dior

Dior Alta Costura en Paris, de la genialidad a la mediocridad

Hace meses que lo advertí. Y no pretendo hacerme la lista pero sabía que ocurriría. Es fácil predecir este tipo de cosas cuando de la manera más condicionada posible se abre la puerta de atrás y se le pega un empujón antes de tiempo a uno de los mayores genios que ha dado la moda de las últimas decadas. Galliano era despedido como diseñador de Dior por aquel asunto tan comentado de sus comentarios racistas que, aunque no le encontré nunca excusa posible, si dejó a la casa huérfana de talento. De nuevo, la mediocridad ha llegado al número 30 de la Avenue Montaigne. Bill Gayten volvió a asumir el reto de presentar una colección de alta costura en París. Y, en mi opinión, no lo superó. Dos pases que dejaron casi impertérritos a los clientes que allí se dieron cita. Ni rastro de las rostros de emoción e incluso felicidad que abrían y cerraban cualquier espectáculo de Galliano. Sí, he dicho espectáculo porque, precisamente, es lo que separa un desfile más de uno realmente especial. Ausencia absoluta de maquillajes, telas ni fú ni fá, accesorios fuera, peinados nimios…Ya pasó en julio. Al igual que en este desfile, la marca francesa volvió a tirar de archivo. El problema es que cuando un diseño es tan sublime, olvidarlo es difícil. Por eso si se repite o se intenta imitar no pasa desapercibido.

Dior, la historia de una estafa predecible

Dior no ha superado el trance. No. No ha conseguido despegar después de que dijeran adiós a Galliano de la histórica maison francesa. Lo siento, ya no es lo mismo. La presentación de su última colección en París no ha servido más que para corroborar lo que ya muchos se esperaban. Las copias, si son copias y se hacen sin talento ni magia creativa, se quedan en eso, en burdas y descaradas copias. Tristemente predecible, los elegidos para suceder al ‘enfant terrible’ gibraltareño no han estado a la altura. Diseños sobreactuados, maquillaje de payasos, telas que más bien son propias de bodas horteras que de una pasarela parisina, complementos de circo de pantomima, en fin, un aplauso que no llegó. 
 
Imagino que Sidney Toledano sería consciente de lo que hacía cuando, llevado por el populismo y por el qué dirán, decidió prescindir de los servicios de un genio loco. Porque, aunque el talento de Galliano es algo innegable, jamás podríamos justificar su actitud xenofóga si fue tal. Pero, me pegunto ¿por qué siguen vendiendo sus diseños y a unos precios aún más elitistas si ahora es un ser maldito?, ¿por qué albergaron en la sede su último desfile si sabían lo que había hecho? ¿quizá una despedida mediática si mereció entonces la pena?. ¿Qué harán ahora? Desde luego si van a seguir tirando por el suelo todo su trabajo y prestigio más vale que nunca más intenten dar con la talla.

Ricardo Tisci podría ser el sustituto de Galliano

Muchas expertas en moda ya lo dan por hecho. Dior ya ha encontrado el sustituto de Galliano. Al parecer podría ser Riccardo Tisci (1974, Taranto), actual diseñador de Givenchy. Y no sería la primera vez que la casa francesa se fija en un creador de la firma italiana. En 1996 ficharon al ahora defenestrado Galliano que trabajaba también en Givenchy. A ver cómo les sale esta vez…

El demandante de Galliano cree que el diseñador «no es antisemita»

El hombre que demandó al diseñador británico John Galliano por injurias racistas cree que el exdirector artístico de la casa Dior “no es racista ni antisemita”, y que las palabras del modisto “superaron lo que pensaba”. En una entrevista publicada por el diario francés Le Parisien, el denunciante -identificado únicamente como Philippe- se muestra convencido de que el modisto “está muy enfermo”, en referencia a su adicción alcohólica, y señala que para él las palabras de Galliano fueron “ante todo una provocación” dentro de “una simple discusión de bar”.
“John Galliano no merece esto. No quiero que se le destruya así”, apostilla Philippe, que sin embargo dice no poder retirar la denuncia que presentó junto a una amiga contra el diseñador porque “la máquina judicial ya está en marcha”, y además el modisto les ha demandado a ellos. Sobre los hechos, ha explicado que la noche del 24 de febrero el diseñador británico les abordó en estado ebrio y “muy perturbado psicológicamente” y comenzó a proferir insultos “durante 45 minutos”.
No recoció al modisto
Según su versión, los camareros del bar La Perle donde se desarrolló el incidente no sólo no quisieron intervenir, sino que “al contrario, le trajeron un mojito cuando ya estaba bien alcoholizado”. “Si no hubiese llamado a la policía, hubiésemos acabado por pegarnos”, manifesta el demandante, que ha asegurado no haber reconocido entonces al célebre modisto y no saber de quién se trataba hasta que leyó la prensa al día siguiente.
Galliano, que fue despedido de la firma Christian Dior al hacerse público un vídeo de un hecho anterior en el que, visiblemente ebrio, manifestaba su adoración por Hitler, ha sido imputado por injurias racistas y podría ser sancionado con hasta 6 meses de cárcel […]

