Las Siete Palabras de Savall

Un amigo colgó en Twitter la edición del concierto de Las Siete Palabras grabado en la Santa Cueva por Mezzo a cargo del Concert de Nations, dirigido por Jordi Savall. La grabación es una belleza, con imágenes de Cádiz, de la procesión del Nazareno… Y la interpretación es soberbia. Como curiosidad, la “predicación” está a cargo de Raimon Pannikar. Recuerdo que el filósofo hispano-indio estuvo en el programa del concierto que inauguró la Cueva después de que Caja Madrid la restaurara, pero finalmente no vino y creo que le sustituyó el Padre Aquiles.
Entonces tuvimos la fortuna de escuchar la obra de Haydn a cargo del cuarteto Teleman y del propio Concert de Nations, este último en la parroquia del Rosario, unas versiones exquisitas de la obra.
Aquí os dejo el primer movimiento:

…Con el pequeño orgullo de que se trata de una de las señas de identidad de esta nuestra ciudad, aunque pocos la conozcan y valoren y no se cuide como debiera la ejecución de cada Viernes Santo. Me dicen que esta última fue un asesinato de Haydn en toda regla.
A ver si la alcaldesa consigue de Rodrigo Rato que Caja Madrid vuelva a traer por aquí alguno de sus programas de música, que han sido, al menos hasta la fusión, los mejores de España. El vinculo de la entidad con el monumento restaurado se rompió sin que nadie reclamara.

Canción

Escucho cantar a Leonard Cohen. El futuro lo están asesinando, baby

Amiga de Al Kalat

Soprano y compositora, Pilar Jurado estrena esta noche una ópera escrita, dirigida e interpretada por ella, en el Teatro Real de Madrid. Es la primera mujer que lo hace. Cuenta con el Premio Nacional de Música, es autora de más de 80 obras y goza de un gran prestigio entre la crítica.

Pilar Jurado ha venido a actuar varios años al Festival Al Kalat, para que veáis el nivel que tiene el certamen alcalaíno. Yo la he escuchado y puedo dar fe de su calidad artística. Pero también es encantadora. El primer año me contaba que los vecinos del pueblo la reconocían al día siguiente, por la calle o en la piscina, y le felicitaban con insistencia. Durante su actuación se conmovía al ver llorar de emoción a su público, gente que en muchos casos nunca había oido cantar a una soprano en vivo y en directo.

El conciertazo

A pesar de lo accidentado, el concierto de los solistas de la Orquesta Nacional de anoche fue una verdadera maravilla. Entre los intérpretes estaba el concertino de la ONE, Mauro Rossi, que bordó literalmente la última pieza, y la primera viola (Cristina Pozas) y el primer violonchelo (Miguel Jiménez) de la formación. Los demás no le iban a la zaga, con el encanto del clave y la destreza de Sara Erro. Inolvidable de verdad, con el añadido de ver el patio del museo lleno hasta la bandera, con mucha gente de pie, sentada en el suelo, en sillas traídas desde donde se podía, etc.

Los inconvenientes, con todo, también los hubo. La cita se trasladó durante el día desde Santa Cruz hasta el Museo, a prisa y corriendo, de modo que se registraron despistes y algún enfado; se empezó antes de las 9, que era la hora prevista en la reprogramación; no hubo programas de mano; el guardia de seguridad del Museo cerró la puerta a las nueve y hubo gente que no pudo entrar… Pero si a pesar de todo ello la asistencia fue tan numerosa hay que tener aún más argumentos para defender una programación musical de calidad en la ciudad y para agradecer el esfuerzo de Elena Angulo y el Consorcio.

Resulta, además, que en Cádiz sigue sin haber buenos espacios. El Museo no tiene la mejor sonoridad, aunque tampoco esté tan mal y celebrar conciertos allí da un punto de glamour estupendo, porque recuerda los del Louvre que retransmite medicitv.

Los solistas llegaron a Santa Cruz a ensayar a mediodía, vieron el frío y la humedad que hacía ya a esa hora y consideraron imposible tocar allí por la noche, no sólo porque se les helaran los dedos, sino porque los instrumentos son antiguos y podían verse dañados y alterados por las condiciones ambientales. Ya sabemos que cuando en Cádiz hiela es peor que en otros puntos más fríos.

Pero la música valió la pena. Es lo que tiene. Qué lujo de espectáculo, de disfrute para los sentidos, qué calidad, y aquí, y gratis. Como para no apreciarlo.

Podéis descargar el pdf del programa de mano aquí.

