Okupación o desalojo

Estos cinco días serán cruciales. Si de aquí al viernes no hay orden judicial de desalojo, los okupas de Valcárcel podrán seguir allí todo agosto, ya que cierran los juzgados.

Atentos, pues.

Supongo que Zaragoza Urbana ha querido curarse en salud ante la posibilidad de incurrir en responsabilidades penales si pasa cualquier cosa en el edificio. No querrán incidentes, pero no han tenido más remedio que dar el paso de denunciar, aunque eso les supone aceptar que la pelota está en su tejado, lo que en principio se negaron a asumir, ya que habían manifestado su renuncia al edificio a su anterior propietario, la Diputación Provincial.

Un revulsivo

Tenemos un edificio público monumental, en un sitio perfecto. La Diputación, su dueña, lo vende (los bienes públicos no se venden así como así y no suelen hacerlo los políticos de izquierdas ) para un hotel de cinco estrellas. El proyecto se acompaña de un plan de revitalización del barrio de la Viña, su entorno, porque no pegaba que los millonarios vinieran a ese hotel y se encontraran ese entorno tan degradado. Fue uno de los puntos de apoyo de la primera candidatura de Rafael Román para la alcaldía de Cádiz.

Diez años después, el papeleo administrativo, el desacuerdo entre instituciones de diverso signo frustran el proyecto y no hay nada más que un edificio cerrado, un inversor que ha huido, un monumento sin dueño. Un fracaso como la copa de un pino. Otra carpeta para el archivo de Débitos.

Sin esta “okupación” el limbo jurídico del edificio se eternizaría. Con ella, al menos, se han puesto las cartas boca arriba.

Toca ahora que lo antes posible Diputación recupere el edificio y sus nuevos responsables decidan qué hacer con él y cómo van a gestionarlo.

Al final, los más pasotas son las instituciones y los “revolucionarios” los que actúan. Y no se olvide que lo que  más deteriora un edificio es su abandono.

Dicho esto, hay algo raro dentro de este grupo de “okupas”, que no se reconocen como tales, que no dan la cara y que parecen muy bien organizados. No al servicio de un partido, o de una conspiración, pero sí organizados. Veremos.

Impasse en Valcárcel

Después del intenso intercambio de tiros (figurados, por supuesto) entre una y otra trinchera, parece que empieza a reinar una tregua política en torno a Valcárcel. Tras la cantidad de cosas que se han dicho unos y otros poco queda que añadir, pienso. De modo que si todo sigue así, tranquilo y en sordina, en un plazo máximo de dos semanas Palafox moverá ficha. La empresa hotelera quiere mantenerse lejos del escenario de conflicto, porque lo suyo es otra cosa. Aguardemos.

…Y aún otra vez más

Esto es lo que ha dicho hoy en rueda de Prensa el presidente de la Diputación tras verse solo y aislado, incluso de los suyos, mayores (Pizarro) y menores (Meléndez) en su postura sobre el hotel en Valcárcel.

http://www.lavozdigital.es/cadiz/20101018/local/cadiz/andalucia-cadiz-cabana-dice-201010181310.html

No sé a vosotros, pero a mí no me parece nada serio. Mejor hubiera quedado de mantener su postura. A partir de ahora va a ser más difícil creer sus declaraciones públicas.

Y, por supuesto, Valcárcel será privatizado.

Valcárcel, otra vez

Por una vez y sin que sirva de precedente ;-) voy a ponerme de parte de Cabaña… Es que tengo buen corazón. Estoy de acuerdo en lo que se refiere a dejar el monumental Hospicio como patrimonio público. Los bienes de interés cultural no se venden. Tenemos una responsabilidad con el mañana y cuando un edificio es privado, por mucha protección que tenga no se pueden evitar los daños, llegado el caso, o el deterioro por sucesivos cambios de propiedad y de uso, etc. No me gusta que se destine a oficinas, ya lo he dicho aquí mismo, pero ¿no existe la posibilidad aún de convertirlo en Parador Nacional, en vez de la ampliación que se prevé en la Academia de Artillería? Y que allí invierta Palafox, que seguro que haría un hotel estupendo…

La polémica del edificio Valcárcel

Oficinas u hotel, ese es el dilema

Vuelta de tuerca en el asunto de Valcárcel: Cabaña emplaza a la alcaldesa a cambiar de nuevo su uso para devolverlo a lo público y convertirlo en edificio de oficinas de Diputación.

Qué quieren que les diga… Si fuera para hacer ese soñado “Conde-Duque gaditano” que se proyectó poco antes de que se enajenara, todavía, pero para oficinas de funcionarios de la diputación o delegaciones de la Junta… en vez de un buen hotel, con buenos restaurantes, buenas salas de exposiciones etc… Pues no, si esa es la alternativa.

Además ¿sólo va a haber oficinas en Cádiz? en la cercana escuela de Náutica, oficinas; en plaza de Sevilla, oficinas, en el Tiempo Libre, oficinas, en la Audiencia Provincial, oficinas….

