Cristina Saucedo, directora general

Hoy se ha formalizado la salida de Bibiana Aído como secretaria de Estado de Igualdad y su sustitución por Laura Seara. La ola del cambio ha alcanzado a Cristina Saucedo, que ha sido nombrada directora general para la Igualdad en el Empleo y contra la Discriminación. Actualmente era subdirectora general del Instituto de la Mujer. Chiclanera, nacida en 1978, licenciada en Pedagogía,  profesora de instituto, Cristina hace su carrera política en sordina, sin apenas protagonismo, como queriendo no destacar para que no la maten para evitar su crecimiento o por ser hija de Sebastián Saucedo, pero con pasos seguros y firmes y yo creo que es un gran valor para el futuro, para ese relevo que ya tarda.

La crisis llega al PSOE

Esta vez parece que la “superestructura”, la economía, trasluce el estado de cosas: los afiliados al PSOE van a tener que pagar una cuota extra, algo así como cuando en las comunidades de vecinos se producen averías y hay que subsanarlas. 

La ejecutiva federal les ha cobrado este mes un cargo de 42 euros, que resulta de sumar la cuota ordinaria del segundo semestre, 30 euros, y otra extraordinaria de 12, un euro más por mes.

 No sé lo que valen los recibos de las cofradías, por ejemplo, o del Ateneo, o del Casino, pero parece barato ser del PSOE ¿no? 60 euros al año, si no entiendo mal, salvo los “extras”. Lo que habría que saber es cuántos pagan las cuotas y cuánto del presupuesto del  partido se sufraga con cargo a este capítulo.

En todo caso, ser del PSOE se pone más caro. Pero es la hora de los militantes de verdad, se supone.

“Y me voy”

Contagiada quizá del mal de la música pop que afecta a nuestros próceres, sobre todo los afectos a  Amaral, recordé una canción de Julieta Venegas al ver esta foto, correspondiente a la última sesión de la Diputación Provincial presidida por Cabaña, la despedida a 32 años de poder socialista en la institución. Esa canción que  se llama “Me voy” y decía algo así como: “Que lástima pero adiós” y seguía ” me despido de tí y me voy” y algo como que ” “No voy a llorar y decir/Que no merezco esto/Por que/Es probable que/Lo merezco, pero no lo quiero por eso me voy…”

Aunque, en este caso, el “me voy”,  y no del sillón de la Diputación, fue pronunciado en otro momento y lugar y fue un amago,  rápidamente desmentido.

En fin, pamplinas de la Plaza Mina.

El candidato del PSOE a presidente de la Diputación

¿Quién va a ser el candidato del PSOE a presidente de la Diputación? ¿A quién votarán los diputados socialistas el día 12, en la constitución de la institución provincial? Por el momento, el PSOE no tiene candidato, porque lo debe elegir el comité provincial, pero no lo ha hecho.

 Así que, aunque Loaiza se vaya a llevar el puesto de calle, con su mayoría absoluta, a la oposición le corresponde presentar un candidato. Si no lo hace será insólito y si vota en blanco resultará bastante escandaloso. 

Le toca el papel a Cabaña, entiendo, que se ha proclamado portavoz del grupo, o se postula como tal, pero no es oficialmente el candidato. Pero si llega a la votación en tal condición sería irregular, ya que el comité provincial no lo ha elegido.

A ver qué pasa

Críticos

Me acaba de llegar la tan rumoreada carta de los críticos del PSOE de Cádiz tras la derrota electoral. Está bien argumentada y debidamente firmada con sus DNI, como corresponde. Ahora la pasamos a la web. No parece un frente más de indisciplinados, hay gente de peso. A ver cómo se porta con ellos la democracia interna.

Dimisión

En estos momentos Tomás Herrera está dimitiendo como subdelegado del Gobierno en el Campo de Gibraltar. El que fuera alcalde de Algeciras, defenestrado y sustituido por Rafael España, evidencia así su malestar con el aparato del PSOE en la provincia.

Las espadas siguen en alto, por mucho que las malas perspectivas electorales hayan llamado a rebato.

El futuro de Pilar Sánchez

La ex alcaldesa de Jerez cuenta con ir a la Diputación, después de ver cómo Griñán hacía oidos sordos a su petición de ocupar el cargo de directora general en Empleo vacante, que se cubrió hace dos consejos de gobierno.

A mí me parece que sería muy sano para la democracia, y muy ejemplarizante, que se la viera volver a coger la tiza, ocupar su plaza como pedagoga anterior a su dedicación política en el colegio en el que trabajaba. En su caso y en todos, conste.

Más del portavoz de la Diputación

Parece que puede ser el propio Cabaña quien se haga cargo de la portavocía del PSOE en la Diputación, hasta que se celebre el congreso provincial en el que dimita. Ha realizado consultas entre responsables de diversos pueblos y el rechazo a Pérez Peralta ha sido generalizado. La posibilidad de una renovación se complica, dada la situación interna, pero tampoco se descarta. El tema es relevante, porque la Diputación es poder y es dinero para sustentar al partido, y porque hacer un grupo potente, de perfil alto, en vez de como hasta ahora, que haga política y visibilice las alternativas del PSOE al PP es una de las estrategias más evidentes para intentar resurgir de la catástrofe electoral del 22M.

Barra habla

Barra desbarra, perdón por el chiste fácil, y la lía. Creo que después de hacer sus polémicas declaraciones – “nos lo hemos ganado a pulso” y “cuando un político tiene un fracaso de este tamaño debe irse a su casa”- el teléfono se caía en la sede de la Autoridad Portuaria y en otras oficinas administrativas y de partido.

Y es que el presidente de la APBC es prudente y conciliador, además de un profesional preparado y respetado que, hasta ahora, nunca había entrado en el cuerpo a cuerpo públicamente. Sus razones tendrá.

Portavoz socialista en Diputación

Me acaba de decir un pajarito que mañana se va a plantear el nombre del próximo portavoz del PSOE en la Diputación y que el principal candidato es… ¡Federico Pérez Peralta! Pero no es seguro ¿eh?

Por cierto que en busca de un dato me he encontrado revisando antiguos artículos de los domingos, ‘rayos verdes’ de estos, y creo que el tiempo me ha dado la razón en algunos extremos. No es por presumir. Por ejemplo, en aquello de que la situación recordaba la imagen del suicidio de las ballenas, varadas en la arena y moribundas.

Me costaron serios disgustos.