Y Galliano ya no es Dior, ni Dior Galliano

Llegó el día. Galliano ya no es Dior ni Dior, Galliano. ¿Y ahora? Ahora cuando el circo de la moda pare un momento qué ocurrirá. ¿Qué harán con todos los logros que el genio loco consiguió para ellos? ¿devolverán todo el dinero que consigan con unos diseños que se han revalorizado como nunca al olor del morbo? ¿lo destinarán a una ong que salve sus conciencias?
Como os dije jamás defenderemos lo indefendible. No podríamos porque, ni queremos, ni tenemos armas para ello. Nos dejó sin ellas. Galliano dijo esa frase maldita. Un ‘I love Hitler’ que le ha hecho entrar en ese agujero negro de la proporción que es internet. Ese mundo que rápidamente se olvida de los matices para convertir algo en ridículo, en criminal, en maravilloso, friqui, divertido, grotesco… Y es que esa frase (detestable, odiosa, incomprensible) fue sacada al ritmo del sacacorchos de una botella donde se mezclan peligrosamente talento y enfermedad; una expresión antagónica tan absurda como el hecho de pronunciarla que sale de una boca desquiciada, completamente etílica, viciosa. De alguien que, paradójicamente, crea para una marca que vende a todos lo que puedan pagar sin preguntar si son nazis o no.
El mundo de la moda es un circo y este ha sido un episodio más. Si no, ¿por qué tras despedir a un antisemita, vilipendiarlo, expulsarlo, le montan un desfile para presumir de él? Una maraña de contradicciones que resumen lo que en realidad siempre tiene una misma respuesta: dinero.  Y una persona perdida que nunca debió de hacer lo que hizo ni, por supuesto, decir lo que dijo.

Última hora: Dior despide a Galliano!!!

La casa de moda Christian Dior anunció hoy que ha iniciado los trámites para despedir al modisto británico John Galliano , tras la difusión de un vídeo en el que aseguraba que ama a Hitler, en evidente estado de embriaguez, en un bar parisino. La empresa Christian Dior, propiedad del grupo LVMH, para la que Galliano trabaja como director artístico desde 1996, indicó en un comunicado que ha tomado esa decisión después de que trascendiera a los medios de comunicación ese vídeo “particularmente odioso” en el que insultaba de esa forma a los clientes de un bar. La grabación llegó a la prensa días después de que otros clientes de ese mismo bar hubieran denunciado al modisto, nacido en Gibraltar en 1960, por un presunto intento de agresión y por pronunciar supuestos insultos antisemitas. Tras ese incidente, al que siguió la detención de Galliano , la casa de moda “había suspendido inmediatamente sus relaciones con el estilista, a la espera de los resultados de la investigación”, señala la nota de Christian Dior. “Hoy, con motivo del carácter particularmente odioso del comportamiento y de las declaraciones sostenidas por John Galliano en un vídeo publicad el lunes (por ayer), la casa Christian Dios ha decidido apartarle inmediatamente e iniciar un proceso de despido contra él”, agrega el comunicado.

 La máxima responsable de Dior Couture, Sidney Toledano, condenó en la nota que las declaraciones del modisto y aseguró que están “en total contradicción con los valores esenciales que siempre ha defendido” la casa. Galliano negó ayer ante la policía las acusaciones de la pareja que le denunció el pasado jueves, un línea que según la prensa francesa sostuvieron otros testigos llamados a declarar. Sin embargo, el testimonio se […]

Making of Miss Dior Chérie

Es uno de los anuncios que más nos han gustado últimamente. Y es que el spot de Miss Dior Cherie ha sido dirigido por Sofia Coppola y con uno de los mejores decorados del mundo: París. ¿Sabiáis que la canción, ‘Moi Je Joue’ está interpretada por Brigitte Bardot?

Joyas que han hecho historia (II). Desfile de Christian Dior, 1960

Por |27 noviembre, 2010|General|0 comentarios