¿entra en esta cifra, y en los 3 millones comprometidos, pero no seguros, el patrocinio de Endesa? ¿el dinero de Medio Ambiente para depuración? ¿el empleo a cargo del Servicio Público de Empleo Estatal, que había dado trabajo durante un año a 80 albañiles? ¿O estos tres capítulos, que ya el anterior gerente del Consorcio tenía cerrados, se suman a la cantidad ”concedida” por el vicepresidente?  ¿O es que no estaban tan cerrados como Pizarro y Almagro creían?

Fumata

Fumata blanca (¿o era negra?) En fin, que todos tranquilos. Ya se ha desvelado que habemus gerente del Consorcio del Bicentenario. Será Emilio Aragón, como se suponía. Gaditano, con experiencia en el mundo del patrocinio desde su cargo en  la Obra Social de Cajasol, del que se jubiló hace un par de años, le toca ahora ponerse al otro lado, el de los que piden, y luchar contra un tiempo de escasez, tanto de recursos como de tiempo.

Enhorabuena, muchos éxitos  y que cuente con todo el apoyo que le podamos prestar.

Dicho esto, y con todo el cariño que sin duda todo Cádiz le tiene, sólo espero que ejercite los nudillos para llamar a todas las puertas, que engrase el trabuco y se disponga a atracar a todo el que pase. Se trata de dinero.  No más.

Luis Pizarro tenía contactos muy avanzados que podrá aprovechar.

Ya hace tiempo que dejamos de esperar que el Bicentenario fuera a tener el nivel de nuestros sueños. Pero hay que confiar en que aún puedan salvarse los muebles. Parece que existen proyectos interesantes, pero también muchas incógnitas por despejar.

Hermetismo

En breve se conocerá el nombre del nuevo gerente del Consorcio del Bicentenario. Mucha especulación y poca chicha, ahora mismo, pero todo se andará. Es posible que la decisión esté por tomar y hasta hay quien no descarta la sorpresa.

Esta tarde se reúnen el consejero Menacho y el delegado Jiménez Barrios con los directivos del Consorcio para analizar la situación, necesidades, proyectos.
En alguna parte de la ciudad alguien espera que le suene el teléfono.

Y en otra parte de la provincia cierto dirigente del partido espera ser consultado, mientras cree recibir mensajes indirectos por una sutil vía periodística, usada por la poderosa secretaria regional de organización para indicar, en este caso, que se elegirá a un crítico.

Susurro

No fue ni un rumor, solo un susurro, entre dientes, pero dientes con poder. El próximo archipámpanos del Doce puede ser…. Luis Pizarro.
Lo digo como lo oí.
Seguiremos informando.

Uno que no

Rafael Román no está en la lista de aspirantes a gerente del consorcio del Bicentenario ni se le espera. Me lo dijo esta mañana: “Yo hubiera sido comisario hace cinco años, pero ahora no, y menos con las cosas que estás escribiendo”. Risas.

Recuerdo que yo apoyé sus ideas de que el Doce debía tener comisarios que trabajaran en una programación potente y desde luego que él lo hubiera hecho muy bien entonces, porque tiene una gestión cultural acreditada. Pero la política es así de torpe, o de miserable. Bien mirada, la historia del consorcio es bastante negra y terrible. Se hicieron las cosas mal desde el principio y esos polvos traen estos lodos. Sobre todo, con los patrocinios. En vez de encargarlo a profesionales, a “conseguidores”, gente que se mueve en la mesa camilla donde los grandes mecenas reparten los eventos, se optó por una firma que no se dedicaba a eso y que ha pinchado de manera brutal. Su delegada en el organismo anda de baja permanente. ¿Por qué se hizo? Ahora ¿quién lo arregla? No solo no hay patrocinios, sino que tampoco hay tiempo. ¿Quién lo endereza?

Otro “picado” con lo que he escrito aquí es Emilio Aragón, que piensa que he ido contra él. Que no se preocupe, en cualquier caso, porque a mi no me escuchan ni en mi casa. Un día hice la prueba, dejé por la mitad una historia que estaba contando, durante un almuerzo, y vi que nadie preguntaba “¿y qué más?”. Os recomiendo que no lo hagáis, fue desolador.

