Fernández prefiere ser imputado

Si el exconsejero de Empleo, tras declarar ante la jueza, queda en libertad sin cargos y es citado como testigo tendrá que decir “toda la verdad y nada más que la verdad”. Si lo es como imputado puede reservarse el derecho a no declarar.

Eso se dice en su entorno.

Los sindicatos y los ERE

Parece que el ex consejero de Empleo Antonio Fernández será llamado pronto a declarar por la jueza Alaya  por el sumario, que no “trama mediática”, de los ERE. Su imputación puede ser más lenta, ya que detrás vendría su antecesor, José Antonio Viera, que es aforado, por lo que el caso pasaría al Supremo. La jueza sevillana quiere mantener la instrucción en su poder el tiempo necesario.

Entre tanto, surge una pregunta: ¿por qué nadie habla de los sindicatos? De su papel en este escándalo, de su participación y de sus afiliados en acuerdos presuntamente fraudulentos. Incluso en otros que  han servido para dejar en la estacada a trabajadores veteranos y “caros” y sustituirlos por becarios y mano de obra barata, a mayor gloria de las empresas.

Parece que los sindicatos tienen bula. A ellos también les tiene que llegar el momento de levantar alfombras, rendir cuentas y exponerse al escrutinio público.

Me diréis que las confederaciones de empresarios. Sí, también, han pactado irregularidades, también deben aclarar actuaciones. Pero … así se las ponían a Fernando VII, mira por dónde.

Cortar de raíz

El PSOE andaluz ha tomado la firme decisión de cortar radicalmente la corrupción en Empleo, caiga quien caiga. Así lo aseguran los responsables del aparato, que están indignados por las dificultades añadidas que les está planteando el asunto de los ERE y otras ayudas otorgadas por la Consejería. Es cosa de tiempo que llegue hasta el final la asunción de responsabilidades políticas, es decir los ex consejeros Viera y Fernández, el primero de ellos aforado, el segundo sujetado a duras penas en su cargo de presidente del consejo regulador por el apoyo de algunos grandes, entre ellos quienes tuvieron ERE en su etapa de consejero.
Esta contundencia se produce a pesar de que el PSOE tiene datos que indican que el escándalo de los ERE no les va a pasar factura electoral. Si es así se desmonta el tópico de que solo los votantes del PP se muestran inmunes a Gurtel y otras corrupciones.
Durante todo el día de ayer corrieron fuertes rumores de que Fernández había sido imputado tras las declaraciones del exdirector general Javier Guerrero ante la jueza Alaya, indicando que sus superiores tenían conocimiento de lo que él hacía respecto a los ERE.
Extraña, por otra parte, el retraso del juzgado en aceptar la personación de la Junta en la causa.
También por fin ayer la Junta dio una respuesta a las informaciones sobre los fraudes de los contratos indefinidos pagados con fondos europeos. Admite las irregularidades, pero afirma que muchos son casos de empresarios a quienes la crisis ha impedido mantener el compromiso de cuatro años de permanencia en el puesto al que obligaba la subvención. Con todo, el volumen de dinero defraudado es altísimo y el porcentaje de irregularidades halladas sobre los casos investigados resulta también tremendo. Aunque la mayoría de los detectados queden en el ámbito administrativo, eso no lo hace menos relevante.
Seguiremos informando.

El fraude de los contratos

Ni los empresarios ni Empleo  reaccionan ante la investigación que revela un fraude generalizado en las ayudas para convertir contratos temporales en fijos. Están esperando que se resuelva, se entiende. A la vez, deben preparar sus “argumentarios”. El asunto es difícil de digerir y también de explicar. Las cifras son muy altas. El descrédito ante Europa, galáctico. A ver cómo se toman en Bruselas estas prácticas de cara al futuro.

En pocos días se dará a conocer el resultado completo de la operación, iniciada en Cádiz.

El nuevo consejero, Manuel Recio, ha dicho respecto a los ERE que se devolverá hasta la última peseta. Otro tanto habrá que hacer aquí. Varios miles de empresas van a tener que soltar la pasta que se embolsaron. Pero la vergüenza no la resarcirá nadie.

Es terrible tener la sensación de que esto podía ser, al menos en determinada área, como la Tagentópolis que acabó con el socialismo de Bettino Craxi en Italia, con la democracia cristiana y casi que con la democracia en general, y dio paso a Berlusconi y su neopopulismo cutre.

Griñán tiene  que prestar el gran servicio  de evitar que esto suceda y resanar el sistema. No sólo por sus réditos electorales, sino por la salud democrática de la comunidad autónoma. Parece decidido, me dicen. Pero ¿qué cabeza cortar? Ya de hecho me aseguran que prescindió de Antonio Fernández porque éste se negó a cesar al delegado en Sevilla, Rivas, ahora imputado en el caso de los ERE de Mercasevilla.

Más “presuntos chanchullos”

La Consejería de Empleo de la Junta se revela como un pozo sin fondo. Hoy en El País se publica que el “fondo de reptiles” también sirvió para ayudar a ayuntamientos, entre ellos los gaditanos de La Barca y Chiclana, e instituciones públicas y privadas para cursos, seminarios, congresos etc. Ved aquí.

Resulta además curioso, como dice la información, que el Instituto San Telmo recibiera 380.000 euros para cursos de alta dirección para directivos y en la contabilidad de Empleo aparezcan pagos por 772.000.

En El Mundo encuentro este titular: “La Junta otorgó 75 millones del ‘fondo de reptiles’ como ayudas a empresas”. Se hizo sin control y al margen de la normativa, añade, sin información ni concurrencia pública, tanto en la época de Viera como en la de Fernández como consejeros.

La madeja se devana. Espero que poco a poco, por salud democrática, vayamos conociendo más detalles de este tinglado que, incluso cuando pudiera encontrar un paraguas jurídico, tiene toda la pinta de estar trufado de sectarismo, amiguismo y hasta nepotismo. Aun cuando no tuviera calificación penal, digo, parece difícil de justificar en claves de equidad, mérito y capacidad etc.

Al nuevo equipo del consejero Recio le crecen los enanos.

Luego vendrán los cursos de formación.

Los ERE de la Junta

Fuentes solventes, de esas que se enteran de todo, me dicen que Antonio Fernández, exconsejero de Empleo, ha dicho que no piensa comerse “el marrón” de los ERE irregulares que investiga la jueza Alaya.

Seguiremos informando.

«La Diputación debe aclarar la situación de la consolidación de empleo»