galliano

Ricardo Tisci podría ser el sustituto de Galliano

Muchas expertas en moda ya lo dan por hecho. Dior ya ha encontrado el sustituto de Galliano. Al parecer podría ser Riccardo Tisci (1974, Taranto), actual diseñador de Givenchy. Y no sería la primera vez que la casa francesa se fija en un creador de la firma italiana. En 1996 ficharon al ahora defenestrado Galliano que trabajaba también en Givenchy. A ver cómo les sale esta vez…

El demandante de Galliano cree que el diseñador «no es antisemita»

El hombre que demandó al diseñador británico John Galliano por injurias racistas cree que el exdirector artístico de la casa Dior “no es racista ni antisemita”, y que las palabras del modisto “superaron lo que pensaba”. En una entrevista publicada por el diario francés Le Parisien, el denunciante -identificado únicamente como Philippe- se muestra convencido de que el modisto “está muy enfermo”, en referencia a su adicción alcohólica, y señala que para él las palabras de Galliano fueron “ante todo una provocación” dentro de “una simple discusión de bar”.
“John Galliano no merece esto. No quiero que se le destruya así”, apostilla Philippe, que sin embargo dice no poder retirar la denuncia que presentó junto a una amiga contra el diseñador porque “la máquina judicial ya está en marcha”, y además el modisto les ha demandado a ellos. Sobre los hechos, ha explicado que la noche del 24 de febrero el diseñador británico les abordó en estado ebrio y “muy perturbado psicológicamente” y comenzó a proferir insultos “durante 45 minutos”.
No recoció al modisto
Según su versión, los camareros del bar La Perle donde se desarrolló el incidente no sólo no quisieron intervenir, sino que “al contrario, le trajeron un mojito cuando ya estaba bien alcoholizado”. “Si no hubiese llamado a la policía, hubiésemos acabado por pegarnos”, manifesta el demandante, que ha asegurado no haber reconocido entonces al célebre modisto y no saber de quién se trataba hasta que leyó la prensa al día siguiente.
Galliano, que fue despedido de la firma Christian Dior al hacerse público un vídeo de un hecho anterior en el que, visiblemente ebrio, manifestaba su adoración por Hitler, ha sido imputado por injurias racistas y podría ser sancionado con hasta 6 meses de cárcel […]

Y Galliano ya no es Dior, ni Dior Galliano

Llegó el día. Galliano ya no es Dior ni Dior, Galliano. ¿Y ahora? Ahora cuando el circo de la moda pare un momento qué ocurrirá. ¿Qué harán con todos los logros que el genio loco consiguió para ellos? ¿devolverán todo el dinero que consigan con unos diseños que se han revalorizado como nunca al olor del morbo? ¿lo destinarán a una ong que salve sus conciencias?
Como os dije jamás defenderemos lo indefendible. No podríamos porque, ni queremos, ni tenemos armas para ello. Nos dejó sin ellas. Galliano dijo esa frase maldita. Un ‘I love Hitler’ que le ha hecho entrar en ese agujero negro de la proporción que es internet. Ese mundo que rápidamente se olvida de los matices para convertir algo en ridículo, en criminal, en maravilloso, friqui, divertido, grotesco… Y es que esa frase (detestable, odiosa, incomprensible) fue sacada al ritmo del sacacorchos de una botella donde se mezclan peligrosamente talento y enfermedad; una expresión antagónica tan absurda como el hecho de pronunciarla que sale de una boca desquiciada, completamente etílica, viciosa. De alguien que, paradójicamente, crea para una marca que vende a todos lo que puedan pagar sin preguntar si son nazis o no.
El mundo de la moda es un circo y este ha sido un episodio más. Si no, ¿por qué tras despedir a un antisemita, vilipendiarlo, expulsarlo, le montan un desfile para presumir de él? Una maraña de contradicciones que resumen lo que en realidad siempre tiene una misma respuesta: dinero.  Y una persona perdida que nunca debió de hacer lo que hizo ni, por supuesto, decir lo que dijo.

Última hora: Dior despide a Galliano!!!

La casa de moda Christian Dior anunció hoy que ha iniciado los trámites para despedir al modisto británico John Galliano , tras la difusión de un vídeo en el que aseguraba que ama a Hitler, en evidente estado de embriaguez, en un bar parisino. La empresa Christian Dior, propiedad del grupo LVMH, para la que Galliano trabaja como director artístico desde 1996, indicó en un comunicado que ha tomado esa decisión después de que trascendiera a los medios de comunicación ese vídeo “particularmente odioso” en el que insultaba de esa forma a los clientes de un bar. La grabación llegó a la prensa días después de que otros clientes de ese mismo bar hubieran denunciado al modisto, nacido en Gibraltar en 1960, por un presunto intento de agresión y por pronunciar supuestos insultos antisemitas. Tras ese incidente, al que siguió la detención de Galliano , la casa de moda “había suspendido inmediatamente sus relaciones con el estilista, a la espera de los resultados de la investigación”, señala la nota de Christian Dior. “Hoy, con motivo del carácter particularmente odioso del comportamiento y de las declaraciones sostenidas por John Galliano en un vídeo publicad el lunes (por ayer), la casa Christian Dios ha decidido apartarle inmediatamente e iniciar un proceso de despido contra él”, agrega el comunicado.

