La top australiana Miranda Kerr ha dado la sorpresa en la Semana de la Moda de París por desfilar embarazada para Balenciaga. Con una gestación ya evidente, la modelo fue capaz de eclipsar con su aparición a otras de sus compañeras más famosas y acaparó todos los flashes. La verdad es que Miranda estaba guapísima.