Con Lula, en Casa de Iberoamérica

Vuelvo del encuentro con Lula fascinada. Una es mitómana, sin duda, pero este hombre exhibe tal hoja de servicios que no puedo menos que rendirme de admiración, algo tan difícil, ante un político que demuestra que es posible, que la acción de gobierno puede mejorar la vía de la gente hasta límites de verdad contables, erradicar la pobreza, crear empleo, convertir un país pobre en la quinta potencia mundial. Un 7,5 de crecimiento, líder de los BRICS, la tierra prometida para muchos europeos porque en los 8 años de su mandato se han creado 15 millones de puestos de trabajo, 28 millones de personas han accedido a la clase media, 38 han abandonado la pobreza… De todo ello habló en un discurso que seguimos sin pestañear, extrañados de estar oyendo esas grandes verdades que hemos olvidado. Comentaba luego con Lorenzo del Rio, presidente del TSJA, qué sintomatico es que nos admire que nos recuerden que la política se tiene que preocupar de los pobres, que los ricos no necesitan al Estado; que la crisis la han causado las entidades financieras, que en vez de invertir han especulado ; que la educación es inversión, no gasto… Las cifras que Lula, el obrero metalúrgico, el primer presidente sin título universitario, ha conseguido para su país son asombrosas. Desde la izquierda, pero continuando las reformas de su antecesor.
Brasil y el milagro de Lula hace parecer nuestra Europa, nuestras políticas, agotadas, exhaustas. Nos enseña el camino para mirar de otra manera y redescubrir unas pocas verdades.
El Ayuntamiento ha prometido pasar el audio del discurso. Lo colgaré aquí para que lo escuchéis, su voz grave, su entusiasmo, su oratoria incapaz de contenerse en los folios que le habían preparado. Ya veréis.
Luego departió con cuantos se acercaron, se hizo fotos con todos, como una estrella, y se fue a las 9 y pico, camino de Madrid, no sin antes rechazar la entrevista que venía negociando desde mucho tiempo atrás: “He decidido no dar ninguna durante seis meses , me dijo, para no interferir en el trabajo de Dilma” (Roussef, su sucesora)
Hoy se entrevista con Zapatero en Madrid e irá a ver su primer Madrid-Barcelona. “No voy a favor de unos ni de otros, dijo, cada uno de ellos tiene tres brasileños”.
Una cita para la historia y un gran éxito del Ayuntamiento. La Libertad Cortes de Cadiz no ha podido tener un mejor nombre.

Pánico en el Consorcio

No lo dicen, porque son un club de conjurados, como D’Artagnan y los tres mosqueteros, pero se siente a leguas el miedo entre el personal directivo del Consorcio del Bicentenario por quien pueda llegarles de gerente. Los nombres que circulan, desde luego, son para temblar. Si se  confirmaran sería enterrar los sueños de que la conmemoración  llegue a despegar en el 2012.

Desde luego, la elección no es fácil, porque la gente capacitada, un “perfil Pellón”, por entendernos no está al alcance económico. Pero si no se estiran en contratar a un buen profesional (con un trabuco, insisto, es decir con contactos para hacerse recibir por las empresas del Ibex 35 y más) y se opta por un perfil bajo, colega descolgado, compañero de partido que alguna vez hizo algo de esto… pues va a ser que no, que no saldremos del modelo feria de pueblo .

Menacho va a visitar el lunes las oficinas de la Alameda. Parece que los nombres son los que son y que ahora se trata de negociarlo con los demás socios para llegar a un consenso.

Así que, me temo que una vez más si algo puede salir mal, saldrá mal.

El que avisa no es traidor. Más bien se trata de un deber de ciudadanía. Quien tenga que decidir tiene que sentir en el cogote el aliento de su gran responsabilidad.

La gerencia del Consorcio

¿Hacemos una porra? ¿O una lista en la web? Hay nombres a patadas para nuevo gerente del Consorcio del Bicentenario (hay quien propone a Amaya la de Mocedades) , pero aún  no se ha tomado la decisión. Debe ser una especie de mago, o maga, con altas relaciones, con poder de persuasión, con capacidad ejecutiva, y con un trabuco bien grande para atracar donde pueda.

Lo que no sé es cómo van a resolver la situación de María Luisa García Juárez, que tiene la plaza y está de baja por enfermedad. Estaría muy feo echarla en esta situación. Propiciar que renuncie es delicado. Que se incorpore no parece la mejor solución.

Tampoco los responsables han de matarse por buscar un perfil que pueda tener luego rentabilidad política, o sea que use en el Doce un trampolín para proyectarse hacia el futuro. Porque lo más seguro es que salga quemado. O quemada.

El Consorcio

Circulan intensos rumores acerca de quién va a ser el gerente del Consorcio del Bicentenario. Ayer se dio el nombre de Rafael Román, hoy el de Pepa Caro… Es probable que finalmente sea Manuel Jiménez Barrios, como se dijo en un primer momento, pero también debe haber una decisión para sumar un ejecutivo potente que se dedique ‘full time’ al Doce. Porque al ritmo que va, con el tiempo en contra, no queda otra.