 La máxima responsable de Dior Couture, Sidney Toledano, condenó en la nota que las declaraciones del modisto y aseguró que están “en total contradicción con los valores esenciales que siempre ha defendido” la casa. Galliano negó ayer ante la policía las acusaciones de la pareja que le denunció el pasado jueves, un línea que según la prensa francesa sostuvieron otros testigos llamados a declarar. Sin embargo, el testimonio se […]

Galliano, suspendido al ser denunciado por antisemita

Hoy es viernes, y hoy, no hay música como cada viernes.  Christian Dior ha decidido suspender de sus funciones al diseñador británico John Galliano, que ha sido denunciado de agresiones leves e insultos antisemitas. La casa francesa le ha relegado como diseñador  a la espera de que se conozcan los resultados de la investigación. ¿Justo o injusto?, ¿probado o no? Desde Por el amor de Dior! no vamos a poner en duda la decisión, ni tan siquiera defender lo que quizá en unos días sea indefendible, pero…aún así, hoy estamos tristes. Hoy hablamos en serio.
Siempre hemos defendido el talento de este genio de la moda. Lo hemos alabado porque lo merecía, porque cuando sus modelos salían a la pasarela nos hacía, simplemente, soñar. Hoy estos halagos no nos dejan de dar vueltas en la cabeza. Incluso nos han provocado un debate moral, una posición confusa. Pero, ¿qué nos quedamos con su profesión o con su maldito personaje de enfant terrible?, ¿se puede separar lo uno de lo otro?
Partimos de la base de que la intolerancia jamás está justificada, que el racismo no hace más que poner diferencias donde no las hay y Galliano, por mucho Galliano que sea, no está fuera de esta, para nosotros, verdad absoluta. Lo único que ahora queremos es que se sepa la verdad, porque, tanto para bien como para mal, nos dará la solución.

Galliano da otra clase de moda en París

Lo volvió a hacer. Y no es que me deje llevar por mi pasión -confesada en el mismo nombre de este blog-, por el maestro costurero de la casa Dior. Si no es que no queda otra que rendirse ante la firma francesa cada vez que nos descubre alguna colección. Esta vez el gibraltareño se inspiró en las grandes divas del cine (a lo Lauren Bacall) para hacer desfilar a sus modelos con aires de sensualidad, elegancia y cierto misterio. Dita von Teese o Rihanna (en primera fila) no se perdieron detalle de todo lo que ocurría en la pasarela. Vestidos lenceros, corsés y una invitada de excepción: la gabardina, con la que incluso el mismo Galliano desfiló. Muy bien, por cierto. Y para muestra, aquí va el vídeo:

Galliano rinde homenaje a Dior

Si Galliano de ‘per se’ es bueno (y no es ‘por el amor de dior’, sino porque es así), cuando se empeña en ser mejor, es brillante. Ayer lo demostró de nuevo en la apertura de la pasarela parisina con la presentación de su nueva colección otoño-invierno. El ‘enfant terrible’ gibraltareño salió por la puerta grande en su particular homenaje al creador de la casa Dior.

Para este regreso a las raíces, el modisto renunció esta vez a sus habituales desfiles espectaculares en aras de una presentación en los salones de la firma. Primero, el ruido de risas de jóvenes que bromean, y luego las modelos, algunas a medio vestir, salían precipitadamente de un cabina de pruebas. “Es la historia de Dior”, adelantaba Sydney Toledano, presidente de la firma. Por ello, Galliano decidió dar su sitio a los célebres trajes sastre de talle ajustado, a las faldas amplias estilo New Look, a los bordados refinados. Se trata de “recuperar ese ambiente de alta costura”, una alta costura de “debe volver a sus raíces y a sus valores”, insistió.

La presentación, que fue de nuevo una demostración de la excelencia del trabajo de los talleres de la casa, triunfó con ese toque medio elegante medio sexy que sólo Galliano sabe lograr. Trajes de princesas con punto de picardía. Chaqueta ajustada con portaligas y sombrero. Paletot con medias, o faldas abullonadas y pamelas de plumas, o encajes sobre tejidos y corsé; un invierno muy caluroso marca de la casa.

 

 

 

Galliano da mucho ‘juego’ a las muñecas rusas

 

De nuevo la ha liado hoy en la pasarela. Galliano ha vuelto a sorprender con su imaginación y creatividad en la Semana de la Moda de Paris donde ha presentado su nueva colección Otoño Invierno 2009-2010. Y lo ha hecho inspirándose en Ucrania, y más concretamente en las muñecas rusas, todo un paraíso de tejidos, colores y formas para los amantes de la moda folk y el estilo gipsy. Para ello el gibraltareño vistió a sus modelos con trajes regionales llenos de dorados, algunas transparencias, faldas globo y vestidos largos. Y para la noche diseños brillantes en seda magenta, violeta u ocre. Oversize mezclado con barroquismo, sensualidad con tradición. Galliano volvió a romper las normas en París.