Presidente tuitero

El presidente de la Junta se estrenó ayer en Twitter. Su cuenta es @PepeGrinan. A esta hora tiene ya casi mil seguidores y ha lanzado 42 tuits. Parece que buena parte son suyos de su propia mano, aunque sin duda tendrá respaldo de su equipo para gestionar la cuenta. Ayer tarde tuiteaba en el AVE camino de Madrid, donde viajaba para intervenir esta mañana en los Desayunos de Ana Pastor. Advertí que llevaba un entusiasmo digno de Pedro J., que tuitea -por lo que dicen- como un poseso. Es que el pajarito azul tiene un peligro,  que como te descuides te mete en un lío en una fracción de segundo. El no es precisamente de los que se cortan, así que permaneceremos atentos a sus t, ff,  rts etc, etc.

Interesante agenda de mañana

Una somera investigación sobre el correo electrónico da pistas para pensar que mañana será un día interesante en la agenda política del socialismo gaditano. Resulta que Griñán viene a Chiclana y a Sanlúcar, en su calidad de presidente de la Junta, para inaugurar el Ayuntamiento y el puerto de Bonanza, a las 9 y a la 1 de la tarde. Después, ya a las siete y media, presenta la lista de Irene García a las municipales, ahora con la chapa de secretario general del PSOE de Andalucía. Entre medio queda tiempo para un encuentro “vis a vis” con el díscolo González Cabaña. En alguna parte del Bajo Guadalquivir o aledaños debe haber un reservado listo para las confesiones, las recriminaciones, incluso para la pipa de la paz.
Si cruzamos estos datos con la agenda del consejero de Gobernación nos da que Pizarro tiene que estar en Ubrique, para presentar la lista, a las 8,30 de la tarde. Tiempo de sobra para asistir al encuentro, en el que deben ponerse las cartas bocaarriba en una relación convulsa que ha reabierto viejas heridas a raíz de la candidatura al Ayuntamiento de Jerez.

Quién tuviera un micrófono oculto para escuchar lo que se dice ahí… Y más después de las reuniones del “aparato” con Pacheco. El culebrón más alambicado se queda aquí en un pase de Baby First.

Permaneceremos atentos a la pantalla.

Pax socialista

El recurso a Luis García Garrido para cubrir la plaza de Cádiz en la ejecutiva regional del PSOE ha sido como hallar la piedra filosofal. Ha conseguido poner de acuerdo a todos y zanjar la incómoda situación creada a raíz del congreso en el que Cabaña rechazó el puesto. El exconsejero y ahora delegado del Gobierno en Andalucía es un tipo de consenso, querido y respetado por todos los sectores, en quien se demuestra que una retirada a tiempo puede ser una victoria y cuya lealtad bien merece la confianza depositada. Su puesto en el núcleo duro del PSOE andaluz debe aportar a Griñán equilibrio, cordura y experiencia, resuelta ya la crisis tras la dimisión de Rafael Velasco y el ascenso de Susana Díaz al puesto de “número dos” del aparato. “Vieja guardia”, pero del sector juvenil, ha visto que le llega su oportunidad justo cuando ya casi no contaba con ella y creía que quedaría laminado en la sucesión generacional. Lo que no sé es cómo va a coordinar las dos cosas: defender la política del Gobierno central en Madrid y este trabajo interno en el partido como “número 3″. Aunque él, que consiguió entender de trenes más que nadie, que se sabe hasta la última carretera, puerto o alcornoque de Andalucía bien podrá compaginarlo, sin perder, espero, su sentido del humor.

También hay una cierta “reconciliación” en el área de coordinación parlamentaria, entre Cabaña y Blanco, que quedaron tras la reunión del pasado lunes en darse una tregua y colaborar en esa multicomisión que ha creado el secretario provincial. Queda abierta la grieta con el secretario de organización, Juan Cornejo, cuya cantada destitución como responsable de la comisión electoral tendrá compensación.

Las aguas se amansan, parece. Ya les vale, que nos tenían aburridos a los pocos que seguimos sus cuitas. No sólo es que no interesen a los ciudadanos, es que con la que está cayendo lo que toca es ocuparse de resolver problemas y no de moverse mutuamente las sillas. Que les dure.

Da la impresión también de que la sucesión andaluza está culminada, con Chaves plenamente situado en el Gobierno central y muy lejos de lo que está pasando en su antiguo territorio. El tránsito ha sido hecho. Ahora les toca remontar las encuestas. Por cierto, que Griñán ha metido en el núcleo duro a Antonio Avila, actual consejero de Economía e Innovación y su hombre de confianza en el Ejecutivo.

Griñán avisa

Esperábamos que el presidente de la Junta hiciera algo más que pasearse en su visita oficial de hoy a Jerez, en evidente apoyo a Pilar Sánchez, su candidata a las municipales a despecho de la organización provincial, o a buena parte de ella, por ser exactos. Llega además en plena escalada de tensión interna. Pues bien, Pepe Griñán no defrauda. Entra en el charco sin miedo a salpicar a quien proceda y, aunque no ha llegado a decir eso de “Cádiz Herzegovina”, sí que ha lanzado un mensaje claro a unos y a otros: Ha pedido “integración y diálogo” y ha advertido que si no los hay “habrá problemas”.

El presidente de la Junta no tiene buenas relaciones con Cabaña, eso es evidente, pero tampoco comparte la táctica de “echarse al monte” de los críticos y cree que es mejor pactar que romper la baraja. De modo que ha llamado a los dirigentes a “dar ejemplo” y ha exigido “unidad, cohesión y disciplina”. Ni poco.

Están ustedes avisados.

Tambores de guerra

Arden los teléfonos, las orejas, los cenáculos y demás círculos de iniciados en la cosa pública: el órdago de Rafael España a Griñán en Algeciras no es el único episodio de la rebelión. La pólvora arde y llega a Jerez. A esta hora parece seguro que Pilar Sánchez no va a recibir el apoyo de la ejecutiva provincial que está a punto de iniciar su reunión en Cádiz. Yo aún creo que puede pasar cualquier cosa. Incluso la contraria.

Qué partido éste que devora a los suyos en cuanto destacan. Conseguir la mayoría absoluta por primera vez en una gran ciudad para las siglas (Jerez) o quedarse a un escaño de lograrla (Algeciras) no es suficiente para garantizarse un mínimo consenso.

La insubordinación de Cádiz al regional va a pasar factura a sus líderes más pronto que tarde. Cada vez son más los críticos con la dirección y las voces que apoyan a Griñán. Algunos que en principio pensaron que no era la mejor alternativa a Chaves ahora respetan y valoran su esfuerzo: “Griñán no está construyendo un partido para su proyecto personal, porque él sabe cuál es su edad, sino para el futuro”, dicen, y recalcan que no hay otra vía que apoyarle para asegurar la definitiva transición hacia los nuevos líderes.