Champú de caballo sí, champú de caballo no. Hace ya casi dos años que os hablé sobre este producto que estaba causando furor. Desde entonces, han sido muchas las marcas que han comercializado los champùs con biotina. Desde farmaceúticas a cadenas de supermercados como Mercadona. Tras este tiempo la ‘fiebre’ por usarlo ha bajado algo y otros componentes como por ejemplo el argán o los aceites marroquíes por ejemplo han sustituído a este hallazgo del ‘milagro’ capilar. champucaballo

El champú de caballo, según, sus defensores tiene propiedades que da más volumen a la melena, también más brillo y fuerza. Incluso, ayuda al pelo a crecer más rápido. Todo esto, gracias a la biotina, una vitamina del grupo B que ingerida, no a nivel tópico, puede tener eficacia en ciertos tipos de alopecia.

Una de las principales consecuencias de este champú es que la biotina reseca el cabello debido a la falta de hidratación. Por contra, sí aporta volumen pero por el mismo hecho de la sequedad. El aporte de sal de este tipo de productos hace que la melena coja más cuerpo. Este efecto puede ser aún mayor en los champús de caballo para animal y no en los adaptados para humano.

Los dermatólogos han llamado la atención además sobre que el elevado contenido en cloruro sódico de este tipo de productos pueden alterar el PH de nuestro cuero cabelludo y resecarlo en exceso (lo que además puede provocar la apariencia de caspa). Hay que tener en cuenta que el pelo de caballo tiene tres veces el grosor de un pelo humano por lo que el espesante necesario para su limpieza es mucho mayor.

Champú de caballo de Mercadona: El resultado’. Aquí podréis ver los comentarios de muchas chicas que han usado en todo este tiempo el champú de caballo y sus impresiones.