¿Y cuando cierran, por las tardes, en vacaciones, en fines de semana? ¿Qué queda de las zonas de oficinas? Lugares deshabitados, como ciudades fantasmas del oeste, por las que solo falta de el viento empuje las bolas de paja y ululen las corrientes de aire. Ya tenemos demasiados cadáveres por aquí.

Entre tanto, se mueve en la ciudad una corriente de opinión avalada por el prestigio de Juan Jiménez Mata, que debe ser de los pocos que se siente libre para hablar de lo que le parece todavía ahora, para que Valcárcel vuelva a lo público. En La Voz de hoy está la noticia, que lleva una barbaridad de comentarios http://www.lavozdigital.es/cadiz/v/20101013/cadiz/arquitecto-jimenez-mata-propone-20101013.html

Y anuncio para mañana un artículo de JJMata sobre los valores patrimoniales e historia del antiguo Hospicio. Muy interesante y esclarecedor.

Seguiremos informando

Una empresa como las de antes

Ante el aluvión de ‘Preguntas a la directora’ de este fin de semana respecto a la empresa Zaragoza Urbana-Hoteles Palafox, he preguntado en fuentes dignas de todo crédito (no es un tópico, pero no las puedo desvelar) y la versión que encuentro es muy interesante, y de máxima fiabilidad: Se trata de gente muy solvente, con mucho dinero y capacidad para aguantar, a la que nunca se le ha conocido un chanchullo. No son advenedizos, nuevos ricos en busca de pelotazo, sino empresarios de alto nivel, incluso alcurnia. Felipe Sanz Briz, don Felipe para todos los que le conocen, es familiar del diplomático Ángel Sanz Briz, que salvó a millares de judíos húngaros durante el nazismo, más que Schindler, y se le llamó “el ángel de Budapest”.

Don Felipe, me aseguran, es muy serio, no hace las cosas a medias, no busca dinero fácil ni se mancharía con una polémica política o urbanística.

Palafox acaba de abrir en Zaragoza un gran hotel de cinco estrellas, Doña Petronila, el único de ese nivel ahora mismo en la ciudad, en una zona emergente, pero lejos del centro, la Romareda, asociado a un gran complejo comercial y con proyecto de Rafael Moneo.

La empresa cree en las posibilidades de rehabilitar, incluso de revitalizar y cambiar de hábitos una zona con un uso hotelero. Ese era el plan para Valcárcel, un poco a la imagen de Doña Petronila. Cuando entró en Cádiz, para hacer el Hotel Playa, ya se habló de que se harían apartamentos, y sin embargo ahí está el hotel.

Ahora guarda silencio. Por discreción y porque allí estan en plenas fiestas del Pilar, con lleno absoluto y mucho trabajo. Esperará a que las aguas bajen antes de hacer declaraciones.

Palafox señala al Ayuntamiento

Los lectores no tienen tiempo para tonterías, lugares comunes, simplificaciones, falsas equidistancias. El caso de Valcárcel es suficientemente grave como para que no quede como una batalla política más en la que nunca se aclare quién la fastidió. Hay que publicar todas las versiones, pero también ir un paso más allá, aun a riesgo de concertar las furias de los cielos. Conseguí una buena fuente en la empresa Zaragoza Urbana que culpa directamente al Ayuntamiento de Cádiz, de ahí mi artículo de hoy. http://www.lavozdigital.es/cadiz/20101010/opinion/seis-anos-demasiado-20101010.html
La defensa que ha hecho Romaní, teniente de alcaldesa de Urbanismo, en dos ocasiones no me ha parecido convincente. A Palafox, la cadena hotelera, tampoco.
Aunque sin duda la Junta de Andalucía es un dechado de burocracia absurda, y de ineficacias variadas, que no facilita tampoco las cosas a los inversores, como denuncia la Confederación de Empresarios con frecuencia, en este caso parece que no le toca el muerto.
Muchos cibermilitantes, o solo militantes, de uno y otro bando tienen ideas preconcebidas y no aceptarán nunca que la razón no esté de su parte. Qué le vamos a hacer. Muchos más son los ciudadanos ajenos a este sectarismo que, callados y sin alardear, mantienen la razón en su sitio.

A vueltas con Valcárcel

El palo que ha supuesto la marcha de Palafox duele hoy como un cardenal que se pone cada vez más negro. Conviene examinar qué se ha hecho mal, que ha sido mucho, en vez de ampararnos en la fácil excusa de la crisis y la falta de dinero de la empresa promotora. Las dificultades derivadas de la falta de entendimiento entre la Diputacion y el Ayuntamiento han tenido mucha culpa en que el proyecto fracasara y con él, la posibilidad de que la ciudad tenga por una vez un hotel de lujo y acceda a un segmento de turismo que hasta ahora nos ha estado vedado. Y es muy grave, enfatizo, muy grave. Con estas prácticas politicas no vamos a ninguna parte. En vez de facilitarle las cosas al inversor se le ponen pegas sin cuento y se le marea con trámites, licencias etc… Lo dice Antonio Real hoy en La Voz : cuando alguien viene con dinero para invertir no se le puede hacer perder el tiempo en papeleos administrativos. Demasiado ha aguantado el empresario Felipe Sanz.
¿Ahora qué?