Bach de lujo

El concierto de mañana en Santa Cruz, del ciclo Tiempo de Cambios, promete: un grupo de ocho solistas de la Orquesta Nacional de España, con cuatro piezas de Bach, dos conciertos para violín (BWV 1041 en la menor y BWV 1042 en Mi mayor) uno para clave, con Sara Erro, y el concierto para dos violines BWV 1043 en Re menor. Empieza a las ocho y media. Espero llegar.

Lleno

Es la foto que hemos publicado hoy. Santa Cruz se llena para el concierto de “Tiempos de Cambio”. La gente ha enganchado ya con el programa y lo aprecia. ‘Quinta esencia’ gustó. Mañana daremos crítica.

La próxima cita del programa de conciertos creo que es el martes día 1, también en Santa Cruz.

Y ya…

Llego del Falla con el ánimo contento, la impresión de haber asistido a un gran concierto, el de la JONDE, y una conclusión clara: hay público para la buena música en Cádiz, lo que pasa es que es listo y sabe escoger lo bueno y desechar lo malo. Miércoles, nueve de la noche, fútbol en la tele… Y llenazo. El que las entradas fueran gratis no es en sí un valor, porque todo lo que no cuesta se desprecia.
Diré, con toda modestia, que la primera pieza de Ginastera me resultó desigual y que en la segunda, un encargo a una joven compositora, me temí que tendría que hacer un esfuerzo para llegar hasta la 7 de Beethoven, la segunda parte del programa. Le comenté a Elena Angulo (lo siento, no todo el mundo tiene la suerte de asistir a los conciertos con Elena Angulo) que corría un gran riesgo de que la gente se largara. Me contestó que tenía que hacer un encargo, una obra nueva, para el Bicentenario. Y resultó un acierto, una pieza con una sonoridad insólita, sugerente, misteriosa, evocadora de miles de atmósferas… Interesante tanto en lo musical, en su ejecución , como en su utilidad para fomentar la creación joven. La autora, Nuria Nuñez, nacida en 1980, subió al escenario a por sus aplausos, largos y justos.
En la sinfonía de Beethoven la orquesta sonó bien, pero en la propina, “La Valse” de Ravel, el cerca del centenar de jovenes músicos dirigidos por José Luis Estellés, se lució, y eso que no era una partitura fácil. Así que una muy buena noche. Felicidades a los organizadores y a los que fueron al teatro. Y ya dejo el tema que reconozco que estoy muy pesada.

Todos al Falla

Se espera lleno mañana en el Falla para ver, oir, escuchar a la Joven Orquesta Nacional de España. Bien!! Hay público, pues, para la música de calidad.

Ahora solo espero poder llegar yo a tiempo…

Pásalo

El miércoles actúa la Joven Orquesta Nacional en el Falla. Hay que llenar el teatro. Me dicen que el Ayuntamiento se resiste a programar buena clásica porque afirma que no interesa la música en Cadiz. Para ellos es igual la Camerata del teatro que una gran orquesta… Pero la gente no es tonta.
Y además, el programa es bueno.
Pásalo a tus redes sociales.
Seguiremos informando.

Citas de calidad

Me acabo de anotar en mi calendario los siete martes de conciertos de cámara que ha organizado el Bicentenario, con la esperanza de poder ir a alguno. Si mi vida fuera otra no dudaría en apuntarme al seminario de Sociología de la Música, para el cual Elena Angulo trae a grandes filósofos, musicólogos, expertos. (Aunque igual mi vida cambia, porque yo no sé si es que alguien sabe algo más que yo, pero un amigo me decía hace poco que en Cádiz se habla de a cuánto asciende mi cláusula de rescisión. Ni que yo fuera Messi… Qué mala leche hay en esta ciudad) Bromas aparte. Los que podáis, apuntaros al curso y los conciertos. Que esto es calidad y no esos “pogramas” que solemos ver por aquí, voluntariosos, pero inadecuados para hacer afición.

Echo en falta las grandes orquestas y solistas que se pensaba traer. ¿No será que el Falla ha puesto dificultades? ¿No será que el impagable concejal Castillo ha considerado que a la Real Sinfónica de Sevilla “ya se la ha visto” aquí? Como si las orquestas siempre fueran iguales y tocaran lo mismo. Zimmerman, el violinista, de hecho no viene. Por ahora.

Por cierto, que tampoco actúan en el Falla Les Luthiers, que han anunciado escala en Las Palmas durante diez días, ayer entró un teletipo. “Los premios Mastropiero” se llama el espectáculo. A ver si al menos viene a Sevilla. O a Jerez.